Como-mis-oraciones-pueden-ser-respondidas-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Mis Oraciones Pueden Ser Respondidas?

¿Como hacer para que Dios responda mis oraciones?

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan (Hebreos 11:6).

Así como existe una llave correcta, que abre determinada puerta, Dios ha creado principios bíblicos que actúan como llaves para la oración. Vamos a estudiar un poco estos principios.

La Fe Para Recibir de Dios Por Medio de la Oración

Sin fe es imposible agradar a Dios. Debemos creer que Dios es real y que recompensa a todo aquel que lo busca’ (Hebreos 11:6)

Dios no responde necesariamente a tu necesidad. Mira a tu alrededor y verás que todo el mundo tiene necesidades no suplidas. Entonces, ¿a qué responde Dios? A tu fe.

El enemigo de Dios Satanás tratará de llenar tu mente con dudas. Y cuando lo hace, necesitas examinar tu corazón y escuchar lo que dice. Puedes creer la Palabra de Dios en tu corazón, incluso cuando tu mente la cuestiona. Así que mantente en lo que está en tu corazón en lugar de lo que está en tu cabeza. A veces la duda comienza con la distracción. Cuando te distraes de las promesas de Dios, empiezas a dudar. Y a medida que te enfocas más y más en tus problemas, tu fe comienza a debilitarse. Cuando eso sucede, debes volver a enfocarte como un láser en las promesas de Dios, y simplemente mirar tus problemas. No intentes negarlos, pero no les prestes una atención excesiva.

La Biblia dice: «Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos» (Santiago 1:6-8).

Mantente anclado en la Palabra de Dios, y no seas como un barco sin ancla a la deriva cuando tus circunstancias comiencen a cambiar.

¿Como hacer que tus oraciones sean respondidas?

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye (1 Juan 5:14).

Conocer la voluntad de Dios. Juan escribe: «Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho» (1 Juan 5:14-15).

Una de las formas más seguras de saber que estás orando conforme a la voluntad de Dios es orar según su Palabra. Usa las Escrituras para respaldar lo que estás orando. Ora así: «Señor, lo prometiste en tu Palabra, y yo te creo».

A veces hay cosas por las que queremos orar, pero no estamos seguros de que esas cosas sean la voluntad de Dios para nosotros según la Biblia. En esas situaciones, debes pedirle a Dios que te lo conceda si es su voluntad, y que te ayude a estar tranquilo con su decisión. Agustín de Hipona oró: «Concédeme hacer tu voluntad como si fuera mi voluntad, para que tú hagas la mía como si fuera la tuya».

El grande predicador DL Moody lo expresó así: Extiende tu petición ante Dios, y después ora: «Hágase tu voluntad, no la mía». La lección más dulce que he aprendido en la escuela de Dios es dejar que el Señor elija por mí’.

Ahora puede que tengas que esperar, porque el tiempo de Dios es parte de su voluntad. Sé paciente; va a suceder. Puede que no lo veas aún, pero Dios lo ha prometido y está en camino. Y recuerda, si Él no te da lo que pediste, te dará algo mejor cuando camines con fe y mantengas una buena actitud.

Razones Por Las Que Dios No Escucha La Oración

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites (Santiago 4:3).

Motivos correctos. La razón por la que oras es mucho más importante que las palabras que dices. El motivo es el por qué detrás del qué. Y tener un corazón puro que ama a Dios y ama a la gente es siempre aceptable para el Señor. Por otro lado, el egoísmo es inaceptable, la venganza es inaceptable, la manipulación y el control son inaceptables, los celos son inaceptables, el orgullo es inaceptable, y orar para ganar la lotería es inaceptable. De hecho, cualquier cosa que esté basada en el egoísmo es un motivo inaceptable.

Una vez alguien le preguntó a un niño si oraba todas las noches. Él lo pensó por un segundo y respondió: «No, en algunas noches no necesito nada». ¿Te parece familiar?

La primera y más valiosa razón para orar es desarrollar una relación íntima con Dios. Piensa en esto: ¿cuánto crees que duraría tu matrimonio si solo vinieras a casa a ver a tu cónyuge cuando necesitaras ropa limpia, una buena comida y un poco de cariño? No mucho, ¿verdad? El mismo principio se aplica a la oración. Jesús dijo: «Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho» (Juan 15:7).

Santiago escribe: ‘Vuestras oraciones no son respondidas, porque oráis solo por razones egoístas‘. La verdad es que somos extremamente egocéntricos. Por eso necesitamos purificar nuestros corazones con regularidad, y eso exige examinar nuestros motivos. Puede ser doloroso al principio, pero debes hacerlo si quieres ver tus oraciones respondidas.

Levítico 23:15-22, Hechos 2:1-18, 1 Reyes 18:1620:43, Mateo 14:22-36, Salmos 116, Proverbios 12:25-26, 1 Reyes 21-22, Mateo 15:1-14, Salmos 124

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí