como-cambiar-el-rumbo-de-tu-vida-biblia-versiculos
¿Como Cambiar El Rumbo de Tu Vida? CAMBIANDO TU RUMBO SEGÚN LA BIBLIA

CAMBIANDO TU RUMBO SEGÚN LA BIBLIA

Puedes cambiar el rumbo total de tu vida sólo por someter tu lengua bajo el control del Espíritu Santo. Si estás viviendo con desánimo, fracaso o derrota en cualquier área de tu vida, puedes cambiar esto por corregir tu forma de hablar—por retener tu lengua de palabras negativas y por hablar palabras de vida, bendición y fe.

Dios exige que disciplines tu lengua y que la pongas bajo el control de Espíritu Santo. Esto no ocurre automáticamente. Más se te ordena: 

“Guarda tu lengua del mal, y tus labios de la mentira” (Salmo 34:14 Biblia BLP). 

El rey Salomón advirtió: No dejes que tu boca te haga pecar” (Eclesiastés 5:6 DHH)

El apóstol Pedro dijo, “El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño” (1Pedro 3:10 NVI).

Como el rey David, dentro de tu corazón, debes de disponer no pecar con tu boca. David dijo, “No he pecado en palabras” (Salmo 17:4 NVI). 

También dijo, “Mis pasos vigilaré para no pecar con mi lengua; en mi boca pondré una mordaza cuando esté ante mí el malvado” (Salmo 39:2 Biblia Hispanoamérica). 

La palabra usada en el hebreo para “poner una mordaza” quiere decir guardar o proteger. Tienes que guardar tu lengua y vigilar cuidadosamente las palabras que hablas. Tienes que reprimir tu lengua y negar a ceder a la carne por hablar palabras malas, vanas o frívolas.

Debes estar alerta para cuidar tu lengua. Estar alerta para cualquier engaño que el enemigo quiera usar tus palabras para pecar contra Dios. No permitas a Satanás, controle tu lengua ni usarla para destruirte.

Recuerda, cada vez que criticas, chismeas, mientes, difamas o siembras discordia, le estás cediendo tu lengua al diablo.

Pablo dijo a los efesios:

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes… Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo (Efesios 4:29,31-32 Biblia RV1960). 

Pablo dijo que tienes que hablar lo que es apropiado y lo que bendice a otros.

Analiza hoy tus palabras. ¿Usas malas palabras, negativas y degradantes? ¿Hablas cosas perversas, dices chistes rojos, usas groserías? ¿Qué clase de testimonio son las palabras de tu boca para los que están perdidos en el pecado?

Decide hablar sólo lo que es bueno y provechoso, palabras que son sanas y adecuadas para la situación. Controlando tu lengua, tendrás el poder para cambiar el rumbo entero de tu vida.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí