El-mensaje-a-la-iglesia-de-laodicea
¿Cuál fue el mensaje que Dios dio a la Iglesia de Laodicea y por qué sigue siendo relevante el día de hoy?

¿Cuál fue el mensaje que Dios dio a la Iglesia de Laodicea y por qué sigue siendo relevante el día de hoy?

Las siete iglesias del Apocalipsis

Las Siete Iglesias del Apocalipsis se mencionan en los capítulos dos y tres, y eran iglesias reales con congregaciones que funcionaban con pastores, ancianos y diáconos. Estas iglesias no estaban necesariamente destinadas a describir cómo serían las iglesias del futuro, como en los días que estamos viviendo hoy, sin embargo, la naturaleza humana como era; no ha cambiado.

Hay varias características que las iglesias en el Libro de Apocalipsis tenían que se encuentran en muchas iglesias hoy en día. En otras palabras, todavía hay algunas grandes iglesias hoy como la Iglesia de Filadelfia fue, pero también hay iglesias como la Iglesia de Laodicea. Jesús fue más duro con esta iglesia que con todas las demás, y por una buena razón.

¿Representa La iglesia de Laodicea a Las Iglesias de Hoy?

Aunque estas eran iglesias reales, ninguna de ellas existe hoy en día, excepto como ruinas antiguas. ¿Por qué? Tal vez no escucharon las advertencias de Jesús y no tenían «oídos para oír», por lo que estas iglesias pueden muy bien ser representativas de las iglesias que existen hoy en día. Tal vez estamos en la era de Laodicea ahora, pero cualquiera que sea el caso, aquí está el mensaje de Dios a la Iglesia de Laodicea, que es también el mensaje de Dios para las iglesias de hoy.

Obras Tibias

El apóstol Juan escribió las instrucciones de Jesús, ya que esta fue la revelación de Jesucristo y no de Juan (Apocalipsis 1:1), por lo que Juan escribe:

«Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios» (Apocalipsis 3:14).

Jesús, como Cabeza de la Iglesia, tiene todo el derecho de corregir a su iglesia, por lo que es Él quien tiene la autoridad para hablar, y dijo:

«Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca» (Apocalipsis 3:15-16).

La analogía sería ofrecerle a alguien una taza de café que está tibia cuando lo mejor es que esté caliente, o también ofrecerle a alguien un refresco, pero a temperatura ambiente, cuando lo mejor es que esté helado.

No eran ni una taza de café caliente ni un refresco helado. Cualquiera de los dos habría sido refrescante, pero la iglesia de Laodicea no era ni caliente para la obra de Cristo (es decir, Mateo 25:35-36) y la Gran Comisión (Mateo 28:18-20; Hechos 1:8), ni fría y refrescante para los que estaban perdidos, ofreciéndoles el Agua Viva de Jesucristo. En resumen, eran desagradables en la boca de Jesús, así que no es de extrañar que las vomite.

En Bancarrota Espiritual

En lugar de humildad, estaban llenos de orgullo debido a su riqueza financiera, en comparación con el resto de los cristianos del Imperio Romano. Jesús se burla de ellos diciendo:

«Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas» (Apocalipsis 3:17-18).

Ese fuego refinador llegó en el año 70 d.C., cuando Jerusalén fue destruida y la iglesia fue dispersada (pero no detenida). Algunos ven esto como los que salen de la tribulación, pero el punto es que hoy es el día de la salvación (2 Corintios 6:2), y no debemos atrevemos a ignorarlo.

Deja Entrar a Jesús

Tristemente, Jesús está llamando para entrar en esta iglesia, lo que significa dos cosas. O no es bienvenido, o está excluido en este momento, pero quiere entrar, así que el Señor le dice a esta iglesia:

«Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo» (Apocalipsis 3:19-20).

Una vez más, debemos escuchar Su voz (2 Corintios 6:2) y actuar de acuerdo con lo que oímos, pero primero, tenemos que dejarle entrar y dejar que Él y Su Palabra inspiren y guíen a la iglesia a pastores humildes y rendidos, y a predicar el único Evangelio que Jesús trajo, y que fue un mensaje de arrepentimiento y fe (Marcos 1:15).

¿Estamos Escuchando?

Mucha gente mira, pero no ve; mucha gente escucha, pero no oye. El punto es que no es suficiente conocer la verdad en la Palabra de Dios; debemos vivirla. La obediencia siempre ha sido más importante para Dios que el sacrificio. Podemos escuchar la Palabra de Dios, pero a menos que actuemos sobre ella, nunca la hemos escuchado realmente. Jesús dijo:

«Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca» (Mateo 7:24).

Debemos escuchar sus palabras y ponerlas en práctica. Es posible que escuchemos cómo debemos ponernos un paracaídas, pero es tan importante que la mayoría de la gente realmente preste atención a lo que dice el instructor. Cuando se está hablando de algo muy importante, no sólo escuchamos, sino que realmente escuchamos de cerca para oír lo que dicen para poder hacer lo que dicen.

Es después de escuchar la verdad que debemos actuar sobre ella y obedecerla. No es suficiente con escuchar la Palabra de Dios; debemos oír y actuar según lo que oímos. Jesús dijo a la iglesia:

«Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias» (Apocalipsis 3,21-22). El Espíritu Santo nos ha dado oídos. ¿Escucharemos hoy su voz?

Si nunca te has arrepentido y confiado en Cristo, y no puedes poner una almohada en tu cabeza esta noche es porque todavía eres un hijo de la ira. Hoy, mientras todavía el hoy se llame hoy (2 Corintios 6:2), pon tu confianza en el Salvador, Jesucristo, y serás salvo.

Esto es lo que sucede: Se necesita la Palabra de Dios predicada por una persona de Dios y el Espíritu de Dios para que nazcan los hijos de Dios, y todo eso es para la gloria de Dios, así que comparte el evangelio, pero si no eres salvo, pon tu confianza en Cristo ahora… y aunque mueras, como dijo Jesucristo vivirás (Juan 11:25-26).

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí