la-vida-de-Jacob-trampa-transgredir-biblia
LA TRAMPA DE CONSENTIR EL PECADO EN LA VIDA CRISTIANA

LA TRAMPA DE CONSENTIR EL PECADO EN LA VIDA CRISTIANA

Por la falta de comprensión de las promesas de Dios, por poco Jacob sucumbe de nuevo a la trampa de transgredir. Dios le dijo a Jacob que regresara a su país y que todo estaría bien y que sería bendecido.

Por dudar de las promesas de Dios y actuar por el miedo, Jacob hizo planes para llegar a un acuerdo con su hermano a quien veía como su enemigo. Decidió que intentaría apaciguar a Esaú con sobornos y regalos.

Una de las grandes tentaciones que enfrentamos los creyentes cuando encontramos retos, es transgredir. Por ejemplo, una iglesia con toda sinceridad quiere evangelizar una ciudad para Dios. Tienen el poder espiritual y la autoridad para hacerlo, pero ellos quiebran las normas bíblicas para atraer a la gente a la iglesia. Intentan atraerlos con actividades mundanas en vez de crear un ambiente en donde se manifiesta el poder sobrenatural de Dios. Transgredieron sus normas puras y santas para lograr en sus ministerios lo que el mundo le llama “éxito”.

Hay muchos creyentes que comienzan su trabajo para Dios sobre buenos cimientos. Construyen su ministerio sobre las Escrituras, la oración y la fuerza ayudadora del Espíritu Santo. En el algún lugar en el camino, sin embargo, se distrajeron. Intentaron llegar a ser “alguien” por hacer concesiones con el mundo. Cedieron a los que dijeron que les donarían finanzas sustanciosas si se harían las cosas de una cierta manera.

¿Quieres que tu ministerio esté controlado por Dios o por el hombre? El transgredir resulta en un ministerio que está controlado por el hombre y desprovisto del poder de Dios. El transgredir afecta tu integridad, tus normas, la Palabra de Dios, y tu destino.

El nombre de Jacob fue cambiado para indicar quien era él en Dios. Él tenía todo el poder que necesitaba para enfrentar cualquier circunstancia. No había necesidad de recurrir a sobornos y concesiones. Como creyente, a ti también se te ha dado un nuevo nombre que refleja quien eres en Cristo. Tú eres “Cristiano” y a ti te han dado el Nombre de Jesús con todo su poder inherente. No necesitas recurrir a las tácticas del mundo para tener éxito.

¿Qué concesiones espirituales estás haciendo? ¿Haces caso a malos consejos alrededor que te dicen que transgredas en tu vida o ministerio? El transgredir es el mayor enemigo del destino divino.

No hagas caso a las mentiras del enemigo. No tomes en cuenta los malos consejos alrededor de ti. Toma la decisión que jamás harás concesiones con el enemigo para lograr un éxito.

¡No es necesario porque tienes un poder sobrenatural dentro de ti que están a la altura de cualquier situación!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí