como-domar-la-lengua-seguna-la-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Domar La Lengua Según La Biblia?

LA LENGUA INDOMABLE SANTIAGO 3:1-8

La lengua es una parte pequeña de tu cuerpo, pero ella es muy poderosa. Mira lo que dice el apóstol Santiago en el capítulo 3 de su libro:

Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.

Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.

He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo.

Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere.

Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, !cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana;

Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal (Santiago 3:1-8 Biblia RV1960).

Por la lengua, todo tu ser puede ser profanado: tu mente, alma y espíritu. La lengua jamás puede ser domada por el hombre. Se puede controlar la lengua sólo cuando le rindes tu lengua a Dios. Como un animal feroz, ¡la lengua no se puede dejar sin vigilar!

La Biblia compara la lengua a:

– Un fuego devorador: Proverbios 16:27; Santiago 3:5 Un mundo de maldad: Santiago 3:6.

– Una bestia que ha de domar: Santiago 3:7-8.

– Una fuente de agua dulce o agua salada: Santiago 3:11 Un árbol que da fruta buena o mala: Santiago 3:12.

– Un mal revoltoso: Santiago 3:8 Un veneno mortal: Santiago 3:8 Una navaja afilada: Salmo 52:2.

– Una espada acerada: Salmo 57:4; 59:7 Una serpiente venenosa: Salmo 140:3 Una fosa profunda: Proverbios 22:14.

Como muestran estas Escrituras, la lengua puede ser una fuerza desmedida para el mal. Cuando está bajo el control del Espíritu Santo, sin embargo, esta poderosa parte de tu cuerpo puede ser usada para bien—para proclamar la Palabra de salvación de Dios, la fe, la sanación y la liberación.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí