Inicio » Destino » Como Abraham eres bendecido para bendecir

Como Abraham eres bendecido para bendecir

BENDECIDO PARA BENDECIR SEGÚN LA BIBLIA

Las promesas del pacto que le hizo Dios a Abraham no son para todos. Sólo son para los que han entrado en el pacto de sangre con Jesucristo por medio de aceptar Su sacrificio por tus pecados. Es para ellos que han permitido que Dios circuncide sus corazones y quienes llevan las marcas del cambio en sus vidas.

Las promesas son para ellos que obedecen las órdenes de Dios; que toman un paso de fe y proclamen Sus promesas.

¿Qué es el pacto de Abraham del cual somos herederos?

Son promesas que nos permiten como a Israel, a llegar a nuestro destino espiritual. En Génesis 12:1-7, Dios le prometió a Abraham que le daría una tierra, le haría de él una gran nación, hacer grande su nombre, bendecirlo y hará de él una bendición para los demás.

Dios también prometió bendecir a los que a él le bendecían y maldecir a los que a él le maldecían. ¿Cómo te afecta esto en tu vida? Dios ha prometido bendecir a los que te bendicen y maldecir a los que te maldicen.

Cuando alguien se levanta en contra de ti, no tendrás necesidad de defenderte. Dios se encargará de tus enemigos porque estás bajo lo estipulado en este pacto. Dios tiene una “tierra” espiritual—un destino divino para ti.

Tiene un plan específico para ti, un fin inesperado:”Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11 RVR 1995).

Dios quiere bendecirte para que a través de ti, sean bendecidas las naciones (las familias) de la tierra. Eres bendecido para ser una bendición.

En Génesis 13:15-17, Dios le prometió a Abraham que la tierra, o sea, su herencia de Dios, sería suya para la eternidad y que él legaría esta bendición a su descendencia. Aunque se refiere específicamente a la nación de Israel, también se refiere a los creyentes de hoy.

La herencia que Dios te ha dado es eterna, sin fin. No hay exclusiones. No hay negación de responsabilidad. Si Israel hubiera entendido el significado de este pacto, no se hubiera retirado de la entrada a su Tierra Prometida.

Dios también le prometió a Abraham que su descendencia sería como el polvo de la tierra. Aunque seas tú estéril y sin hijos naturales, Dios quiere hacer nacer a través de ti una descendencia espiritual que se reproducirá por todas las naciones. Dios te declara:

Tú, mujer estéril que nunca has dado a luz, ¡grita de alegría! Tú, que nunca tuviste dolores de parto, ¡prorrumpe en canciones y grita con júbilo! Porque más hijos que la casada tendrá la desamparada —dice el Señor —. Ensancha el espacio de tu carpa, y despliega las cortinas de tu morada. ¡No te limites!

Alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas. Porque a derecha y a izquierda te extenderás; tu descendencia desalojará naciones, y poblará ciudades desoladas. (Isaías 54:1-3 NVI)

Como lo hizo con Israel, Dios te ha bendecido para que bendigas tú el mundo perdido y moribundo. ¿Está impactando tu vida las naciones?

1 comentario en “Como Abraham eres bendecido para bendecir”

  1. Muy buenas enseñanza nos edifica y son de gran bendición mis saludos y deseos de bendiciones

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte