Que-dice-la-biblia-sobre-orar-por-sanidad-biblia-versiculos
¿Qué dice la Biblia Sobre un Cristiano Orar por Sanidad?

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados (Santiago 5:16).

Para orar por sanidad divina nadie tiene que ser un cristiano superespiritual, pastor o evangelista. Todo cristiano puede sin impedimento orar por los enfermos, además de esto, el Señor desea que seamos agentes de su poder en la tierra.

Hay un consejo puro y santo que usted debe seguir antes de orar por alguien: Asegúrate de que tu vida y corazón estén limpios de pecado. Cuando no confesamos el pecado y nos arrepentimos, esto siempre va a ser una barrera contra nuestras oraciones.

El apóstol Santiago dice claramente: Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados (Santiago 5:16). Ahora, la verdad es que Cristo llevó todos nuestros pecados sobre la cruz del Calvario, pero aveces hay pecados en los cuales insistimos y esto nos impide para realizar la obra. Nota aquí, que estoy hablando de la práctica del pecado.

Por esto razón el confesar y arrepentirse de nuestro pecado, es el primer paso para que Dios nos sane y nos use con todo su poder.

El segundo consejo es que, debes ser detallista y especifico cuando pidas por sanidad. Hay personas que tienen miedo de ser específicos, y cuando oran solo dicen: «Señor sé con esta persona enferma y muéstrale tu amor, ayúdale a entender que estas a su lado». La pregunta es: ¿Cómo vas a conocer la provisión de la mano de Dios si no le pides nada especifico? Menciona lo que deseas pedirle a Dios, no porque Él necesite saber detalles, sino porque él quiere que veas como él trabaja en los detalles.

El tercer consejo es, que debes de pedir con fe como dice el apóstol Santiago 1:6: Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

Debemos orar con expectativa y siempre confiando, que Dios va a responder nuestras oraciones en su tiempo y a su manera. Algo que debes saber es que la persona por la que oras, tal vez nunca sea curado o muera. Aunque este sea el caso, debes seguir orando por sanidad y con expectativa de fe. Porque Dios siempre cumple sus propósitos y sus promesas.

Dios escucha nuestras oraciones y se preocupa por la gente que oramos, la prueba de esto es que Él nos envió a orar por ellos. Además nos ordenó en la gran comisión para predicar y hacer discípulos, esto claro incluye orar por ellos.

Ordena tu corazón para con Dios. Confiesa tu pecado y arrepiéntete dejándolo fuera de tu vida. Pídele a Dios lo que quieras que haga por ti y por los demás. Después observa cómo Dios hace la obra. Cuando hagas esto, la respuesta será infinitamente más de lo que pides o imagines.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí