El-Juicio-del-Hijo-Jesus-segun-la-biblia-versiculos-biblicos-Juan-5-22
El Juicio del Hijo: Jesús Según La Biblia

El Juicio del Hijo Jesucristo: Juan 5:22


Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo
Juan 5:22.

No Es un Juicio Futuro, Sino Presente

Cuando oímos la palabra juicio en labios de Cristo, somos propensos a pensar en el futuro. Casi instintivamente surge en nosotros algún presentimiento del día del juicio. Tan poderosa ha sido esa última escena de terror en la imaginación de la humanidad, que siempre que iluminamos la palabra juicio parece que captamos en la palabra un susurro del mismo; hasta que, según me parece, perdemos el significado principal de la Escritura y nos engañamos con un juicio que es futuro a uno que es pasado o de verdad presente. Ahora quiero que noten la redacción de nuestro texto. No es el tiempo futuro el que se emplea aquí. No dice «El Padre dará»; dice «El Padre dio [ahora]». Eso significa que en la misma hora en que lo dijo, Cristo fue investido con un poder de juzgar.

En la presencia de Jesús la gente sintió el acercamiento a sí misma

Ahora bien, la gran impresión causada por la vida de Cristo no es una impresión de juicio, sino de amor. Aquí, decimos, hay un Hombre de tal compasión como nunca antes se vio en la tierra. Hay una profundidad de ternura en Él que es infinitamente atractiva y entrañable. Hay una riqueza de la más útil simpatía, un deseo apasionado de ser un amigo. Una ternura que no tiene parámetros, una sensibilidad a toda angustia, un amor tan profundo, fuerte y verdadero que la vida no bastó para revelarlo.

Sin embargo, en el corazón de esa ternura atrayente pronto despertamos otro elemento. Llegamos a ver que dondequiera que estuviera Jesús, estaba el elemento de juicio. Mientras se movía por estos caminos de Galilea, los hombres y las mujeres sabían que eran amados. Con un instinto similar, muy profundo para la comprensión, sabían siempre que eran juzgados. En el momento en que entraban en esa presencia humilde, en el momento en que le miraban a la cara y le oían hablar, sentían que estaban ante un estrado de juicio. No era que se sintieran conocidos. Podemos sentir que somos conocidos y no ser juzgados. Podemos ser perfectamente conscientes de que alguien conoce nuestros motivos y, aun, esto nunca causaba el más mínimo remordimiento. Pero donde estuvo Jesús siempre hubo arrepentimiento. Los hombres se avergonzaban de sí mismos, sin saber por qué. Su vida fue un incesante acto de amor, pero también de un continuo juicio.

Juicio Indirecto

A veces eran sus palabras las que llevaban el juicio, y lo llevaban de una manera bastante pura. Ese es uno de los oficios de la palabra casual, llegar a la conciencia y removerla sin que se dé cuenta. A ninguno de nosotros nos gusta que nos juzguen directamente. Somos propensos a resentirnos con la palabra de condenación. Acusar a un hombre de tal o cual falta es muy a menudo la manera de endurecer su corazón. Pero todos sabemos cómo la palabra pura, dicha en nuestra presencia, pero nunca dirigida a nosotros, tiene una extraña manera de llegar a la conciencia. ¿No te has sentido alguna vez incómodo cuando la conversación ha tomado un determinado giro? No iba dirigida a ti y, sin embargo, te ha llegado; te ha descubierto y te ha hecho sentir tu culpa. Y lo que digo es que la palabra de Cristo tenía ese extraño poder, en medida inigualable, de hacer que los hombres se sintieran misteriosamente culpables. A veces lanzaba un juicio abierto. Otras veces gritaba: «Ay de vosotros, fariseos». Pero tales palabras no eran la condena más dolorosa de sus labios. Eran más bien las palabras que siempre pronunciaba, y que nunca pretendían secar y condenar, y que aún tenían ese extraño y terrible poder de despertar la agonía del arrepentimiento.

El Juicio a través de sus actos

A veces eran Sus hechos los que llevaban el juicio, y aquí también, en general, indirectamente. Directamente, juzgó una vez a una higuera estéril; pero no fue así como sus actos juzgaron a los hombres y mujeres. No los hizo para juzgar a los hombres, sino para salvarlos. Brotaban de un corazón que era el hogar del amor. Pero, cuando caían sobre la conciencia humana, tenían un extraño poder de despertar el arrepentimiento. «Apártate de mí, porque soy un hombre pecador, Señor». ¿Recuerdas cómo gritó una vez Simón Pedro? ¿Y qué había sucedido para hacerle gritar así? ¿Le había condenado Cristo con una lengua de fuego? No fue eso lo que causó el amargo grito. Fue la red que estaba llena de peces. Fue un acto tan maravilloso y bondadoso que Pedro vio, y viendo se aborreció a sí mismo. ¿No hemos experimentado todos ese juicio, el juicio silencioso de algún acto noble? No se dijo nada, pero se hizo algo bueno, y al verlo así, nos avergonzamos. Y vuelvo a decir que en los actos de Jesús, todos actos de amor y actos de gracia, estaba el poder, en medida inigualable, de conmover a los hombres con un extraño arrepentimiento.

El Juicio a través de sus miradas

A veces eran sus miradas las que llevaban el juicio, y las miradas son a menudo poderosas para hacerlo. Hay miradas que son la causa de un dolor más fuerte que cualquier regaño de labios enojados. No hacen falta hechos para avergonzarnos. No hacen falta palabras para hacernos sentir avergonzados. Una mirada lo hará y despertará el arrepentimiento y nos hará odiarnos a nosotros mismos por ser viles. Y si en los ojos humanos, donde se ha alojado el pecado, existe este poder de despertar el arrepentimiento, qué terrible debe haber sido en ojos como los de Cristo. No me extraña que el joven rico se entristeciera al ver que Cristo lo había mirado y lo había amado. No me extraña que la multitud se sintiera afectada cuando Jesús los miró con ira.

No me extraña que cuando Jesús se volvió y miró a Simón Pedro en el patíbulo, el corazón de Pedro se rompió con la mirada, y salió de noche y lloró. ¿Dirá alguien que fue una mirada de ira? Era una mirada de amor. Y el pasado estaba en ella, y todos sus tiernos recuerdos, y los alegres días que no se pueden recordar. Y salvó a Pedro cuando pasó la noche al pensar que el Señor se había vuelto y lo había mirado; pero primero hasta lo más profundo lo juzgó. Ninguna reprimenda salvaje habría hecho eso. Lo habría endurecido y hecho réprobo. Ninguna palabra del Sinaí, dada con fuego y trueno, habría llevado jamás la convicción a ese corazón. Una mirada de Cristo hizo más que todo el Decálogo. Una mirada de Cristo superó a mil amenazas. Con una mirada de Cristo mostró en qué altura y profundidad el Padre había dado todo el juicio al Hijo.

Juicio Por Ser Quien Es Él

Pero incluso eso no era toda la verdad. Hubo algo más que la palabra, el hecho y la mirada. No fue solo por lo que hizo que Jesús juzgó; fue más por lo que era que por lo que hizo. ¿Hay alguien de nosotros que no haya conocido cómo el carácter puede juzgar? ¿No hay alguien que conozcas y ames que te condene en silencio cuando piensas en él? No es que quiera condenarte; nada puede estar más lejos de sus pensamientos; y, sin embargo, cuando te encuentras con él, y cuando ves lo que apuesta, te avergüenzas de todo lo que has sido. Eso, entiendo, es lo que el Evangelio quiere decir cuando nos dice que los santos juzgarán al mundo. No hay un santo ni un alma sincera que inconscientemente esté juzgando cada día. Y los hombres pueden burlarse de él y despreciarlo, y llamarlo soñador o visionario, y, no obstante, ¿quién sabe qué arrepentimientos se agitan ante ese carácter de amor y belleza? Ahora, de todos esos caracteres terrenales, eleva tu pensamiento al carácter de Cristo. Piensa en lo completo que era, en lo bello, en lo perfecto que era en lo más fino y en lo más fuerte. Entonces, díganme si alguna vez se han dado cuenta de cómo debieron sentirse los hombres, y se sintieron como en un relámpago, cuando en el camino o en el campo de verano se encontraron en la presencia del Señor. Estaban avergonzados, y no sabían lo que significaba. Fueron condenados, pero no dijeron ni una palabra. En el fondo, nuevos pensamientos comenzaron a arder sobre lo que su vida podría ser y debería ser. Era la influencia inconsciente del carácter; la única vida perfecta que el mundo había conocido. Era el testimonio, aunque ellos no lo sabían, de que el Padre había entregado todo el juicio al Hijo.

Las Cualidades Del Juicio de Cristo: Infalible

Ahora paso a una segunda reflexión: ¿cuáles fueron algunas de las cualidades de este juicio? Me referiré a tres, y la primera es que era infalible. Es notable que cuando los hombres juzgaron a Cristo, su juicio fue generalmente erróneo. Decían que era Elías, o Jeremías, o que era amigo de Belcebú, o que estaba loco. Pero si el juicio de ellos sobre Él era a menudo equivocado, pero su juicio sobre ellos era siempre correcto. Hay hombres cuyo juicio es maravillosamente justo mientras se mueve dentro de un área determinada. Un maestro nato siempre puede juzgar a un niño, y un detective nato siempre puede juzgar a un criminal. Pero lo maravilloso del juicio de nuestro Salvador es que fue un juicio universal: el Padre encomendó todo el juicio al Hijo. Nacido en una aldea, conoció a los hombres de las ciudades; acunado en la pobreza, conoció a los ricos. Inculto, los hombres cultos se movían en torno a Él; Hombre de paz, vinieron a Él centuriones. Y, sin embargo, en toda esa multitud multicolor que pasó siempre por delante de su tribunal, nunca encontré que Jesús se engañara. «Tú eres una roca», le dijo a Simón una vez, y Simón cuando habló era como la arena. Y puedo imaginarme cómo los oyentes sonrieron y dijeron: «Es evidente que no lo conoce». Y luego pasaron los años y con mano resistente arrastró a la luz todo lo más profundo que había en él, hasta que al final del día se demostró que Jesús tenía razón. ¿Pensaste alguna vez en el tímido Nicodemo acercándose a Él bajo el manto de la noche? ¿No era precisamente el hombre del que se debía desconfiar, el último hombre del mundo al que se le podía contar un secreto? Con todo, Cristo le abrió Su más rico tesoro, detectando en un instante lo que era, y Nicodemo lo embalsamó cuando murió. Nunca olvides que el juicio de Cristo es un juicio infalible. Tú puedes equivocarte en lo que piensas de Él. Él nunca se equivoca en lo que piensa de ti. ¿No sería bueno, entonces, que tomaras esa vida tuya, de la que eres tan ignorante, y la entregaras tranquilamente a la mirada de Aquel cuyos ojos son como llama de fuego?

Un Juicio Extraordinario

En segundo lugar, fue un juicio extraordinario. Estaba lleno del elemento de lo inesperado. Fue completamente opuesto en cien casos al juicio aceptado por el mundo. Se ha descrito al escritor Amiel como el maestro de lo inesperado. Pero el maestro de lo inesperado no es Amiel; el maestro de lo inesperado es Cristo. Él siempre sorprendía a los hombres por lo que hacía. Siempre los sorprendía por lo que no hacía. Pero, sobre todo, creo que los sorprendía por el tipo de juicios que emitía. Piensa en el juicio que hizo sobre los lirios: «ni siquiera Salomón en toda su gloria». ¿Tienen alguna idea de cómo se asustaron los judíos cuando escucharon por primera vez una audacia como esa? Piensa en su juicio sobre los niños, a quienes incluso sus discípulos habrían alejado de él: «Si no os hacéis como niños», y no fueron tenidos en cuenta por el fariseo. Quería un ejército que pudiera ganar el mundo, y juzgó que los pescadores serían los hombres que lo formarían. Quería una mujer que se arrodillara y adorara, y juzgó que una ramera podría ser el elemento adecuado. Hermano mío, si alguna vez has estudiado las Escrituras, y has tratado de entrar en contacto vivo con Cristo, te habrás emocionado, como yo lo he hecho tantas veces, con la presencia arrebatadora de lo extraordinario. Ahora recuerda que en el día del juicio ese elemento tendrá un lugar ostentoso. «Señor, ¿cuándo te vimos desnudo o en la cárcel?» Hemos de asombrarnos de que se nos reciba. Y menciono esto para que aprendan que cuando se establezca el gran trono blanco, y Cristo esté allí, será el mismo en acción que cuando anduvo por los caminos de Galilea.

Un Juicio Continuo

En tercer lugar, fue un juicio continuo. Estaba en acción cada hora que Él vivía. El juicio del carácter es siempre eso, porque el carácter es siempre carácter. Nuestros jueces legales no son siempre jueces. Tienen sus temporadas cuando se sientan a juzgar. Y luego dejan a un lado la toga de su cargo, y vuelven a la vida privada. Pero en Cristo el manto de su oficio nunca fue dejado de lado ni en la vida ni en la muerte, y eso significa que Su juicio es continuo. Lo sientes cuando Él actuó y cuando habló. Se siente cuando fue solo a orar. Los hombres se sentían influenciados cuando sabían que Él oraba, y venían y clamaban a Él: «Enséñanos a orar».

Desde el bautismo hasta la cruz del Calvario; desde esa hora hasta esta hora, Cristo ha estado juzgando a los hombres y juzgando a las mujeres, y juzgando todo lo que las manos del hombre han hecho. Tú dices que no crees en el juicio final. Pero, ¿has pensado alguna vez lo que implica esa palabra final? No es un espectáculo, ese día del juicio, que irrumpe repentinamente sobre una multitud asombrada. Es el último, y si quieres el primero, vuelve a Galilea y mira la historia. Como hombre razonable no puedes negar lo primero; ¿es bastante razonable negar lo último? La última página de un libro no tiene sentido sino a través de las páginas anteriores. La última nota de una pieza musical no tiene sentido sino a través de la música que la precede. E incluso el juicio final carecería de sentido si estuviera aislado y aparte; es el cierre de lo que ha precedido. Has nacido en una época como esta, en la que todo el mundo parece estar juzgando a Cristo, ¿recordarás que existe el otro lado? ¿Recordarás que Él te está juzgando? Medita en eso. Piensa en lo que debe ser Su juicio. Entonces dirás: «Dios sé misericordioso conmigo, pues fuiste tú quien mi rescataste».

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí