Edifica tu vida en el fundamento de la verdad: ¿Cómo Poner La Mira En Las Cosas De Arriba Y No En Las De La Tierra?

Mirar, significa centrar la mirada en algo o en alguien, y cuando lo hacemos esa mirada va acompañada de confianza. Jesús es la verdad, es nuestro fundamento y nuestro propósito de vida. El Apóstol Pablo dijo en Colosenses 2:7 «firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud».

Muchas personas se desvían del camino poniendo la mirada en cosas que no le edifican. Bajan su mirada para poner su confianza en personas o cosas materiales, pero eso tiene tiempo de caducidad, no van a durar para siempre, y cuando no esté eso en lo que nos enfocamos nos derrumbamos

La primera alternativa de las personas es poner su confianza en el hombre y todos somos imperfectos y vamos a fallar, allí es cuando vienen las desilusiones y el corazón roto. Pero la Palabra es clara cuando nos enseña en Colosenses 3:2-3 «Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios».

En ese momento, cuando el Apóstol Pablo escribe a la iglesia, era porque estaban poniendo su mirada o pensando en las cosas de abajo del cielo, se habían desviado; siendo influenciados y presionados por formas equivocadas de ver la vida. ¿Cuál era la intención del apóstol Pablo cuando enseño a los Colosenses a colocar su mirada en las cosas de arriba? ¿Cuáles eran las cosas, aquí en la tierra que le preocupan?

Los cristianos fueron tentados a creer en lo que no tenía fundamentos, es decir, filosofías y religiones terrenales. En esa época, el cristianismo era una religión más, por medio de la cual algunas personas alcanzaban un «alivio moral». Pero las falsas doctrinas no estaban en línea con la doctrina de Jesús, y no transmitían la imagen del omnipotente y eterno Dios, quien creó los cielos y la tierra.

Esto nos enseña en que debemos mirar arriba, enfocarnos en Dios y buscar su Palabra con deseo y pasión. Amar las enseñanzas de Jesús nos dejarán impregnado de Reino. Poner nuestra mirada en Cristo nos garantiza una vida en abundancia, paz que sobrepasa todo entendimiento y su compañía eterna.

Esto no quiere decir que nuestra vida siempre será perfecta, no, porque la Palabra dice que en el mundo tendremos aflicciones, pero de todas ellas nos libará el Señor. Lo que si nos garantiza es que en medio de las pruebas y procesos Dios estará con nosotros y nos perfeccionará y fortalecerá

Tenemos una elección. ¿Dónde quieres poner tu mirada?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí