Como-usar-tu-fe-segun-la-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Usar Tu Fe Según La Biblia? Versículos Bíblicos

Hija, tu fe te ha salvado; (curado) vé en paz (Lucas 8:48).

Deseo hoy recordarte la historia de la mujer del flujo de sangre, así que leamos lo que dice La Biblia: «Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre. Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada»(Lucas 8:43-47).

Para usar tu fe como la Biblia enseña, hay 3 lecciones importantes aquí para aprender:

(1) Reconoce y aprovecha el momento de la oportunidad

Esta mujer comprendió que Jesús estaba de visita en su pueblo y que podría no volver más para su ciudad. Hay «momentos de Dios» en la vida en los que debes reorganizar tus prioridades, superar tus miedos y ejercer tu fe. Si no lo haces, te perderás lo mejor de Dios.

Son esos momentos donde debe ocurrir algo que yo llamo el paso de fe, donde hay un punto de quiebra entre el creer y salir de la barca o quedarte asustando viendo a Jesús como un fantasma. La mujer del flujo de sangre reconoció su oportunidad y fue arrastrándose hasta alcanzarla. Esto me dice que, hay situaciones en la vida en donde no puedes correr, entonces debes caminar, no puedes caminar y debes andar lento, no puedes andar lento, pero puedes arrastrarte hacia tu propósito sin detenerte. La clave es continuar sin parar, hasta que tu blanco (Jesús) sea alcanzado.

(2) Disponte a probar un enfoque diferente

La mujer del flujo de sangre sabia que no podía llamar la atención de Cristo debido a la multitud, así que tocó el borde de su manto y fue sanada. Ella no se conformó con lo poco, tocar su manto para ella era tocar a Jesús. Muchas veces, la fe exige dar un paso hacia lo desconocido, hacer algo que nunca has hecho antes, y descubrir la gracia de Dios en ese obrar de maneras que nunca esperaste.

Hubo en lo profundo de su corazón un creer, el cual se manifestó en palabras, ya que ella decía:

Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva (Marcos 5:28).

¿Qué hay en tu corazón? ¿Cuáles son las palabras de tu boca? Porque de la abundancia de tu corazón tu boca declarará y tus ojos verán el milagro. (Parafraseado).

(3) Siendo un modelo a seguir para los demás

La fe de esta mujer fue un ejemplo a seguir para otros, y el impacto no solo paro allí, sino que lo fue también para todos. Mira lo que dice el libro de Mateo:

«Y trajeron a él todos los enfermos; y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto; y todos los que lo tocaron, quedaron sanos» (Mateo 14:35-36).

Una verdad importante para recordar, es que Dios encuentra personas que estén dispuestas a romper con la tradición y la religión. Este tipo de gente son usadas por Dios para quebrar la pared y ver nuevas dimensiones del poder, así que otros puedan ser bendecidos y sanados con esta revelación.

Aquí algunos versículos bíblicos para profundizar tu fe: Hebreos 9:1-11:16, Mateo 12:15-21, Salmos 97, Proverbios 12:1-3

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí