Obedecer-a-Dios-rapidamente-biblia-versiculos-biblicos
¿Por qué debes ser rápido en obedecer los mandamientos de Dios?

¿Qué Dice La Biblia Sobre El Obedecer a Dios Rápidamente?

“Me apresuré y no me retardé En guardar tus mandamientos” Salmo 119:60 (RV1960)

El rey David era un hombre que amaba los mandamientos de Dios, pero tenía una clave de vida, y era el ser rápido en obedecer los mandamientos de Dios. Caminar en amor, es andar en el Espíritu de Dios y muchas veces tendremos que identificar lo que yo llamo: Las 2 velocidades del Espíritu de Dios, despacio y más despacio, y la rápida, la cual David define como apresurarse o actuar rápidamente.

Hoy deseo compartir contigo la segunda velocidad, esos momentos en lo que debes actuar con osadía y rapidez.

Tú puedes preguntarme: Pastor Carlos, ¿cuándo debo moverme velozmente? La respuesta es simple: Cuando Dios te pide que lo hagas

La Biblia está compuesta por mandamientos, estatutos, decretos, instrucciones, normas, mandatos, leyes, preceptos, enseñanzas. Es posible que pienses, ¡caramba cuanta cosa! Pero no te desanimes, Dios solo quieres que seas rápido en obedecer a su palabra.

En casa, cuando doy una instrucción a mis hijos, es posible ver la desobediencia cuando replican, dicen que lo harán después o se quejan en vez de obedecer. Mi esposa Regiane tiene un dicho perfecto para estas ocasiones y les recuerda: «Obediencia tardía es igual a rebeldía».

Este mismo principio de obediencia se aplica a tu vida, así que cuando Dios desea que hagas algo, él espera que lo hagas rápido y sin replicar. ¡Por favor no procrastines el mandato de Dios!

Veamos este principio aplicado a los discípulos en el libro de Marcos 1:17: Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí. En este pasaje, Jesús le está ordenando dejar sus profesiones, sus familias, su estilo de vida, todo. Con toda certeza esto fue un choque muy fuerte para ellos, como lo sería para cualquier persona.

¿Cuál crees que fue la respuesta de los discípulos? “Y dejando luego sus redes, le siguieron” (Marcos 1:18 RV1960). En algunas otras traducciones dice: «Inmediatamente le siguieron».

Cuando Dios, por medio de su palabra, a través de su Espíritu Santo te pide hacer algo, debe hacerlo inmediatamente.

Nuevamente, leamos nuestro Salmo de hoy: “Me apresuré y no me retardé En guardar tus mandamientos” Salmo 119:60. Cuando el asunto es obedecer a Dios, el hacerlo rápidamente es la grande virtud del corazón del discípulo.

Hay otro momento clave en la vida cuando debes moverte rápidamente y es cuando Dios te dice que necesitas pedir perdón o perdonar a alguien.

Llevar la culpa o guardar el resentimiento es mortal, es como un cáncer que va consumiéndote por dentro, y terminará matándote. Mira como lo dice la Traducción en Lenguaje Actual en Mateo 5:23-24: Por eso, si llevas al altar del templo una ofrenda para Dios, y allí te acuerdas de que alguien está enojado contigo, deja la ofrenda delante del altar, ve de inmediato a reconciliarte con esa persona, y después de eso regresa a presentar tu ofrenda a Dios.

Lo que voy a decirte ahora es muy poderoso y va a reventar algunos globos religiosos: «Ni tu adoración a Dios es una escusa importante y válida para demorarte en perdonar o pedir perdón». Si hay algo que no anda bien entre tú y alguien más, el tiempo para resolver el problema, es ahora mismo.

Por esta razón, cuando Dios hable contigo para hacer algo, o necesites perdonar a alguien, o ser personado, no lo retrases, míralo como una oportunidad en que debes obrar velozmente.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí