Trabajar-duro-o-inteligentemente-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Trabajar Con Inteligencia Y No Duramente? ¿Qué dice la Biblia?

¿Cómo Trabajar Con Inteligencia Y No Duramente? ¿Qué dice la Biblia?

Hay una historia en la Biblia sobre un líder muy poderoso y competente que no trabajaba de forma inteligente. Y con algunos ajustes básicos, llevó su ministerio a un nivel completamente diferente. Ese hombre de Dios era Moisés, y su historia se encuentra en Éxodo 18.

En Éxodo 18 el pueblo de Israel había sido liberado de la tiranía de Egipto y se dirigía a la Tierra Prometida. Moisés se había separado de su mujer y sus hijos por un tiempo, por lo que su suegro, Jetro, los llevó a casa. Al día siguiente, Jetro se puso a trabajar con Moisés. Debió de ser el día de «llevar a tu suegro al trabajo» en Israel.

La Biblia dice que Moisés tomó su asiento y desde la mañana hasta la noche resolvió todas las disputas y sirvió como único juez para más de dos millones de personas. Piensa en todo el tiempo perdido haciendo cola para conseguir unos minutos con Moisés. Era peor que cualquier servicio público en Latinoamérica. Este sistema era muy ineficiente e ineficaz.

Cualquier disputa que no podía ser resuelta era llevada a él, sin importar cuán pequeña o grande fuera. Cuando Jetro observó esto durante un día, dijo: ¿Qué es esto que estás haciendo por el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo como juez, mientras toda esta gente está de pie a tu alrededor desde la mañana hasta la noche? Es una bonita forma de decir: ¡Estás loco Moisés!

Escucha la respuesta de Moisés: «Porque el pueblo viene a mí para buscar la voluntad de Dios». Traducción: «Así es como trabajamos aquí. Hay muchas necesidades y la gente viene a mí en busca de ayuda. Yo me quedo aquí y trabajo hasta que todos tienen una respuesta». A veces estamos tan acostumbrados a hacer las cosas de una manera que no podemos ver lo equivocado de nuestro pensamiento.

Lo que era dolorosamente obvio para Jetro era ignorado por Moisés. No se trataba de corazón o sinceridad o de que fuera un líder incompetente. Simplemente, no estaba trabajando de forma inteligente.

La evaluación de Jetro fue «Lo que estás haciendo no es bueno. Tú y esta gente que viene a ti solo se desgastará». Moisés era el cuello de botella de un sistema que estaba quebrado y creaba disfunciones. Estaba perdiendo tiempo y energía y desgastando a todo mundo.

Cuando tenemos un plan mal concebido para realizar nuestro trabajo, nos desgastaremos a nosotros mismos y a nuestra gente. Acabarás gastando mucha energía de lado gestionando los problemas de un enfoque ineficiente de tu trabajo. A veces puede ser conveniente consultar a una persona ajena al ministerio, como Jetro, que puede ver las cosas con más claridad y objetividad.

Me encanta que Moisés escuchara a su suegro. Se mostró dispuesto a aprender. No se doblegó ni se puso a la defensiva. Y no se puso a la defensiva ni le recordó a Jetro que él era el líder «ungido de Israel».

El sistema que propuso Jetro tenía tres partes: Orar. Enseñar. Delegar.

Moisés debía orar y llevar las necesidades del pueblo ante Dios. Debía enseñar al pueblo para que conociera las leyes de Dios y fuera capaz de resolver la mayoría de las disputas por sí mismo. Y, él debía encontrar hombres fieles y nombrarlos como oficiales sobre miles, cientos, cincuenta y decenas.

Moisés tenía 4 problemas que lo mantenían estancado, agotado e ineficaz. Tenía un…

1. Problema de prioridad (no estaba haciendo lo que era más importante para su papel, que era interceder por el pueblo)

2. Problema de formación (en lugar de tomar todas las decisiones, tenía que formar a la gente para que pudiera tomar la mayoría de las decisiones por sí misma)

3. Problema de sistema (Moisés ERA el sistema)

4. Problema de delegación (tenía que encontrar hombres fieles y delegar. Jetro le animó a nombrar líderes sobre grupos de miles, cientos, cincuenta y decenas)

Moisés necesitaba aprender a gestionarse mejor a sí mismo, a su trabajo y a los demás.

El primer paso es tener claras sus PRIORIDADES.

Casi siempre confundimos la actividad con la productividad. Necesito preguntarme regularmente ¿Las actividades, programas y tareas en las que estoy trabajando realmente nos ayudan a avanzar hacia el cumplimiento de nuestra misión? ¿Estoy invirtiendo mi tiempo en las más altas prioridades?.

No es lo mismo una lista de «cosas por hacer» que una lista de «obligaciones». Como dicen «no se puede sobrevalorar la falta de importancia en todo».

Las prioridades claras me ayudan a decir «no» a las cosas secundarias para poder decir «sí» a las prioritarias.

Una de las herramientas que podría considerar usar es algo que Bill Hybels desarrolló para poder estar más enfocado y ser más efectivo. Es su tarjeta 6×6. Esto funciona así: Identifica las 6 prioridades claves en las que está enfocado en las próximas 6 semanas. No hay nada mágico en tener 6 prioridades o trabajar en ellas durante 6 semanas. La magia está en la claridad del enfoque. Para ti podría ser una tarjeta de 4×4… las 4 principales prioridades durante las próximas 4 semanas. Encuentra una herramienta que te ayude a ti y a los que diriges a tener un enfoque del tipo «láser» en lo que es más importante.

Antes de que termines este escrito, te animo a que dediques unos minutos a responder a las dos preguntas siguientes:

1) ¿Cuáles son tus 3 prioridades más importantes ahora mismo?

2) ¿Qué es lo que tienes que dejar de hacer porque no es el mejor uso de tus dones o de tu tiempo?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí