Inicio » Destino » ¿Cómo Poseer Las Puertas de tus Enemigos?

¿Cómo Poseer Las Puertas de tus Enemigos?

POSEER LAS PUERTAS DEL ENEMIGO SEGÚN LA BIBLIA

En Génesis 22:17, de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.

En Génesis 22:17, Dios le prometió a Abraham, ”tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos” En tiempos del Antiguo Testamento, las ciudades fueron construidas con muros que las rodeaban para protección y la puerta fue la entrada a la ciudad. “Poseer la puerta del enemigo” quería decir que había sido conquistada.

Dios está levantando a creyentes quienes abrazarán esta promesa. Igual a Abraham, renunciarán todo por el llamado de Dios. Serán guerreros fuertes que poseerán las puertas del enemigo.

Los hombres y mujeres que Dios está levantando en este fin de los tiempos no son creyentes débiles y anémicos. No son personas que tienen que ser cuidadas y apapachadas espiritualmente. Son guerreros espirituales que salen a conquistar reinos y naciones para Dios. Están abrazando y viviendo plenamente las promesas del pacto Abrahámico.

Esto es lo que Dios quiere hacer a través de ti, tu vida y tu ministerio. Padres de familia, reclamen esto para sus hijos. Pastores, reclamen esto para sus ovejas. Ministros, reclamen esto para sus seguidores. Maestros, declaren esto a sus alumnos: Su simiente se multiplicará, posean las puertas del enemigo, y bendigan las naciones del mundo.

Dios selló las cláusulas de este pacto divino con Su propio juramento diciendo, Por mi mismo he jurado —dice Jehová—(Génesis 22:16 RV1960) Refiriéndose a las promesas del pacto, el apóstol Pablo declaró:

Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,

14 Diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.

15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

16 Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación (Hebreos 6:13-16 RV1960).

No hay nadie por encima de Dios, por lo cual Él juró por Si mismo que este pacto sería cumplido. También selló estas promesas con un juramento. Puedes confiar en las promesas de Dios porque son selladas por su juramento sagrado. Juro por ellos, y es imposible para Dios mentir. Recibe estas promesas tal cual—¡son la verdad!

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte