Pastor-que-hacer-cuando-te-sientes-desaninado-biblia-versiculos-biblicos
¿Qué Hacer Cuando Te Sientes Desanimado como Pastor? 5 Consejos Que Debes Seguir En Este Tiempo de Desánimo Según La Biblia

5 Consejos Que Debes Seguir En Este Tiempo de Desánimo Según La Biblia

En algún momento, como líder, te sentirás desanimado. Como pastor, es más que probable que esto ocurra después de cada fin de semana. Es difícil mantener el ánimo vivo todo el tiempo como líder. Muchas veces leo a personas en Twitter y las demás redes sociales que son excesivamente positivas, y me pregunto: ¿Será que ellos son realmente así? ¿Es la vida realmente tan buena para ellos todo el tiempo? Entonces siento que estoy haciendo algo mal como pastor, porque yo no soy igual a ellos.

¿Debe un líder estar lleno de esperanza y ánimo? Sí. Un líder debe llevar la bandera de la esperanza, entusiasmo y ánimo. Tú eres el trasmisor principal de la visión y el mensaje de tu iglesia.

¿Siempre tendrás ganas de hacer este trabajo? Estoy seguro de que no. En algún momento sentirás que no tienes ánimo y que no quieres seguir adelante. Entonces, ¿qué debes hacer?

He aquí algunas claves importantes que pueden ayudarte en esos momentos difíciles de desánimo, y las cuales práctico cuando me siento así:

Orar

Aunque esta parece ser siempre la respuesta esperada, no es lo más fácil de hacer. A veces, como líder, nuestro último pensamiento es orar. Queremos pensar, elaborar una estrategia, desahogarnos, leer un libro, pensar en cómo salir de esta situación. Pasar un tiempo tranquilo con Jesús.

Hablar con amigos de confianza

Un líder necesita gente con la que desahogarse, gente que le ayude a cargar con el peso, gente que conozca el peso espiritual que lleva al dirigir una congregación. Yo sé que es difícil, porque a medida que pasan los años, tu lista de amigos disminuye a la cantidad de los dedos de una mano.

Por lo tanto, es ideal escoger a esos amigos maduros que realmente te amen y conozcan tu valor. Amigos que entiendan los momentos duros por los cuales estás pasando y te animen sobre todo a continuar tu asignación de parte de Dios. ¡Esto es importante!

Dormir y descansar

Gran parte del desánimo que sentimos como pastores proviene del hecho de que estamos cansados y necesitamos descansar. La verdad es que muchos pastores llevan en sus espaldas el agotamiento espiritual, el cual puede destruir la mente y el cuerpo si no tomamos el especial cuidado al descansar correctamente.

He conocido pastores que trabajan duro y no descansan como deberían. Algunos de ellos se queman espiritualmente al no dar descanso a sus cuerpos. A veces un poco más de sentido común y menos «religión» es necesaria para cuidar el templo del Espíritu Santo.

Una vez aquí en Brasil conocí un pastor de una iglesia conocida, el cual me dijo lo siguiente: Yo no entiendo como hay pastores que toman vacaciones, para mí esto es inconcebible, y el continuo diciendo con un orgullo «santo»: «En 20 años de ministerio, yo no nunca tome vacaciones». Es evidente que él pensaba que su estilo de vida «impropio» debería ser una regla a seguir por los demás líderes.

Dormir y descansar bien es guardar el templo del Espíritu Santo, el cual nos fue dado por Dios para cuidarlo.

Haz algo de actividad o que sea divertido

Este año nuevo será para mí un divisor de aguas, pienso dedicarme un poco más a mi salud haciendo ejercicios físicos. Te animo hacerlo tú también. Esto ayuda a equilibrar las sustancias químicas de tu cuerpo y cerebro. Haz caminatas en modo de excursión, haz ejercicio aeróbico y anaeróbico, pasa tiempo con tu esposa, juega un poco más con tus hijos. Haz algo que te divierta, algo que te recargue las baterías.

Debes saber que esto no durará para siempre

Cuando estás desanimado te sientes como se fuera el fin del mundo. Por eso lo llamamos desánimo. Esto no durará para siempre. El mañana vendrá, otro sermón vendrá y otra predicación acabará. Esta es una temporada que puede durar un día, una semana o un mes, pero es una temporada y viene para pasar.

Lo mejor en estas épocas es recordar que, las misericordias de Dios se renuevan cada mañana, así que cada día puedes empezar nuevamente con Dios, con mucha esperanza, ánimo, fe y amor.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí