el-reposo-de-Dios-biblia-versiculos-biblicos
¿Qué Dice La Biblia Sobre El Despertar Y Conquistar? 

¿Qué Dice La Biblia Sobre El Despertar Y Conquistar? 

Trabajar en una mente conquistadora te hará crecer en tu ministerio

El reconocimiento del hombre está condicionado, pero el reconocimiento de Dios viene cuando hay un corazón que le agrada a Él, un hombre obediente que ha decidido caminar en su propósito. Es justo lo que Dios está demandando de nosotros, que en estos tiempos peligrosos que estamos viviendo, podamos despertar del sueño profundo espiritual y seamos enfáticos en conquistar lo que Él tiene para sus hijos.

Cuando la presencia de Dios está en nuestras vidas, el éxito está garantizado, sin embargo, cuando dejamos al Señor de un lado y nos dedicamos a un tiempo de ocio, estamos dejando la mente vacía y ella se convierte en un taller para satanás. ¿Cómo conquistar si no somos activadores de las bendiciones?, el ocio es adictivo y nos lleva más adelante a caer en la tentación.

El pecado tiene tres fases: ver, desear y hacer. Una muestra de ello fue el Rey David, la historia está en 1 Samuel 11. Una tarde, David se levantó de la cama y mientras paseaba por la azotea del palacio, vio a una mujer que se estaba bañando. La mujer era muy hermosa. David mandó llamar a sus oficiales y les preguntó quién era la mujer. Uno de ellos respondió: «Es Betsabé, hija de Elián, esposa de Urías el hitita». Betsabé recién acababa de terminar su período menstrual y estaba cumpliendo los ritos de purificación de este, cuando David envió mensajeros a que la trajeran ante él. Cuando ella llegó, él se acostó con ella. Después de eso, ella volvió a su casa. Betsabé quedó embarazada y se lo hizo saber a David.

La mente del Rey David estaba desocupada, había mandado a su ejército a la guerra, era primavera y él estaba paseando por los balcones del palacio y cuando miró a Betsabé. Piensa en esto: Solo una mirada bastó para que la tentación llegase a su vida y el pecado fuera consumado, de allí provino la maldición para su vida y para su generación.

Una mente ocupada en los trabajos del Reino, es una mente conquistadora, somos capaces de planificar, crear y conquistar el territorio que Dios nos ha dado. Tenemos caminar rechazando lo que Dios rechaza y amando lo que Dios ama, porque el propósito de Él es que nosotros podamos caminar de victoria en victoria, de gloria en gloria, y de poder en poder.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí