20-razones-biblicas-por-que-Dios-permite-pruebas-tribulaciones-versiculos-biblicos
20 razones por las que Dios permite las pruebas y las tribulaciones

¿Por qué Dios Permite Las Pruebas Y Tribulaciones En Nuestra Vida? ¿Qué Dice La Biblia?

20 Razones Bíblicas Por Las que Dios Permite Las pruebas Y Las Tribulaciones En Sus Hijos

Como cristianos hemos dicho varias veces, o tal vez, hemos escuchado decir a otros, cosas como, ¿por qué esto me pasa a mí?. Si estoy haciendo las cosas bien, estoy orando, ayunando, siendo un dador alegre y amando al prójimo.

Además, dicen, estoy sirviendo al Señor fielmente, leyendo las escrituras y andando en los caminos de Dios. ¿Qué habré hecho mal? ¿Por qué Dios permite que pase por momentos tan, tenebrosos y difíciles? ¿Acaso él no sabe que estoy sufriendo? ¿No se preocupa por mí? ¿Será que soy salvo? Para ser honesto todos hemos sentido algo así.

Esto que te cuento es lo que he aprendido en mí caminar de fe. Mantente alerta y en guardia porque cuando estás haciendo todas estas preguntas y cuestionando a Dios, Satanás tratará de atacar. Él dirá, «no, él no te ama. Miras a los incrédulos que no están pasando por situaciones adversas, tú dices que Jesucristo murió por ti, y, sin embargo, estás pasando por los peores problemas de tu vida». No dejes que el diablo te mienta y te infunda temor.

Las pruebas y las tribulaciones pueden llevarte al ateísmo

Cuando tu fe es como una semilla pequeña, el diablo puede arrancarla. No permitas que te engañe y te haga caer en la ansiedad, desesperación y la amargura hacia Dios. Nunca olvides las otras veces que Dios te ha dado victoria porque lo hará nuevamente. El diablo tratará de decir que eso fue una coincidencia, pero con Dios no hay coincidencia, hay Cristo-dencias (palabra inventada). Clama a Dios. Bloquea a Satanás de tus contactos y recuerda siempre tendremos la victoria en Cristo Jesús.

Frases Bíblicas Sobre Las pruebas y tribulaciones

«Las pruebas nos enseñan quienes somos; desentierran la tierra y nos permiten ver de qué estamos hechos». – Charles Spurgeon
«La oración es la mejor armadura contra todas las pruebas».
«Una gema no puede ser pulida, sin fricción, ni un hombre perfeccionado, sin pruebas».
«Estar en el camino de Dios no te impide enfrentarte a la oscuridad, sino que te enseña a usar el camino de adversidad como una herramienta para crecer».

¿Qué dice la Biblia sobre las pruebas y las tribulaciones?

Piensa en las pruebas como un entrenamiento. Dios tiene que entrenar a sus tropas. No olvides que Dios da las tareas más difíciles a sus mejores soldados ¿Has oído alguna vez de algún guerrero que haya llegado a donde está sin pasar por circunstancias adversas? Dios, como todo buen padre, prepara a sus hijos para el futuro.

Las pruebas y las tribulaciones en mi vida cristiana

Si no fuera por las luchas no tendrías la fuerza que necesitas para avanzar.

Recuerdo cuando dije: «¿Dios, por qué estoy pasando por esto y por qué aquello?». Dios me dijo que esperara su tiempo perfecto. Dios me ha dado victoria en el pasado, pero cuando estás pasando por malos momentos en lo único que piensas es en el ahora. He visto a Dios usar las pruebas para edificarme, responder a mis oraciones, abrir puertas, ayudar a otros, y he visto muchos milagros en los que supe que solo Dios podía haberlo hecho.

Mientras meditaba en esto me sentía un poco de triste, el Señor me consoló, ánimo, y me dijo que él estaba trabajando detrás del escenario. Si como creyentes nos angustiamos cuando vemos al prójimo sufrir, imagina cómo se siente Dios. Recuerda siempre que Él te ama y nos dice en su palabra que nunca nos abandonará.

1) Las pruebas y las tribulaciones nos ayudan en nuestra perseverancia diaria

Santiago 1:12 «Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman».

Gálatas 6:9 «No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos».

Hebreos 10:35-36 «No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa».

2) No sé el porqué

A veces tenemos que admitir que simplemente no sabemos y en lugar de volvernos locos y tratar de averiguar por qué, debemos confiar en el Señor que Él sabe mejor.

Isaías 55:8-9 «Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos, mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos».

Jeremías 29:11 «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis».

Proverbios 3:5-6 «Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas».

3) A veces sufrimos por nuestros propios errores. Otra cosa es que nunca debemos poner a prueba a Dios

En mi vida he sufrido porque he seguido la voz equivocada. Hice mi voluntad en lugar de la de Dios. No puedo culpar a Dios por mis errores, pero lo que sí puedo decir es que Dios me sacó adelante y me hizo más fuerte e inteligente en el proceso.

Oseas 4:6 «Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos».

Proverbios 19:2-3 «El alma sin ciencia no es buena, Y aquel que se apresura con los pies, peca. La insensatez del hombre tuerce su camino, Y luego contra Jehová se irrita su corazón.

Proverbios 19:33 La insensatez del hombre tuerce su camino, Y luego contra Jehová se irrita su corazón».

Gálatas 6:5 «porque cada uno llevará su propia carga».

4) Dios te hace más humilde

2 Corintios 12:7 «Para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera».

Proverbios 18:12 «Antes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre, Y antes de la honra es el abatimiento».

1 Pedro 5:6-8 «Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar».

5) La disciplina de Dios

Hebreos 12:5-11 «y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquellos, ciertamente por pocos días, nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero este para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados».

Proverbios 3:11-13 «No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección; Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere. Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, Y que obtiene la inteligencia».

6) Así podrás depender más del Señor

La oración es la mejor arma y armadura contra todas las pruebas y las tribulaciones

2 Corintios 12:9-10

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Juan 15:5  «Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer».

7) Dios quiere pasar tiempo contigo, pero has perdido tu primer amor. Estás haciendo todas estas cosas por Jesús, pero no estás pasando tiempo de calidad en silencio con el Señor.

Apocalipsis 2:2-5 «Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido».

8) Dios podría estar protegiéndote de un problema mayor que no ves venir

Salmos 121:5-8 «Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, Ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal; Él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre».

Salmos 9:7-10 «Pero Jehová permanecerá para siempre; Ha dispuesto su trono para juicio. Él juzgará al mundo con justicia, Y a los pueblos con rectitud. Jehová será refugio del pobre, Refugio para el tiempo de angustia. En ti confiarán los que conocen tu nombre, Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron».

Salmo 37:5 «Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará».

9) Para que podamos participar en los sufrimientos de Cristo

1 Pedro 4:12-16 «Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello».

2 Corintios 1:5-7 «Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos. Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación».

10) Nos ayuda a crecer como creyentes y a parecernos más a Cristo

Las pruebas y las tribulaciones tienden a exprimir lo artificial de nosotros Romanos 8:28-29 «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos».

Filipenses 1:6 «estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo».

1 Corintios 11:1 «Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo».

11) Ayuda a desarrollar el carácter

Romanos 5:3-6 «Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos».

12) Las pruebas ayudan a construir nuestra fe en el Señor

Santiago 1:2-6 «Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra».

Salmo 73:25-28 «¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; Más la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta. Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras».

13) La gloria de Dios: La tormenta no durará para siempre y las pruebas son una oportunidad para dar testimonio. Le da tanta gloria a Dios cuando todo el mundo sabe qué estás pasando por una dura prueba y te mantienes firme, confiando en el Señor hasta que te libra, sin quejarte

Salmo 40:4-5 «Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. Has aumentado, oh Jehová, Dios mío, tus maravillas; Y tus pensamientos para con nosotros, No es posible contarlos ante ti. Si yo anunciare y hablaré de ellos, No pueden ser enumerados».

Salmo 71:14-17 «Más yo esperaré siempre, Y te alabaré más y más. Mi boca publicará tu justicia Y tus hechos de salvación todo el día, Aunque no sé su número. Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor; Haré memoria de tu justicia, de la tuya sola. Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, Y hasta ahora he manifestado tus maravillas».

14) Puedes ayudar a alguien porque has estado en esa situación. El hecho de lanzar las Escrituras será difícil de entender para alguien que está afligido, pero puedes consolarle porque tú has pasado por lo mismo y a través del dolor has confiado en Dios.

2 Corintios 1:3-4 «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios».

Gálatas 6:2 «Llevad los unos las cargas de los otros, y así cumpliréis la ley de Cristo.»

15) Las pruebas nos dan una mayor recompensa en el Cielo

2 Corintios 4:16-18 «Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas».

Marcos 10:28-30 «Entonces Pedro habló: «¡Lo hemos dejado todo para seguirte!» «En verdad os digo», respondió Jesús, «que nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o campos por mí y por el Evangelio, dejará de recibir cien veces más en este tiempo: casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y campos -junto con persecuciones- y en el tiempo venidero la vida eterna.»

16) Para mostrarnos el pecado en nuestras vidas. Nunca debemos engañarnos y tratar de ocultar nuestros pecados a Dios, lo cual es imposible.

Salmo 38:1-11 «Salmo de David, para recordar. Jehová, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues en tu ira. Porque tus saetas cayeron sobre mí, Y sobre mí ha descendido tu mano. Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado. Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; Como carga pesada se han agravado sobre mí. Hieden y supuran mis llagas, A causa de mi locura. Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, Ando enlutado todo el día. Porque mis lomos están llenos de ardor, Y nada hay sano en mi carne. Estoy debilitado y molido en gran manera; Gimo a causa de la conmoción de mi corazón. Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto. Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor, Y aun la luz de mis ojos me falta ya. Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, Y mis cercanos se han alejado».

Salmo 38:17-22 «Pero yo estoy a punto de caer, Y mi dolor está delante de mí continuamente. Por tanto, confesaré mi maldad, Y me contristaré por mi pecado. Porque mis enemigos están vivos y fuertes, Y se han aumentado los que me aborrecen sin causa. Los que pagan mal por bien Me son contrarios, por seguir yo lo bueno. No me desampares, oh Jehová; Dios mío, no te alejes de mí. Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación».

Salmo 40:12-13 «Porque me han rodeado males sin número; Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla. Quieras, oh Jehová, librarme; Jehová, apresúrate a socorrerme».

17) Para recordarnos que es Dios quien tiene siempre el control

Lucas 8:22-25 «Aconteció un día, que entró en una barca con sus discípulos, y les dijo: Pasemos al otro lado del lago. Y partieron. Pero mientras navegaban, él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago; y se anegaban y peligraban. Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza. Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es este, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?».

18) Las pruebas aumentan nuestro conocimiento y nos ayudan a aprender la Palabra de Dios.

Salmo 119:71-77 «Bueno, me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos. Mejor me es la ley de tu boca Que millares de oro y plata. Tus manos me hicieron y me formaron; Hazme entender, y aprenderé tus mandamientos. Los que te temen me verán, y se alegrarán, Porque en tu palabra he esperado. Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste. Sea ahora tu misericordia para consolarme, Conforme a lo que has dicho a tu siervo. Vengan a mí tus misericordias, para que viva, Porque tu ley es mi delicia».

Salmo 94:11-15 «Jehová conoce los pensamientos de los hombres, Que son vanidad. Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, Y en tu ley lo instruyes, Para hacerle descansar en los días de aflicción, En tanto que para el impío se cava el hoyo. Porque no abandonará Jehová a su pueblo, Ni desamparará su heredad, Sino que el juicio será vuelto a la justicia, Y en pos de ella irán todos los rectos de corazón».

Salmo 119:64-68 «De tu misericordia, oh Jehová, está llena la tierra; Enséñame tus estatutos. Bien has hecho con tu siervo, Oh Jehová, conforme a tu palabra. Enséñame buen sentido y sabiduría, Porque tus mandamientos he creído. Antes que fuera yo humillado, descarriado, andaba; Más ahora guardo tu palabra. Bueno eres tú, y bienhechor; Enséñame tus estatutos».

19) Las pruebas nos enseñan a ser más agradecidos

1 Tesalonicenses 5:16-18 «Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús».

Efesios 5:20 «dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.»

Colosenses 4:2 «Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias».

20) Las pruebas apartan nuestra mente de las cosas del mundo y la vuelven a poner en el Señor

Colosenses 3:1-4 «Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria».

Romanos 12:1-2 «Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta».

Deja de decir «voy a orar» y hazlo de verdad. Deja que esto sea el comienzo de una nueva vida de oración que nunca has tenido. No pienses que puedes hacer las cosas por ti mismo y confía en Dios. Dile a Dios «No puedo hacer nada sin ti. Te necesito mi Señor». Acude a Él con todo tu corazón. «Dios ayúdame; no te dejaré ir. No escucharé estas mentiras del diablo».

Debes mantenerte fuerte y tener fe en que Dios puede y quiere sacarte adelante, aunque parezca que es imposible.

1 Corintios 10:13 «No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación, la salida, para que podáis soportar.»

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí