Como-superar-la-frustracion-desilusion-decepcion-dolor-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo sanar la decepción, frustración, el desengaño según la Biblia?

¿Cómo sanar la decepción, frustración, el desengaño según la Biblia?

Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; (Proverbios 24:16).

La decepción es mala, pero el decepcionarse de uno mismo, es algo mucho peor. Ese tipo de decepción es la que te debilita, porque puede ponerte de cabeza para abajo, haciéndote caer por las escaleras de la tristeza y el fracaso. Pedro lo vivió en carne propia. Juró lealtad a Cristo diciendo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré. (Mateo 26:33). Pero, negó a Cristo tres veces. Más tarde recordó las palabras de Cristo: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. (Mateo 26:34) Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente (Lucas 22:62).

¿Será que te sientes así en este momento? Puedes pensar: Señor, ¿cómo puedes usar una persona como yo? Jesús no se escandalizó. Era muy consciente de los defectos de Pedro cuando lo llamó. Pero también sabía que su discípulo era sincero y tenía un buen corazón, así que le extendió su gracia en lugar de desecharlo. Cuando Cristo ordeno a sus discípulos y a pedro que se reunieran después de la resurrección en Galilea, reafirmó 3 veces el ministerio de su discípulo «fracasado» (Marcos 16:7). El final de la historia de Pedro, fue una historia de victoria.

Por eso cuando pecas, fracasas, decepcionas, desengañas, y sientes dolor, ¿qué debes hacer?

(1) Arrepentimiento y Humillación. Confiesa tu pecado; no pongas excusas, no racionalices o culpes a la gente y a las circunstancias.

(2) Debes recibir la gracia y el perdón de Dios por fe, no por sentimientos. No dejes que Satanás te convenza de que estás fuera del alcance de la gracia de Dios. La verdad es que no lo estás y nunca lo estarás.

(3) No coloques «sal» a la herida, dejando que la decepción te hunda en la total desesperación.

(4) Busca la ayuda de alguien que este encima de ti y realmente pueda ayudarte para regresar el camino, cuanto antes, no procrastines.

¿Cómo salir de la decepción o el fracaso según la Biblia?

Cuando esperaba luz, vino la oscuridad (Job 30:26).

¿Que hacer cuando estás decepcionado y frustrado con tu liderazgo?

Piensa en esto: ¿Sería inteligente confiar en el profeta Elí?, el sumo sacerdote de Israel. Eso es lo que pensó la madre de Samuel cuando le confió a su hijo, confiada en que lo guiaría para el servicio de Dios. Pero Elí tenía un grave defecto de carácter. Como padre, Eli tenía grandes defectos, era un padre débil. Él siempre se mantuvo al margen mientras sus hijos abusaban de sus privilegios sacerdotales, aceptando sobornos y relacionaban con prostitutas. ¿Quién habría culpado al joven Samuel de caer de nariz, cuando el hombre al que admiraba fracasó terriblemente?

Pero no, él se sobrepuso a su decepción y mantuvo sus ojos en Dios: «Y Samuel creció, y Jehová estaba con él» (1 Samuel 3:19 RVR) Como resultado, se convirtió en uno de los mayores profetas de Israel. ¿Cómo manejas la decepción que tienes con tu líder? Manteniendo tus ojos en Jesús, el auto y el consumador de tu fe.

¿Qué hacer cuando te lloras decepcionado, desilusionado con tu familia?

¿Por qué no le preguntas a José? Cuando Dios le dio una visión de éxito futuro, pensó que sus hermanos se alegrarían al contarla, al contrario, respondieron con aborrecimiento y lo vendieron como un esclavo. José estaba lejos de todos, amigos, familia, y de su hogar, débil en prisión durante años por un crimen que no había cometido. Su vida estaba destinada a la amargura y al resentimiento, a recordar los males que le habían hecho mientras elaboraba un plan para la venganza. José no lo hizo así, si él hubiera pagado con la misma moneda, habría muerto como un preso anónimo en una prisión de Egipto. Por el contrario, dejo que Dios lo restaurara. Así será contigo, Dios también lo hará por ti, escucha: Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová (Isaías 54:17).

¿Cómo quitar las decepciones, el desengaño y el dolor según la Biblia?

Volvió, por tanto, a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afané, y en que había ocupado debajo del sol mi sabiduría (Eclesiastés 2:20).

¿Qué hacer cuando te decepcionas con las personas que trabajas?

No tendrás éxito en la vida sin las personas adecuadas. Pero cuando la gente con la que cuentas te falla, es doloroso. Imagina la decepción de Moisés. Deja a su hermano Aarón a cargo mientras él pasa cuarenta días en el Monte Sinaí recibiendo los Diez Mandamientos. Cuando regresa, ¿qué encuentra? A Israel adorando un becerro de oro hecho por Aarón. Cuando Moisés más lo necesita, Aarón fracasa estrepitosamente.

Pero observa a Moisés: el verdadero liderazgo brilla en la decepción. Se enfrenta a Aarón, lleva el problema a Dios y ora para que Israel le perdone. Dios responde y luego le recuerda a Moisés su misión. Vé, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti (Éxodo 32:34). La decepción no anula tu tarea, ni la presencia de Dios. Así que haz lo que Dios te ha dicho que hagas.

¿Que hacer cuando te sientas desilusionado con aquellos en los que has derramado tu vida?

Miremos nuevamente a Moisés, pastor fundador de la iglesia «sin placas» en el desierto. Su congregación está formada por antiguos esclavos que han sido liberados, bendecidos, y que están en camino a la Tierra Prometida. Pero claro, no tienen ni una pizca de lealtad, y nada de gratitud por el hombre que puso su vida para hacerla realidad. Acababan de salir de Egipto, y se pusieron contra Moisés, acusándolo, culpándolo y reprendiéndolo (Éxodo 14).

¿Crees que Moisés no se sintió herido y decepcionado por todo lo que le hicieron? Sí. Pero cada vez que quería rendirse, lo conversaba con Dios, oraba por las ovejas que murmuraban, recibía nuevas órdenes directas del cielo y las cumplía al volver al trabajo. Eso es lo que hacen los hombres y mujeres de Dios, cuando se sienten frustrados, decepcionados, desilusionados y con ganas de rendirse. Eso es lo que tú como discípulo también deberías hacer.

Te dejo algunos versículos Bíblicos para conocer más acerca de como vencer la desilusión, el fracaso, el dolor, el desengaño y frustración: Deuteronomio 30:132:28, Deuteronomio 32:2934:12, Marcos 5:1-20, Salmos 119:41-56, Proverbios 17:17-21, Jeremías 31:31-37, Hebreos 8:1-13.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí