Inicio » Destino » Los Costos, prioridades y objetivos en la Biblia

Los Costos, prioridades y objetivos en la Biblia

COSTOS, PRIORIDADES Y OBJETIVOS EN LA VIDA CRISTIANA

Ayer vimos el enorme precio que Abraham estaba dispuesto a pagar para obedecer a Dios. No llegarás a tu destino sin que te cueste algo durante el camino.

En Lucas 9:57-62, tres hombres se le acercaron a Jesús deseosos de seguirlo. A cada uno de estos posibles discípulos, Jesús le mostró un aspecto diferente de los requisitos para cumplir su objetivo.

Tomados en cuenta los costos

El primer hombre intentó seguirlo por sus propios esfuerzos. No esperó ser llamado por Jesús, sino dijo “Te seguiré a dondequiera que vayas” (Lucas 9:57-58 RV1960).

Cuando Dios le explicó las dificultades que esto conllevaría, no queda ningún escrito de que este hombre decidió seguirlo. No podrás enfrentar exitosamente los retos que conlleva tu objetivo espiritual sin un llamado sobrenatural de Dios.

Prioridades Apropiadas

El segundo hombre recibió un llamado de Jesús, pero quiso primero enterrar a su padre (Lucas 9:59-60). En tiempos bíblicos cuando una persona estaba esperando para “enterrar a su padre” no quiso decir necesariamente que su padre había muerto. Quiso decir que él quería esperar hasta la muerte de su padre para poder recibir su herencia. Así que cuando este hombre usó este pretexto, lo que en realidad hacía fue poner en primer lugar su herencia antes del llamado del Señor Jesucristo.

Al momento crítico cuando Jesús te llama a abrazar tu destino, nada debe anteponerse a ese llamado.

Objetivos Absolutos

El tercer hombre deseaba seguir a Jesús, pero a su manera (Lucas 9:61- 62). Él quiso regresar primero a su casa para despedirse de su familia. Despidiéndose de su familia parece ser lo normal, pero Jesús le llamó a que lo siguiera. ¿Quiso responder al llamado o seguir su propio plan de vida?

Los objetivos de vida de este hombre no fueron estables. Tenía que elegir entre la vieja vida controlada por “el yo” y la nueva vida a la cual le llamó Jesús.

Cuando tú fuiste llamado a seguir a Jesús y aceptar la salvación, tuviste que abandonar la vieja vida para recibir la nueva. Cambiaron tus prioridades. Tal vez te costara tu relación con los amigos o con la familia cuando aceptaste a Jesús como tu Salvador. El llamado a cumplir tu destino también te costará. Jesús dijo:

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo:

Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.…Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo (Lucas 14:28-30,33).

¿Has tomado en cuenta los costos de buscar tu destino divino? ¿Es la cosa a la que Dios te está llamando, una prioridad principal, el objetivo absoluto, lo más importante en tu vida?

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte