El-exito-de-el-rey-David-biblia-versiculos-biblicos-valientes-cronicas
¿POR QUÉ EL REY DAVID FUE TAN ÉXITO? ¿QUÉ DICE LA BIBLIA? 1 Crónicas 11-16

¿POR QUÉ EL REY DAVID FUE TAN EXITOSO? ¿QUÉ DICE LA BIBLIA? 1 Crónicas 11-16

«Apacentarás a mi pueblo Israel, y tú serás príncipe sobre Israel mi pueblo» (1 Crónicas 11:2).

Puede que nuestros mayores éxitos no sean los que relatan los escritores. Creo que en el primero libro de Crónicas, el Cronista nos recuerda las cosas que son importantes para Dios.

El escritor de Crónicas dejo de lado 3 elementos de la historia de David que se encuentran en 1 Reyes 1,1: 1) el intervalo de siete años entre el gobierno de David en Judá y sobre todo Israel, 2) el pecado de David con Betsabé y 3) los acontecimientos que rodearon la rebelión de Absalón. La intención del escritor no era dejar fuera los pecados de David y sus defectos, sino que creo yo centrarse en sus logros, y revelar lo que era mejor en David para el Señor.

Como rey de Israel, David estableció una nueva capital (1 Crónicas 11:1-9). Cabe destacar la capacidad de David para inspirar lealtad (v. 10-12:40), para levantar la fe (1 Crónicas 13:1-14; 1 Crónicas 15:1-29), para dar seguridad a Israel (1 Crónicas 14:1-17) y para dirigir al pueblo de Dios en la adoración al Señor (1 Crónicas 16:1-43).

El Arca del Pacto

Esta caja cubierta de oro era el objeto más sagrado de la religión de Israel. Contenía recuerdos del viaje del Éxodo: las tablas de piedra de la Ley, una vasija de maná y la vara de Aarón que reverdeció. Lo más importante es que, una vez al año, en el Día de la Expiación, el sumo sacerdote derramaba la sangre del sacrificio sobre su cubierta, para expiar todos los pecados que el pueblo de Dios había cometido. Al llevar el arca a Jerusalén, David convirtió esa ciudad en la capital religiosa y política de Israel.

«Se llamaba Ciudad de David» 1 Crónicas 11:1-9

Cuando David fue reconocido como rey por toda la nación, eligió una capital que se encontraba en la frontera de las tribus del norte y del sur, pero que no formaba parte del territorio de ninguna de ellas. Una persona que busca unir a un pueblo debe tener cuidado de no mostrar favoritismo, ni tener ningún partidarismo.

Los padres deben recordar este principio. Como cada niño es único, y debido a las diferencias de edad, no podemos tratar a todos nuestros hijos por igual. Pero, debemos cuidarnos de no mostrar favoritismo, y dejar que cada niño sepa que es amado como único.

«Guerreros que le ayudaron en la batalla» 1 Crónicas 12:1-40

David tuvo un éxito notable en reclutar una fuerza de combate comprometida, y en inspirar su lealtad.

Un acontecimiento que llamo mucho la atención

Cuando David expresó su deseo de beber agua de un manantial cerca de su casa en Belén, tres de sus seguidores atravesaron las líneas de los filisteos que estaban de guarnición allí para conseguirla. David se negó a beber el agua, pero la derramó «ante el Señor» (es decir, como ofrenda a Dios). El acto de David no fue un rechazo al regalo, sino una expresión del valor que daba a la vida de sus hombres. Era correcto que los hombres arriesgaran sus vidas por el Señor, pero no era correcto arriesgar sus vidas para satisfacer un anhelo de su líder.

La preocupación de David por sus hombres era una de las cosas que lo convertían en un gran líder, y que inspiraba lealtad en sus seguidores.

«Conforme a la palabra de Jehová» 1 Crónicas 13:1-14; 1 Crónicas 15:1-29

El primer intento de David de llevar el arca a Jerusalén fracasó porque la cargó en un carro en lugar de hacerla llevar por los levitas, como prescribía la Ley. Cuando David se enteró de esta norma, comprendió por qué Dios había golpeado a Uza, a pesar de las buenas intenciones de ese individuo al tratar de estabilizar el arca. A Israel, y a David, se les recordó que Dios es verdaderamente santo, y que todos sus mandamientos deben ser obedecidos. Cuando David se lanzó a gobernar un Israel unido, sólo la Palabra de Dios podía proporcionar un fundamento sobre el que el rey y la nación pudieran sostenerse.

«¿Subiré contra los filisteos?» 1 Crónicas 14:1-17

El alcance de la dominación filistea se sugiere en 1 Crónicas 11:18, que señala que habían establecido una guarnición en Belén. Belén se encuentra a unas siete millas al este de Jerusalén. Los filisteos, con su monopolio de las armas de hierro, tenían puestos avanzados en lo más profundo de las tierras altas centrales de Israel.

Cuando David fue nombrado rey, y se le dio reconocimiento internacional (cf. 1 Crónicas 14:1-2), los filisteos decidieron invadir con fuerza. Si lograban matar o desacreditar a David, su dominio sobre Israel continuaría.

Pero, ¿por qué se encuentra este relato aquí, interrumpiendo la historia del esfuerzo de David por llevar el arca a Jerusalén? Muy probablemente para mostrar lo bien que David había aprendido la lección enseñada en la muerte de Uza. En los asuntos militares, como en la religión, era vital buscar la guía de Dios. Así, el texto nos dice que David «consultó a Dios» y, siguiendo las indicaciones del Señor, derrotó a los filisteos.

David pudo dar seguridad a su pueblo porque buscó e hizo la voluntad de Dios.

«Bendijo al pueblo en el nombre del Señor» 1 Crónicas 16:1-43

Una de las contribuciones más importantes de David a la vida de Israel fue su renovado énfasis en la adoración. Este tema, desarrollado más tarde, se introduce aquí con la celebración que tuvo lugar cuando el arca entró en Jerusalén, y el salmo de agradecimiento que David escribió y entregó a Asaf para que lo utilizara en los servicios públicos.

Como en toda adoración verdadera, el salmo de David celebra al Señor, y lo honra por sus muchas cualidades maravillosas.

Si usted o yo alguna vez nos sentimos inseguros sobre cómo acudir a Dios en oración, la meditación de este u otro de los salmos de adoración de David puede afinar nuestros corazones para cantar la alabanza de Dios.

¿Cómo Inspirar la lealtad Según La Biblia Dice en 1 Crónicas 11-12?

Tal vez la mejor definición para líder: «Es una persona que se da cuenta de hacia dónde va todo el mundo y se pone al frente». Una definición mejor aún es: «Un líder es alguien que sabe a dónde va, e inspira a otros a acompañarlo».

La capacidad de inspirar lealtad en los demás fue uno de los mayores dones de David. Si tú o yo queremos tener un impacto significativo en nuestra iglesia o comunidad, necesitamos seguir el ejemplo de David e inspirar lealtad en otros. ¿Qué nos enseña este extenso pasaje sobre los «hombres poderosos» de David y su ejército sobre cómo inspirar lealtad?

Observe primero la calidad de los hombres que se unieron a David (1 Crónicas 11:1-47). La palabra hebrea gibborim, frecuentemente traducida como «hombres poderosos», podría traducirse como «héroes de guerra». Cada uno de estos hombres era un antiguo «Rambo». Pero cada uno, en lugar de huir por su cuenta, se unió a David y sirvió bajo su mando. Para inspirar lealtad, tenemos que apreciar a los demás y darles oportunidades de utilizar sus habilidades.

No debemos sentirnos amenazados si trabajamos o ministramos con personas que sobresalen. David fue generoso en su aprecio por sus héroes de guerra, y les dio un papel importante en su ejército. Cuando ayudamos a otros a alcanzar sus objetivos, nos ganamos su lealtad.

Observe el aumento constante de hombres leales a medida que «Porque entonces todos los días venía ayuda a David» (1 Crónicas 12:19-22). Los hombres que venían a unirse a David lo hacían no sólo por su reputación, sino para ayudar a David «contra las bandas de merodeadores» (1 Crónicas 12:21). Incluso antes de que David fuera nombrado rey, luchó contra los enemigos del pueblo de Dios. Para inspirar lealtad necesitamos tener una causa que motive a otros a unirse a nosotros.

Hay que notar que literalmente miles de israelitas finalmente «se ofrecieron para servir en las filas» del ejército de David, y para hacerlo rey (1 Crónicas 12:23-40). La reputación de David, ganada a lo largo de muchos años de lucha, se ganó a toda la nación.

Si queremos que los demás nos sean leales, primero debemos estar comprometidos con una causa. David se mantuvo firme en su propósito y se ganó el respeto de todo el pueblo.

Cuando Dios te llame a liderar, busca a otros con capacidad, dales tareas importantes y comprométete con tu causa.

«Un gran líder nunca se pone por encima de sus seguidores, excepto en lo que respecta a las responsabilidades».

Jules Ormont

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí