Salmos-119-abre-los-y-mirare-las-maravillas-de-tu-ley-biblias-versiculos-biblicos
Salmo 119: LAS MARAVILLAS DE LA LEY DE DIOS SEGÚN LA BIBLIA

Salmo 119: LAS MARAVILLAS DE LA LEY DE DIOS SEGÚN LA BIBLIA

«Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley» (Salmo 119:18).

Este salmo, el más largo de la Biblia, contiene una serie de meditaciones de ocho líneas basadas en cada una de las 22 letras del alfabeto hebreo. El salmo 119 celebra una revelación que trae deleite, porque cada palabra fresca de Dios revela no solo información sino a su Autor.

Definición de los términos clave

Se utilizan unos ocho sinónimos hebreos diferentes para referirse a la Escritura. Estos son:

Dabar («palabra»), un término general para cualquier forma de revelación divina.

Torah («ley»), una enseñanza, que indica un solo mandamiento, los Libros de Moisés o toda la Escritura.

Piqqudim («preceptos»), instrucciones detalladas dadas por Dios como guardián de su pueblo.

Huqqim («estatutos»), leyes obligatorias grabadas en un registro permanente.

Mispatim («ordenanzas»), sentencias dictadas por Dios, que contienen los juicios de Dios sobre los derechos y deberes del hombre.

Miswot («mandamientos»), órdenes dadas por la autoridad competente.

‘Edot («testimonios»), testigos vívidos e inequívocos para el hombre de la voluntad de Dios.

‘Imra («promesa»), un término que a menudo se traduce como «palabra» y que sugiere la fiabilidad de la verdad divina en cualquier forma.

En conjunto, estas palabras forman una clara imagen de las Escrituras. Son la Palabra con autoridad de Dios, en la que podemos confiar plenamente, y a través de la cual aprendemos a confiar en Dios y a vivir una vida marcada por la misericordia.

Un Resumen del Salmo 119 En La Biblia

Son 22 breves meditaciones que tiene el Salmo 119, cada una lanzada con una letra diferente del alfabeto hebreo, estas deleitan al lector. Hablan del amor a través de palabras que revelan al Autor y sirven de luz para guiar al creyente toda su vida.

Aprendiendo De La Palabra Del Salmo 119

Cada una de las 22 meditaciones que se encuentran aquí tiene un gran valor. Lo que sigue es solo una muestra de la riqueza que nos ofrece el Salmo 119:1.

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra (Sal 119:9-16).

Le decimos a los niños, a los nueve años, lo importante que es mantener su aparato dental en la boca. De alguna manera, ellos no pueden comprender que es esto, o porque llevar metal durante su adolescencia. Estos niños son como el «joven» de este verso. Son demasiado inexpertos para haber adquirido sabiduría, o ser capaces de juzgar las consecuencias futuras de las acciones presentes. ¡Cómo necesitan los niños y los jóvenes una guía para el bien de la vida!

En cierto sentido, cada uno de nosotros es «joven o niño». Ninguno de nosotros tiene la sabiduría para tomar decisiones morales correctas por sí mismo. Por eso, en gracia, Dios nos dio su Palabra para vivir. No pretendía restringirnos o limitarnos, sino guiarnos por caminos que aseguraran su bendición.

Entonces nos enfrentamos a una única elección básica. ¿Nos desviaremos o no de tus mandatos?

Si queremos permanecer seguros en este camino, debemos guardar la Palabra de Dios en nuestro corazón (Sal 119:11), contar sus leyes (Sal 119:13), gozarnos de seguir sus estatutos (Sal 119:14), meditar en sus mandamientos (Sal 119:15) y no olvidarnos nunca su Palabra (Sal 119:16).

Le decimos al niño: «Confía en nosotros. Mantén tu aparato dentario en tu boca, y no tendrás remordimientos en el futuro». También para el niño solo hay una cuestión. Hace lo que le decimos, por poco que él quiera en varios momentos.

Tal vez el Salmo 119:1-176 pueda verse como el salmista hablándonos a ti y a mí como la mamá del niño y yo le hablamos a él. «Confía en Dios», dice. «Concéntrate en conocer y hacer la Palabra de Dios. Si lo haces, puedes estar seguro. Tu futuro será brillante».

«Aparta mis ojos, que no vean la vanidad» (Sal 119:33-40).

Qué necesidad desesperada tenemos de perspectiva. Para nuestro niño ejemplo de nueve años, todo lo que pasa en la tienda o ve en la televisión despierta el deseo. Ve una mochila de colores y la quiere. No importa que tenga varias bolsas en casa y no las necesite. Ve un robot nuevo y también lo quiere. No importa que en el desván haya una caja de robots que le han regalado sus adorados parientes.

Cuando se le advierte que no pida otra cosa, él dice: «Compra este traje de baño, papá. Te lo mereces».

Tú como papá puedes decirle: «No necesito trajes de baño. Ya tengo unos». Hace un ademán con su boca, y no entiende cuando le digo que aunque tuviera 1 millón de dólares no compraría lo que no necesito. Qué difícil es, en una cultura materialista, no solo educar a un niño, sino incluso distinguir entre nuestros propios «deseos» y «necesidades».

Por eso, el salmista pidió a Dios que lo guiará «por el camino de sus mandamientos», y dijo: «porque allí encuentro mi deleite». Al seguir leyendo me doy cuenta de lo mucho que necesito que la Palabra de Dios me dé perspectiva. Sé que el deleite se encuentra en el camino de los mandamientos de Dios, no en las posesiones o los placeres. Sin embargo, necesito Su Palabra para que:

35 Guíame por la senda de tus mandamientos, Porque en ella tengo mi voluntad.

36 Inclina mi corazón a tus testimonios, Y no a la avaricia.

37 Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; Avívame en tu camino.

No puedo permitirme perder la perspectiva de la realidad que solo se puede encontrar en la deliciosa y maravillosa Palabra de Dios.

«De todo mal camino contuve mis pies» (Sal 119:97-104).

Una cosa de la que no puedes alejarte es de la gente. Ya sean tus enemigos o tus amigos, tú y yo siempre estamos rodeados de otros. El niño de nuestra historia descubre que tanto los enemigos como los amigos ejercen una terrible influencia.

«Pero todo el mundo tiene ese tipo de mochila», se queja. «La nueva que me has comprado es una basura». O: «¿Por qué no puedo tener un cuaderno como el de mi amigo?». Haciendo pucheros, a veces lloriqueando, siempre temiendo no ser aceptado o querido si no tiene o hace lo que los otros niños tienen o hacen, Él, a los nueve años, está aprendiendo la tiranía de las expectativas de los demás.

Le decimos que la gente lo va a querer por sí mismo y que no necesita seguir a la multitud. Pero eso es difícil de comprender para los pequeños, e incluso para la mayoría de los adultos.

El salmista, sin embargo, había hecho un compromiso que protegía su corazón contra la tiranía tanto de los enemigos como de los amigos. «Amo tu Ley», dijo, y «medito en ella todo el día». Los mandatos de Dios le hacían «más sabio que mis enemigos», y le importaban poco sus burlas. A través de la Palabra de Dios tenía «más perspicacia que todos mis maestros», y «más entendimiento que los ancianos».

El salmista era capaz de tomar distancia y evaluar los caminos que seguían los demás, y de tomar sus propias decisiones, no solo imitarlas. «Todo el día es meditación», dijo. «Obedezco tus preceptos». Y también nosotros, a través de esa Palabra de Dios que se vuelve cada vez más dulce a medida que la conocemos y la obedecemos, encontramos la libertad de las expectativas de los demás, y aprendemos a «odiar todo camino equivocado.»

Un paso a la vez (Salmo 119:105-112)

Una de las imágenes más útiles del Salmo 119 se encuentra en el Salmo 119:105. «Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino».

En los tiempos bíblicos no había linternas potentes. El viajero llevaba una pequeña lámpara de aceite, cuya mecha de lino daba poca luz. Era suficiente para ver. No lo suficiente para ver lo que había más adelante en el camino, pero sí para dar el siguiente paso sin tropezar ni caer.

¡Qué tremendo recordatorio para nosotros! La Palabra de Dios es una lámpara para nuestro camino. No ilumina nuestro futuro, pero sí brilla en nuestro presente. La Palabra de Dios nos da la luz que necesitamos para dar el siguiente paso en la vida.

Si llenamos nuestras mentes y corazones con la Palabra de Dios, tendremos la luz que necesitamos para saber lo que debemos hacer en el siguiente paso de nuestra vida.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí