no-tienes-a-donde-ir-devocional-biblia
¿No Tienes Para Donde Ir? Mira la Respuesta de Dios

NO TENER PARA ADONDE IR SIN VER A DIOS

Sucedieron milagros maravillosos que dieron a Israel la oportunidad de liberarse de la esclavitud de Egipto. Dios permitió unas diez plagas terribles y sobrenaturales para librarlos. Iban camino a su Tierra Prometida. Estaban emocionados y contentos por esto. ¡Cuatrocientos años de esclavitud, pero ahora están libres!

No tardó mucho para que los israelitas tuvieran un grave problema. Después de su salida de Egipto, el Faraón de nuevo cambió de opinión sobre dejarlos ir. Él juntó un ejército grande y los persiguió para traerlos nuevamente, junto con toda la riqueza que se habían llevado de Egipto. Ahora, Israel estaba frente a una gran extensión de agua, el Mar Rojo. Detrás de ellos estaba el enemigo, delante de ellos un obstáculo insuperable.

Guarda esta verdad en lo profundo de tu espíritu: Cuando empiezas a caminar hacia tu destino, encontrarás grandes desafíos.

¿Crees que Satanás se va a quedar sentado y dejarte lograr grandes cosas para Dios sin intentar estorbarte? No llegarás a los perdidos; ni tendrás amor alguno sobre las ciudades y naciones para Dios sin resistencia del enemigo. No te sorprendas cuando lleguen los desafíos. Sólo, prepárate.

Israel enfrentó tres grandes desafíos según la Biblia:

-El Mar Rojo estaba frente a ellos: El sendero a su destino estaba bloqueado por circunstancias insuperables.

-El enemigo estaba detrás de ellos: Pisándoles los talones con un ejército enorme decidido a matar su misión.

-Estaban con mucho miedo: Éste era el problema más peligroso de todos.

Israel tuvo tres poderosas armas espirituales:

-Tenían las promesas de Dios—eran herederos de la alianza Abrahámica

-Tenían a un hombre de Dios—Moisés.

-Tenían “la vara de Dios”—que representaba el poder sobrenatural de Dios.

Como resultado, las aguas del Mar Rojo se abrieron ante ellos, caminaron sobre tierra seca y su enemigo se ahogó cuando intentó perseguirlos.

Cuando te enfrentas con circunstancias difíciles, tienes las mismas tres poderosas armas de liberación:

-Tienes las promesas de Dios – Su Palabra

-Tienes un hombre de Dios—Jesucristo

-Tienes “la vara de Dios”el poder de la cruz de Jesús.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí