Como-encontrar-puerta-destino-biblia-versiculos
LAS PUERTAS AL DESTINO SEGÚN LA BIBLIA

LAS PUERTAS A TU DESTINO SEGÚN LA BIBLIA

El ambiente de José no fue la única dificultad que encontró en el camino a su destino. En Génesis 37, aprendemos como los hermanos de José le despojaron de su túnica con mangas y lo tiraron en un hoyo. Después ellos se sentaron, insensibles e indiferentes, e hicieron oídos sordos a sus gritos.

¿Puedes identificarte con esto? ¿Has estado pidiendo ayuda sin que nadie a tu alrededor te responda? José nunca pensó que algún día recordaría esta gran tragedia como el hecho más significativo en el plan de Dios para su vida. Puede ser lo mismo para ti. La situación trágica que has pasado pueda ser la puerta a tu destino. En la vida de José, ¡el hoyo llevaba al palacio!

Cuando una caravana egipcia pasaba por ahí, los hermanos de José lo vendieron como esclavo. Luego en Génesis 39, puedes leer como José sufrió otra desgracia cuando, como un esclavo en la casa de Putifar, se le acusaron falsamente de inmoralidad y fue encarcelado.

No importa la edad, la cárcel es difícil para cualquiera, pero José era joven y estaba acostumbrado a correr por las laderas de Judea. Pese a eso, se negó a rendirse a la desesperación. En Génesis 3940 leemos que José estuvo puesto en una posición de responsabilidad en la cárcel y atendía a un mayordomo y a un panadero que fueron presos con él; ambos, se olvidaron de él de inmediato cuando sus situaciones cambiaron.

Hablando humanamente, José tenía todo derecho a desarrollar una actitud negativa. La familia y los amigos le fallaron, fue acusado falsamente, fue encarcelado y olvidado por los que servía. Pero José no se daba cuenta de que cada circunstancia le fue acercando al destino que Dios le había preparado. Dios está haciendo lo mismo en tu vida. Cada suceso en tu difícil camino, Dios lo usará para ayudarte alcanzar tu destino.

Al final, el mayordomo a quien José había atendido, platicó al Faraón de él en un momento estratégico cuando había necesidad para una interpretación de un sueño desconcertante. José interpretó el sueño, y finalmente estaba liberado de la cárcel, llegó a ser un gobernante en Egipto, y salvó a multitudes de la muerte inminente de un hambre mundial.

En cada revés, el Señor estaba con José (Génesis 39:3). Dios ha estado contigo también, en esa familia desestructurada y en las trágicas experiencias de tu pasado. No te ha abandonado. Tiene un futuro planeado para ti. Es tu destino divino.

Las experiencias negativas de tu pasado no pueden matar los propósitos de Dios para tu vida, a menos que tú lo permites por aferrarte a ellas con amargura y falta de perdón. Las dificultades que pasas y el dolor que soportas son puertas divinas a tu destino.

¿Cómo salir del pozo de la desesperación? La Vida de José

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí