Principio-biblico-que-debe-tener-toda-predicacion-biblia

Toda historia tiene dos caras, y eso incluye la que se encuentra en Lucas 12:49-53. Una forma de predicar un buen sermón sobre este pasaje podría ayudarnos a analizar y simpatizar con cada uno de los dos personajes con los que interactúa Jesús.

Empecemos por el jefe de la sinagoga. Esto puede ser un reto, tanto por la costumbre como por la forma en que transcurre la historia. Pero invitar a una lectura comprensiva de este personaje es crucial para invitar a la gente a entrar en esta historia. ¿Por qué? Porque lo que ofrece es una lectura clara y convincente de la ley. En otras palabras, tiene razón: no se debía trabajar el día sábado.

El sábado es un día de descanso y renovación, y la visión más negativa que tenemos hacia las diversas «restricciones» asociadas al sábado habría sido muy extraña para los israelitas. Tenga en cuenta que la ley -incluyendo las leyes sobre el sábado- fue dada a los israelitas después de su éxodo de Egipto. Recuerde que en Egipto los israelitas eran esclavos y trabajaban cada vez que sus amos se lo ordenaban, y probablemente nunca tenían un día libre. Por eso, cuando recibieron la orden de descansar -de reservar un día de la semana para que sus cuerpos y su ganado descansaran y se retiraran a un tiempo de renovación y oración- créanme, lo escucharon solo como una buena noticia.

La ley ayuda a ordenar nuestro mundo, pero la gracia es lo que mantiene el mundo unido.

A veces me pregunto si no sería mejor que nos tomáramos el sábado más en serio. No somos esclavos, ciertamente no en la forma en que los israelitas lo eran o algunas personas aún lo son, pero ciertamente muchos de nuestros amigos tienen que trabajar muchas horas y a veces tienen más de un trabajo para llegar a fin de mes. Y a muchos de nosotros nos cuesta cada vez más desconectarnos del trabajo, de los correos electrónicos o de los mensajes de texto, o del interminable ajetreo de un mundo que nunca se detiene. La vida, para las personas de todos los niveles de la escala económica, es tan agitada como exigente. ¿Podríamos beneficiarnos también de un tiempo de descanso prohibido?

Eso es lo que le preocupa al líder de la sinagoga. Una vez que se empiezan a hacer excepciones por esta o aquella razón, muy pronto nadie está guardando realmente el sábado y ha perdido su sentido por completo. Y no es solo el sábado. Toda la ley es así: si se siguen haciendo excepciones, ya no es realmente una ley; es más bien una sugerencia, con poco o ningún poder para protegernos y cumplirla.

A decir verdad, estamos regularmente de acuerdo con este líder. Tal vez no sobre el sábado, pero la mayoría de nosotros tenemos leyes que consideramos especialmente importantes y nos ponemos nerviosos si vemos que la gente no las respeta. Tal vez sean pequeñas cosas como comer solo alimentos orgánicos, la hora de acostar a nuestros hijos, negarnos a atender cualquier llamada en nuestro día libre o no cantar villancicos durante Navidad -de acuerdo, tal vez para algunos eso no sea tan poco. O tal vez sea una cuestión mucho más amplia, como los roles tradicionales de género o la sexualidad humana. Sea lo que sea, hay algunas leyes que creemos que hay que cumplir. Y punto. Y si no lo haces, ¿quién sabe lo que se desvelará después?

Y eso es exactamente lo que cree este líder de la sinagoga, bien intencionado y respetuoso de la ley. Pero la suya no es la única perspectiva.

Así que ahora volvamos a la mujer, la que ha visto el mundo desde el nivel de la cintura durante años, la que no ha sido capaz de mirar a nadie a los ojos desde que tiene memoria. Ella es, me imagino, también un miembro fiel y respetuoso de la ley de esta misma sinagoga. Al fin y al cabo, ese sábado está allí, a pesar de su estado, celebrando el culto con su comunidad.

Y quién sabe, tal vez ella también albergaba preocupaciones sobre la observancia del sábado. Tal vez era totalmente conservadora en su enfoque de la ley en general. Sin embargo, sean cuales sean los principios o los propósitos con los que haya entrado, tengo que imaginar que todos ellos pasaron a un segundo plano ante una sensación de alivio y gratitud abrumadores cuando Jesús se acercó a ella y la curó, cuando la llamó hija de Abraham y le devolvió la salud. ¿Cómo fueron esos primeros respiros de aire, tomadas por unos pulmones que ya no estaban encogidos por estar encorvados? ¿Y los ojos de quién se encontraron por primera vez, cuando se puso de pie por primera vez en la memoria de alguien?

O quizás, lo que es más importante, ¿qué pasó con todas esas leyes y normas y preocupaciones y reglamentos? ¿Se han desvanecido, como si no tuvieran importancia? No. Simplemente se suspendieron, quizás se olvidaron temporalmente, en esos primeros momentos de pura gracia y gratitud.

Así es siempre con la ley. La ley es importante porque nos ayuda a ordenar nuestras vidas y a mantener la paz. La ley importa porque establece los límites necesarios que crean un espacio en el que podemos florecer. La ley es importante porque nos anima -a veces incluso nos empuja- a mirar más allá de nosotros mismos para poder amar y cuidar a nuestro prójimo.

Pero por muy importante que sea la ley -y fíjate en que Jesús no deja de lado la ley, sino que ofrece una interpretación diferente de la misma- siempre debe inclinarse ante la misericordia, la vida, la libertad. La ley nos ayuda a vivir mejor, pero la gracia crea la vida misma. La ley ayuda a ordenar nuestro mundo, pero la gracia es la que mantiene el mundo unido. La ley nos empuja a cuidarnos unos a otros, pero la gracia nos devuelve a los demás cuando hemos fallado en la ley.

Jesús vino a predicar el reino de Dios, y aunque la ley nos ayuda a dar sentido y a sacar más provecho de la vida en el mundo, siempre debe plegarse a la gracia que constituye la vida abundante que Jesús proclama. Porque por encima de todas las leyes jamás recibidas o concebidas, la ley absoluta es el amor: amar a Dios y amar al prójimo. O, amar a Dios amando al prójimo.

Y así, por supuesto, Jesús cura el sábado. Y, claro, da las gracias. Y, por supuesto, la multitud se alegra. Eso es lo que siempre ocurre cuando la gracia nos invita simultáneamente a valorar la ley y a veces a suspenderla por misericordia, compasión y amor.

Así que invita a la gente a coincidir con estos dos personajes, ya sea a través de la narración imaginativa de esta historia desde la perspectiva de cada uno, o invitándoles a hacer un juego de roles o simplemente a identificarse con uno u otro personaje.

Pero luego anúncieles también la buena noticia de que:

1) Dios dio la ley por amor para liberarnos de la tiranía de todo tipo de esclavitud, ya sea externa o autoimpuesta;

2) Dios nos perdona cuando fallamos en la ley y nos invita a intentarlo de nuevo.

3) Dios insiste en que la ley no tiene ni tendrá la última palabra, pues siempre habrá momentos en los que la ley deba doblegarse ante la compasión y el amor.

Y entonces, desde este lugar de buenas noticias, también nos desafía a mirar a los que nos rodean como hijos del mismo Padre celestial. A resistir el impulso de asumir que conocemos la ley mejor que otros, a simpatizar con los que están viviendo con realidades muy diferentes a las nuestras. También nos lleva a preguntarnos cómo Jesús nos está invitando incluso hoy a liberar a los que están en esclavitud, aun si eso significa suspender o revisar nuestro sentido de la ley.

Sé que esta última parte da miedo. ¿Cuándo insistir en la ley y cuándo suspenderla? ¿Para quién? ¿Se desmoronarán las cosas si nos equivocamos? Y todo lo demás. Así es el amor: no hay garantías, no hay seguridad de que salga como uno pensaba, no hay absolutos. Excepto esto: el Dios que dio la ley por amor sigue amándonos a nosotros y a todo el mundo, pase lo que pase.

Espero que lo puedas ver pastor esforzado y valiente: Mandatos y promesas, buenas noticias que consuelan y desafían, ley y evangelio. Esta es la materia de nuestra proclamación, y estoy muy agradecido de que una vez más te atrevas a hablar de ella. Bendiciones para tu vida y tu ministerio.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí