Como-orar-en-publico-segun-la-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Orar En Público Según La Biblia? ¿Cómo Debo Orar En Público De Una Manera Bíblica?

¿Cómo Debo Orar En Público De Una Manera Bíblica?

¿Tienes miedo de orar en público? ¿Te da vergüenza orar en voz alta? ¿Tiene miedo de lo que otros dirán?

Miedo a hablar

¿Tienes miedo de orar en público? ¿Te da vergüenza orar en voz alta? ¿Debe un cristiano orar en voz alta en público? Siga leyendo para conocer algunas ideas y consejos que harán que orar en grupo sea más fácil para ti.

La glosofobia es «el miedo a hablar en público». No he podido encontrar un término clínico para el «miedo a orar en público» (sospecho que hay suficientes similitudes como para que no se justifique un nombre aparte), pero de todos modos no es necesario un nombre para el propósito de este artículo. No se trata de un estudio clínico, sino espiritual. Espero ayudar a los hermanos a reconocer el papel de la oración en público en la sociedad y en la Iglesia y ayudar a la gente a estar mejor preparada cuando le llegue su momento de orar en público.

¿Qué es la oración en público?

La oración pública es un término algo vago y puede referirse a varios tipos de oración, algunos de los cuales se detallan a continuación:

? Orar en silencio/silencio, para uno mismo en un área pública. En 1 Tesalonicenses, se nos dice que oremos sin cesar, pero esto no debe ser un obstáculo.

? Orar en voz alta en un área pública sin ser invitado y con intención contraria. Este acto no es ciertamente de amor y Dios es amor.

? Orar en voz alta en público porque te invitan a hacerlo y porque es lo correcto.

Estoy seguro de que hay otras formas, pero la tercera es la que trato en este artículo. «Orad sin cesar» (1 Tesalonicenses 5:17).

Orar en voz alta

A todos se nos pide que oremos en voz alta en un momento u otro. Dentro de la Iglesia, es posible que se nos pida que oremos en las clases de la Escuela Dominical, en las reuniones de oración, en los estudios bíblicos y en el transcurso de los servicios de adoración; tal vez solo porque nos toca orar. Fuera de la Iglesia, es posible que nos llamen porque otros reconocen que es apropiado orar a Dios y saben que eres cristiano. Otros pueden sentir que no tienen una relación lo suficientemente fuerte con Dios como para hacerlo ellos mismos.

No importa cuál sea la circunstancia, no rechaces la oportunidad de orar en público o en privado. No niegues a tu Señor en público cuando te pidan que ores.

Argumentos contra la oración pública:

1) La Biblia dice que no debemos orar en público

En la Biblia nunca nos ordenan que no oremos en público. Por otro lado, la Biblia sí nos dice que no oremos de manera que tratemos de exaltarnos a nosotros mismos. En Lucas 18, tenemos la historia del fariseo y del recaudador de impuestos. Ambos hombres oraron en voz alta y en público: el recaudador de impuestos oró fervientemente a Dios y fue justificado; el fariseo oró para sí mismo y se fue a su casa sin ser perdonado ante Dios.

2) Se nos dice que nos encerremos en nuestro cuarto de oración

Sí, así es, pero si lees cuidadosamente Mateo 6, creo que se daría cuenta de que la oración personal y la oración pública son situaciones diferentes, pero no necesariamente excluyentes. Tener una relación personal con Dios es el fundamento de la fe cristiana y la clave de la vida de oración. Esa relación personal es la que nos permite hablar (orar) con Dios, de «tú a tú».

Todo el mundo debería esforzarse por tener una vida de oración personal. El hecho es que, de vez en cuando, todo cristiano practicante será llamado a orar en ambientes públicos como en la iglesia, en ocasiones especiales como aniversarios, cumpleaños, en reuniones familiares, bodas e incluso funerales.

«Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos» (Mateo 6:7).

3) No sé cómo orar

No conozco mi Biblia lo suficiente. Tengo miedo de orar en voz alta. No soy muy elocuente. No sé cómo: por eso estás aquí leyendo esto.

No aprendí aún mi Biblia por completo: Bueno, continúa en tus estudios bíblicos, pero no dejes que eso te aleje de esta área de adoración y servicio a Dios.

Tengo miedo de orar en voz alta y/o no soy bueno hablando en público: Ah, imagino que este es el verdadero problema. O bien sentimos que seremos juzgados por los demás en el grupo, y no cumplimos con sus expectativas, o nos sentimos inadecuados para representar al resto del grupo cuando nos presentamos ante Dios.

No conozco a tu grupo; puede que te juzguen con dureza, pero creo que en la mayoría de los casos se trata más de un problema percibido que de una probabilidad real. Tu esfuerzo será apreciado. Simplemente, mantén la sencillez. Muchos se alegrarán de no tener que orar en voz alta.

Conoce al Señor poco a poco. Ora con seriedad y Él no se sentirá defraudado.

¿Qué hacer y qué no hacer cuando ore en público?

NO use esta oportunidad para mostrar su conocimiento bíblico o para mostrar una gran habilidad oratoria, avergonzar a alguien para que se arrepienta, hacer publicidad de su ministerio o predicar un mini-sermón.

Todos hemos escuchado al hombre que puede orar desde el Génesis hasta el Apocalipsis, dirigiéndose a Dios por todos los nombres usados en la Biblia (algunos incluso en el idioma original); clamando por el fuego y al azufre en sus oraciones. Es todo un espectáculo para impresionar a otros, y la verdad esto no tiene lugar entre el pueblo de Dios y no creo que Dios responda a esas oraciones.

Aprovechen esta oportunidad para acercarse al Trono de Dios, y para llevar al resto del grupo con ustedes. Agradece a Dios por su bondad.

Ora por sus objetivos, por las otras personas, proyectos o circunstancias específicas, según corresponda.

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. (Santiago 5:16).

Ora las escrituras a Dios, usa sus nombres, recuerda sus promesas. No estás solo con Dios, pero eso no es malo.

Ora con los ojos cerrados y las manos cruzadas si te sientes cómodo haciéndolo… o puedes orar con los ojos abiertos y las manos levantadas. Ciertamente, puedes orar con el corazón quebrantado o en el espíritu. Una vez que tu y su grupo hayan entrado en la presencia de Dios, el resto no importa realmente.

Para empezar

Ora primero en privado. Dile a Dios tu necesidad y pídele que te ayude a aprender a orar. Escucha las oraciones en público de otros y aprende lo que puedas de ellas, pero no las duplique.

Prepárate antes para cuando te llamen para una oración pública improvisada: la hora de la comida, la escuela dominical, las reuniones de oración, los partidos de la liga infantil y los eventos locales, por ejemplo. De este modo, estarás mejor preparado.

A veces tienes como anticiparte, porque te lo piden para otro momento. A veces, esto ocurre en entornos más formales y cuando habrá mucha gente (funerales, dedicaciones, reuniones de clubes). Hazlo. Esto demuestra que has sido seleccionado a propósito y con previsión, no por casualidad.

Prepárate. Está bien practicar. Practicar una oración es lo mismo que orar. Dios te escucha.

Cuando llegue el momento, utiliza cualquier medio que tengas para no ponerte demasiado nervioso. Confía en que Dios te ayudará. Dios sabe de tu esfuerzo y sacrificio, además de tu corazón puro y esto es agradable al Señor.

Una cosa que sabemos es que debemos estar «orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos» (Efesios 6:18), y que «se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad» (1 Timoteo 2:1-2).

Cuando oramos por estas cosas, podemos saber que «esto es bueno y agradable a los ojos de Dios nuestro Salvador» (1 Timoteo 2:3), pero aquí hay algo mejor, y es que Dios «el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» (1 Timoteo 2:4), por esto debemos decir a la gente que Jesús «el cual se dio a sí mismo en rescate por todos» (1 Timoteo 2:6) los que crean en Él (Juan 3:16-17).

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí