Porque-Dios-permite-el-sufrimiento-biblia-versiculos-biblicos
¿Por qué Dios Permite El Sufrimiento En El Mundo?

¿Por qué Permite Dios Que Suframos? ¿Qué Dice La Biblia?

¿Por qué Dios no para todo el mal y el sufrimiento en el mundo? ¿Por qué incluso los creyentes sufren injustamente?

Gente buena, cosas malas

A lo largo de mi vida he escuchado siempre la siguiente pregunta: ¿Por qué permite Dios que le ocurran cosas malas a la gente buena?. Bueno, piensa en esto:

¿Qué ordenó Dios el Padre para Jesús (Isaías 53; Juan 3:16)? ¿Por qué permitió que su único Hijo sin pecado muriera y sufriera?

Mírate en el espejo. Así que para que el sufrimiento de alguien sea tan injustificable como lo fue el de Jesús, Dios debe tener una razón para el sufrimiento. Incluso entre los que Él ama. Jesús es más que bueno. Es perfecto en todos los sentidos, pero aun así sufrió para que nosotros no tengamos que hacerlo si confiamos en Él. Ahora, ¿qué pasa con las llamadas «personas buenas»? La Biblia no dice realmente que la gente sea buena. De hecho, es todo lo contrario. Podemos hacer cosas buenas, ¡pero también puede hacerlo un ladrón de bancos!

Nadie es bueno

Recuerda que Jesús corrigió al joven rico diciéndole: «Solo Dios es bueno» (Mateo 10:18). Sí, podemos hacer muchas cosas buenas, pero lo que la Biblia dice sobre la naturaleza humana; y eso significa todos nosotros, no es nada halagador. Es veraz, eso sí.

El apóstol Pablo cita el Antiguo Testamento al escribir que «no hay justo, ni aún uno» (Romanos 3:10), y que entre la especie humana, «No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios» (Romanos 3:11). Para decirlo de la forma más directa posible, Pablo dice de la humanidad: «Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno» (Romanos 3:12).

Lee bien, dijo «ni siquiera uno» esto para este tipo de personas que se creen la excepción. Lo siento amigo… tú y yo, y toda la humanidad, estamos infinitamente lejos de la gloria de Dios (Romanos 3:23). Si Dios no hubiera permitido que Jesús sufriera, moriríamos en nuestros pecados y al morir estaríamos separados para siempre de Dios y de todos nuestros seres queridos que fueron salvos (Isaías 59:2).

¿Dios Es Justo?

Alguien dijo una vez: «Dios no es justo», pero en realidad, sabemos que Él es justo. Si entendiéramos lo que pedimos, y si Dios fuera justo como nosotros queremos, todos acabaríamos en el infierno, siendo azotados para siempre por nuestros pecados. No queremos que Dios sea justo, queremos que sea misericordioso, y lo ha sido, mostrándonos la gracia a través de la obra redentora de Jesucristo.

Para aquellos que rechazan a Cristo, la justicia será aplicada. Ni un solo pecado, ni un solo crimen, quedará impune en el Día del Juicio (Ap 20:12-15; 21:8). Si pides justicia, es justo, pero realmente no queremos «justicia». Deberíamos querer misericordia. Queremos gracia y esta se encuentra al pie de la cruz, por lo que debemos humillarnos ante Dios, confesar nuestros pecados, arrepentirnos de ellos y poner nuestra confianza en el Salvador. De todas formas, la justicia será aplicada; Jesús ha tomado sobre sí nuestros pecados, y eso nos justifica ante Dios, pero si rechaza el único camino al Padre (Juan 6:44; Hechos 4:12), tendrá que pagar por sus propios pecados. Debemos de entender que necesitamos de la preciosa sangre del Cordero de Dios para lavar nuestros pecados.

Sufrimiento Para Bien

El apóstol Pedro vio bien de cerca este sufrimiento. Él dijo que debemos «sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría» (1 Pedro 4:13).

No solo eso, él además dice: «Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado» (1 Pedro 4:14).

¿Quieres que el «Espíritu de la gloria de Dios» repose sobre ti?

¡Claro que sí!. En una encuesta reciente, 2 de cada 3 presos fueron salvos en la cárcel, y de hecho, fueron salvos porque fueron enviados a la cárcel. Al igual que José, que fue arrojado a la cárcel, Dios utilizó esto para su bien (Génesis 50:20), también estos presos han sido cambiados por su sufrimiento. Muchos tienen que tocar fondo antes de que finalmente ir hacia arriba. Tienen que llegar al final del camino antes de descubrir que Dios estaba allí esperando por ellos todo el tiempo, y alabado sea el Señor, muchos están siendo salvos; incluso hoy. Hay que preguntarse, si se hubieran salido con la suya, como muchos, ¿Hubieran Sido Salvos? No lo sé.

El Consuelo de Dios

Cuando Dios nos consuela en medio de nuestras aflicciones y sufrimientos, a menudo utiliza a otros como medio para hacerlo, así que debemos ser un canal que Dios utilice para llevar consuelo a otros que están sufriendo. Permítanme recordarte que es Dios «el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios» (2 Corintios 1:4). Es como un pago por adelantado. Dios envió consoladores a nuestras vidas cuando los necesitábamos, así que debemos ser a los que Dios use para consolar a otros en todas sus aflicciones.

Probado Por Fuego

El oro que se refina en el fuego es más precioso porque la escoria que se ha quemado. Así que nuestro sufrimiento también quema la escoria de este mundo, así que sabiendo que Dios está usando este sufrimiento, no debemos resistirnos a él. Dejemos que el sufrimiento haga su trabajo en nosotros (Por medio de la palabra).

Lo que debemos hacer esta en este versículo: «En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo» (1 Pedro 1:6-7). Así es. Incluso el oro perece, pero nosotros no.

Más Cerca de Dios

Aquellos que están soportando grandes sufrimientos están probablemente más cerca de Dios que el resto de nosotros, porque la Palabra de Dios dice que «Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu» (Salmo 34:18).

La palabra hebrea para «contrito» significa literalmente «aplastado de espíritu», por lo que algunas traducciones dicen: «Jehová está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los quebrantados de espíritu» (Salmo 34:18). Incluso Jesús gritó en la cruz, bajo un severo sufrimiento, preguntando: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mateo 27:46b).

Conclusión

Otras cosas que hace el sufrimiento es que perdamos el interés por las cosas del mundo. Nos hace anhelar el cielo. Nos humilla, nos hace buscar a Dios, acercarnos a él, refinar nuestro carácter y convertirnos en rápidos guerreros de la oración.

No estoy defendiendo el sufrimiento como fuente de la salvación, porque esto sería ridículo. Porque si esto fuera así, Dios no hubiera necesitado enviar a Jesús a morir por nosotros.

Debemos entender que existe una necesidad única de la cruz. La fe, la esperanza y el amor no funcionan fuera de la cruz. Nosotros no somos salvos por el sufrimiento y si por medio de la fe en la obra terminada de Cristo Jesús en la Cruz. La palabra de Dios que habita en nosotros provoca madurez con respecto a cualquier situación que nos enfrentemos.

La palabra de Dios es la que produce la obra de salvación en la persona de Jesucristo.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí