victoria-posicion-israel-moises-biblia
¿Cómo Estar En La Posición Para La Victoria?

ESTAR EN POSICIÓN PARA LA VICTORIA SEGÚN LA BIBLIA

La nación de Israel estuvo en el mejor momento de su destino espiritual. La decisión que fueran a tomar ese día, decidiría su futuro y la suerte de una nación entera.

Dios había llevado a Israel a la frontera de la tierra. Se la había prometido en herencia y ordenó que ellos tomaran posesión de ella. Los liberó de la esclavitud de Egipto por medio de grandes milagros, señales y prodigios. Abrió el Mar Rojo y ellos marcharon sobre tierra seca (Éxodo 14:21-22). Los guio milagrosamente durante el día con una nube y de noche con una columna de fuego (Éxodo 13:21-22). Les dio de comer con maná del cielo (Éxodo 16:4,15). Hizo que brotara agua de una roca (Éxodo 17:5-6). Les dio una gran victoria sobre los amalecitas (Éxodo 17:9-13).

El Gran YO SOY- Dios Todopoderoso – se manifestó en el Monte Sinaí en llamas y en olas de humo. Ellos oyeron la trompeta de Dios a todo volumen por toda la llanura que los llamó a reunirse con Él. Ellos vieron Su gloria. Lo escucharon hablar en una voz perceptible. Allí en el Monte Sinaí, Dios se unió a ellos en una relación de pacto de sangre.

Dios se comprometió a ser su Dios, a protegerlos, a hacer que prosperen y diferenciarlos de las naciones de la tierra. Los enemigos de ellos, eran Sus enemigos, y todo lo que tenía Él les pertenecía a ellos.

Dios prometió llevarlos “…de una tierra buena y ancha, a una tierra que mana leche y miel…” (Éxodo 3:8) Él envió el Ángel del pacto – –el Hijo pre-encarnado de Dios – delante de ellos para llevarlos, instruirlos, protegerlos y guiarlos y expulsar a sus enemigos (Éxodo 23:20-23). Ahora habían llegado a la frontera de su tierra prometida y estaba en una buena posición para la victoria.

Toma un descanso hoy, y ponte a pensar en todas las cosas que Dios ha hecho por ti en el pasado. Reflexiona sobre las victorias que has ganado y sobre las oraciones que han sido atendidas. Mira al pasado todas las cosas que Dios ha hecho por ti para llevarte a este punto. Hoy, estás en la frontera de tu destino—una nueva visión, un nuevo ministerio, un nuevo paso de fe.

Como a Israel, Dios te ha puesto en la posición para ganar la victoria. Tu destino está delante. La pregunta es… ¿Ahora qué paso?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí