Inicio » Destino » VISIÓN: NACIMIENTO Y FIN DEL PROCESO SEGÚN LA BIBLIA

VISIÓN: NACIMIENTO Y FIN DEL PROCESO SEGÚN LA BIBLIA

EL NACIMIENTO DE UNA VISIÓN: EL FINAL DEL PROCESO

Estamos meditando sobre el proceso del parto natural y lo estamos relacionando al parto de una visión. Las etapas que hemos estudiado anteriormente fueron concepción, desarrollo y dolores del parto y la etapa de transición. La etapa final es el mismo parto.

El nacimiento. El desarrollo de una visión espiritual tiene un fin inesperado, así como en el desarrollo del embrión humano. El fin esperado es el nacimiento. Tu visión se vuelve realidad.

Un parto prematuro y un parto retardado pueden resultar en la muerte para los dos, el parto natural y parto de la visión espiritual. No rebases a Dios y no te quedes atrás. Sígale su paso durante el nacimiento de tu visión y estarás bien avanzado en el camino a tu destino divino.

Después del nacimiento en el mundo natural, una criatura necesita cuidado continuo mientras crezca y desarrolle. Después del nacimiento de la visión espiritual, esa visión continuará en su desarrollo, pero igual a un niño, debes de protegerlo y nutrirlo. Tu visión desarrollará características y formas diferentes, pero cada característica se desarrolla de esa célula básica de la vida espiritual, la cual es la misma visión.

Repasemos las etapas del parto de una visión que hemos estado considerando:

-Concepción: Ocurre durante esos momentos de una relación íntima con Dios.

-Desarrollo: Requiere tiempo y paciencia.

– Dolores: Surgen dificultades a la hora del parto.

-Transición: La etapa más difícil antes de nacer la visión.

-El nacimiento: La visión se vuelve realidad.

Un parto requiere cambios. En el mundo natural, la criatura tiene que salir de la seguridad del vientre. Cuando naciste de nuevo tuviste que dejar la vieja vida del pecado. Tenías que dejar que Jesús cambiara tus maneras de pensar y actuar.

¿Estás listo para recibir una visión espiritual? ¿Estás dispuesto a pasar dolores espirituales para dar a luz a algo nuevo en tu vida?

Si no estás dispuesto, es mejor que leas un guía diferente de devociones. Una vez que tengas una vista de tu destino divino aquí compartida en estas páginas, tu vida jamás será la misma.

Para dar a luz a un visón espiritual también requiere cambios. Requiere valentía para salir de lo conocido a lo desconocido. Y eso nos lleva a la historia de Israel, la cual comenzó con un hombre llamado Abraham.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte