Salmo-23-David-Aunque-ande-en-valle-de-sombra-de-muerte-biblia-versiculos-biblicos
El Salmo 23 En La Biblia: Aunque Ande En Valle de Sombra de Muerte

El Salmo 23 Escrito Por David En La Biblia: Una Explicación Diferente

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me consuelan» (Salmo 23:4).

En nuestro portal hemos escrito muchas veces sobre el Salmo 23, todos nosotros sabemos que fue escrito por David y hasta podemos recitar este Salmo de memoria. Es más ¿Cuántos de nosotros no ha sentido temor en la noche y ha recitado este Salmo para fortalecer nuestra alma temerosa? Creo que muchos, confieso que yo mismo lo hecho en situaciones donde el temor abrumaba fuertemente mi corazón.

En la Iglesia Sem Placas en São Paulo Brasil hemos estudiado este Salmo meticulosamente, pero hoy deseo solo concentrarme en el versículo 4 que dice: «Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo». Presta atención que David no se enfoca o pierde el tiempo en ese valle de sombra de muerte. ¿Por qué? Porque este valle es una sombra del valle y no la realidad del mismo. Alguien dijo que: «sombra de cobra no pica, así como sombra de arma no mata».

El Rey David no se distrae con las sombras, el cómo todo hombre de Dios, ve a través del valle y mira más allá de la oscuridad de las tinieblas. Él mira al otro lado con esperanza, confianza y fe, como viendo al invisible (Dios).

El valle de sombra de muerte es un lugar para atravesar, no un lugar para quedarse y vivir acampando en el temor. Nota la palabra: «Aunque ande» «Dios te llama hoy para tomar el paso de fe para salir de ese lugar».

¿Estás hoy en medio del valle de sombra de muerte? Es posible que hayas caído allí por medio de un reporte médico que te ha dicho que vas a morir, o por un hijo en las drogas, o por la muerte de un familiar al cual amabas, o porque tus finanzas han quebrado y estas en el fondo del pozo, o porque levantaron un falso testimonio en tu contra, o tal vez «un amor» y no «el amor» te dejo.

Comprendo tu dolor frente a todas estas circunstancias, sé que este valle de sombra de muerte puede parecer muy oscuro y tenebroso. Pero nunca debes olvidar que Dios no desea que te quedes en las sombras del temor. Ese valle al que llegaste, es el mismo del cual Dios te sacará. ¡Con la gracia de Dios lo pasarás! Él no solo está acompañándote, él también te espera al final con los brazos abiertos.

Ora conmigo: guíame mi pastor por las sombras oscuras de mi vida. Deseo seguir a tu lado y andar siempre en tu camino. Recuérdame que tu vara y tu callado están allí para guiarme, darme consuelo y amarme. Te agradezco porque hoy entiendo esa pequeña palabra: «aunque ande» que hace una grande diferencia en mi vida. Oro y confió que me llevaras de tu mano por medio de la oscuridad a tu luz, descanso, paz y alegría en el nombre de Jesús. Amén.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí