El-ladron-no-viene-sino-para-Hurtar-y-matar-y-destruir
"El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir" (Juan 10:10)

«El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir» (Juan 10:10)

Sabemos a ciencia cierta que satanás odia al hombre y tiene un compromiso para su destrucción. Así que no es sorpresa ver tantos desastres delante de nuestros ojos en todo el mundo. Es más, pienso que es asombroso no ver más desastres sucediendo al mismo tiempo. 

La verdad es que el reino de satanás demora demasiado en preparar desastres terribles sobre nuestro planeta. Un ejemplo de esto es pensar en la industria aeronáutica, es una área bien regulada y se preocupa mucho en los procesos para la seguridad de los aviones. Satanás tendría que trabajar mucho si desea causar un desastre en un sistema tan regulado con este.

Tenemos que entender que el diablo no puede entrar en un lugar y destruir todo lo que él quiera. Si esto fuera posible, destruiría todos los aviones que están volando en el cielo hoy en este momento. Pero es evidente que no puede hacerlo.

¿Por qué el diablo no puedo hacerlo? Porque él, está atado. Es claro en la palabra de Dios que él está atado a lo que el hombre le permite hacer. El diablo debe alinear ciertas cosas primero en lo natural, en lo humano, antes que él pueda tocar tu vida. En otras palabras él tiene que usar a otras personas para hacer el trabajo sucio. 

Pero, gloria sea al nombre de Jesús, nosotros no estamos atados al hombre natural. Somos hijos de Dios libres para usar las armas espirituales que el padre nos ha dado. Peleamos la buena batalla de la fe con armas sobrenaturales.  Esto quiere decir que debemos tener al diablo atado y bajo nuestros pies con la autoridad de Jesús.

Debes entender que satanás no puede causar desastres en tu vida a menos que se lo permitas. Él no puede presentarse, destruir y robarte algo a menos que pueda dejarte en una situación de pecado, desobediencia o ignorancia. Si tienes hoy mismo muchos problemas por su causa, ora al Espíritu Santo para que te diga cuáles son las puertas abiertas que necesitas cerrar. Arrepiéntete y regresa al camino de la verdad de Dios.

Cuando hayas hecho esta revisión, usa las armas y herramientas que Dios te ha dado y dispara al enemigo. Toma la palabra de Dios, usa la oración, toma la fe y úsala para atar a satanás. Usa la autoridad que Dios te ha dado para pisarlo y mantenerlo debajo de tus pies, y él no podrá atacarte nuevamente en esta área.

Aquí te dejo esta escritura para estudiar sobre este asunto: Efesios 6:10-18

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,

15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

2 COMENTARIOS

  1. Dios nos ha dado poderosas armas espirituales con que enfrentar al enemigo, y sobre todo la presencia y compañía del Espíritu Santo que nos guiará en la batalla y ayudará a alcanzar la victoria…

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí