5-principios-sobre-la-excelencia-en-el-ministerio-biblia-versiculos-biblicos
5 Principios Sobre la Excelencia En El Ministerio Según La Biblia

5 Principios Sobre la Excelencia En El Ministerio Según La Biblia

Una de las cosas que comparto constantemente con mi hijo de 10 años es, que si decide hacer algo que vale la pena, vale la pena hacerlo bien hecho. En el libro de Colosenses, el apóstol Pablo dice: Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él (Colosenses 3:17). Si Dios no llama sacerdotes, nación santa y pueblo adquirido, ministros, debemos hacer las cosas bien para su gloria.

Dios no llama hacer las cosas para su gloria, por eso debemos hacerlas con excelencia. Al mismo tiempo, la excelencia no debe ser exaltada por encima de otros valores que son más preciosos. Cuando intente buscar la excelencia, por favor no olvide estos 5 principios, los cuales creo que son de vital importancia.

1) Hacemos Las Cosas Con Excelencia Siempre Para La Gloria de Dios

Si estás tratando de hacer lo mejor para impresionar a los invitados o a los demás pastores del ministerio, tu corazón ya está en el lugar equivocado. La excelencia es algo por lo que nos esforzamos para darle la gloria a Dios. Dicho de otra manera, hacemos las cosas con excelencia para una audiencia de Uno, para que al final de todo, Él reciba toda la gloria.

2) No Debemos Hacer De La Excelencia Un Ídolo

La excelencia no es el objetivo. Las vidas transformadas por Jesucristo son la meta, y la excelencia simplemente describe la forma en que tratamos de alcanzar esa meta. No te pierdas de la mano activa y poderosa de Dios en nombre de la excelencia.

3) No Dejemos Que La Búsqueda Por La Excelencia Nos Paralice

Salomón dijo: «El que al viento observa, no sembrará; y el que mira a las nubes, no segará» (Eclesiastés 11:4). Tenemos mucho que aprender de los emprendedores de éxito que se lanzan a nuevas empresas antes de tener todos los detalles. Alguien dijo: «Envíalo. Después perfecciona el producto». Esa es una buena palabra para los líderes de la iglesia, también.

4) Aprende de los modelos, Así Que Valora Más La Eficacia Que La Originalidad

Vance Havner dijo que una vez un joven se le acercó y declaró audazmente: «¡Voy a ser original, o no seré nada!». A esto, Havner respondió: «Entonces probablemente acabarás siendo ambas cosas». La originalidad no es el objetivo: el objetivo es transformar la vida de las personas. De hecho, nada es original a menos que Dios sea su creador. Las personas más creativas que conozco siempre se inspiran en los modelos e ideas existentes y construyen sobre los cimientos puestos por otros.

5) Seremos Un Modelo de Referencia Compartiendo Nuestra Excelencia Con Los Demás

Todo el mundo necesita ser un líder para alguien, y cada iglesia puede servir de modelo a otra iglesia. No sirve de mucho que una iglesia de 100 personas intente aprender solo de las mega-iglesias. Hay que aprender de la gente que va por delante de nosotros, y hay que ser líder de los que van por detrás. Todo lo que aprendemos es gratuito para todos en beneficio del Reino.

La excelencia es una búsqueda digna y constante, pero no es el objetivo real. Jesús eligió a un grupo de gente de última clase para que fueran sus discípulos. Los guio en un viaje en el que a menudo no tenía un lugar donde apoyar su cabeza. Alimentaron a enormes multitudes con las sobras del almuerzo.

Nunca permitas que la falta de recursos se convierta en una excusa que te impida hacer lo mejor que puedas con lo que tienes, y nunca dejes que la búsqueda de la excelencia te impida perseguir a Dios y perseguir a las almas por tu causa.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí