el-desierto-en-la-biblia-versiculos-biblicos
ISRAEL, PERDIDOS EN EL DESIERTO: ¿CÓMO SALIR?

PERDIDOS EN EL DESIERTO: ¿CÓMO SALIR?

Después de la muerte de los primogénitos de Egipto, el Faraón al final dejó salir los israelitas. Más de dos millones de personas salieron, llevándose grandes riquezas de la tierra donde habían servido como esclavos.

Dios dijo a Moisés que el enemigo los perseguiría y que intentaría capturarlos para regresarlos a la esclavitud. Dios advirtió…“Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado” (Éxodo 14:3 RV1960).

Al igual que a Israel, muchos creyentes han escapado de la esclavitud de Egipto, la sangre del Cordero Jesucristo ha marcado sus vidas con redención, y ya van camino a su destino—pero no se dan cuenta de que el capataz les viene pisando los talones. Cuando hayas aceptado a Jesús como Salvador y hayas tomado la decisión de buscar la finalidad divina para la cual fuiste creado, el enemigo querrá hacer que regreses a la esclavitud. Como el Faraón, tu enemigo declara, “Los perseguiré. Los apresaré.” El enemigo quiere que te pierdas en el desierto de este mundo—los pecados, las preocupaciones, y las circunstancias de vida.

Satanás no quiere liberarte de la tiranía de la esclavitud. No quiere que abraces la vida abundante, sino quiere tomarte preso de regreso a la vieja vida. El enemigo no quiere que tengas un impacto en las vidas de la gente ni de las naciones con el poder del Evangelio. Satanás quiere abortar tu sueño y tu destino divino.

Los problemas de la vida son con frecuencia los medios por los cuales Satanás logra sus planes diabólicos. A lo mejor retrocedas a relaciones anteriores que te enredarán en tu viejo estilo de vida. Tal vez te enredes por las preocupaciones del mundo, las exigencias del negocio, de la familia y de la vida diaria. Tal vez te encierres debido a la soledad, la depresión, o la opresión del enemigo. Tal vez estés atascado en las arenas movedizas de la preocupación, de la ansiedad, o del miedo.

Jesús advirtió, “…Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.. (Lucas 21:34 RV1960). Bajo la inspiración del Espíritu Santo, el apóstol Pablo advirtió: “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (Gálatas 5:1 RV1960).

¿Estás enredado en las preocupaciones del mundo? ¿Pareces estar encerrado en el desierto? Israel nunca estuvo sin dirección, ya que Dios envió Su ángel a guiarlos y les proporcionó una nube durante el día y una columna de fuego en la noche. No estarás atrapado por las circunstancias de la vida hoy porque el Espíritu Santo va delante de ti para darte una guía espiritual.

¡Satanás te puede perseguir, pero tú tienes el poder sobre todo poder del enemigo!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí