Pesca-milagrosa-Jesus-barca-versiculos-biblicos
¿Cómo Pescar En Lado Correcto Según La Biblia?

Jesús se aparece a siete de sus discípulos

Aquella noche no pescaron nada (Juan 21:3).

La primera vez que Jesús llamo a sus discípulos, fue en una barca, en la llamada pesca milagrosa. Este fue uno de los momentos más significativos, donde Pedro reconoció a Jesús como el Cristo. Allí, cuando los llamo, les dijo que los haría pescadores de hombres (Mateo 4:19). Pero mismo escuchando las promesas de su resurrección y verlo vivo, ellos volvieron atrás para sus viejos oficios, para hacer lo que hacían antes: Pescar.

Mucha gente dice que el pasado es pisado y no deberíamos recordarlo, sobre todo si este es muy doloroso, más aún, Dios usa nuestras experiencias pasadas para enseñarnos, aunque no debemos olvidar que será siempre para llevarnos para en frente y no para atrás. Una vez que el miedo y las dudas te quieren hacer regresar a la estabilidad que conoces, acabas igual a los discípulos: En aquella noche no pescaron nada.

Hay una grande verdad sobre el llamado de Dios: cuando eres llamado no dejaras de ser llamado, seguirás siendo llamado. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios (Romanos 11:29).

Mira la delicadez y amor con la que Jesús se dirige a sus discípulos: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? (Juan 21:5) No hay nada que te desacredite delante de Jesús. No importan tus pobres resultados, tus debilidades, dudas o fracasos, sigues siendo un hijo de Dios redimido por su sangre.

Después de eso, Él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! (Juan 21:6-7).

‘ (Juan 21:6-7 NVI) Fíjate en lo que hizo Jesús a continuación. Desayunó con ellos, renovó el compañerismo, eliminó sus dudas y les dio el poder de cambiar el mundo.

Te quiero dejar con una enseñanza para que guardes en tu corazón: Cuando haces las cosas fuera de la perfecta voluntad de Dios, pescas en el lado incorrecto del barco, trabajas arduamente, enfrentas el desgaste y terminas con resultados infructíferos.

¿Estás luchando con todas tus fuerzas? Es posible que estés pescando en el lado contrario de la bendición. ¿Quieres que esa circunstancia cambia a tu alrededor? Comienza a someterte a Cristo, dejes de lado «el yo», renovando tu comunión e intimidad con Él, dejando que guíe tu vida a partir de hoy.

Algunos versículos Bíblicos que te animaran con este devocional si los lees: Deuteronomio 5-7, Marcos 2:1-12, Salmos 78:40-55, Proverbios 16:32.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí