La-armadura-de-Saul-David-biblia-versiculos-biblicos
La Armadura de Saúl En David En La Biblia

¿Qué Dice La Biblia Sobre La Armadura De Saúl En David?

10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,

15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, 20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar (Efesios 6:10-20).

Cuando David estaba a punto de enfrentarse al gigante Goliat, el rey Saúl le dio sus ropas, una armadura y un casco de bronce. También le dio a David una espada. Pero la armadura del rey no le sirvió de nada a David. En cambio, enfrentó al enemigo con cinco piedras lisas y una honda (1 Samuel 17:40). La verdadera defensa de David fue el poder de Dios (1 Samuel 17:45).

De la misma manera, un cristiano no lucha contra la carne y la sangre, sino contra “las asechanzas del diablo” (Efesios 6:11). Nos enfrentamos a un enemigo espiritual que trata de socavar nuestra confianza en Dios y Su Palabra. Esta es la misma estrategia que empleó en el Jardín del Edén. Satanás le preguntó a Eva: ¿Conque Dios os ha dicho? (Génesis 3:1).

En vista de esto, no sorprende encontrar que el primer elemento de la armadura del creyente que Pablo menciona es el “cinturón de la verdad” (Efesios 6:14). También está “la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (v. 17). La Palabra de Dios es tanto un arma defensiva como ofensiva en la lucha espiritual. Conocer la verdad de Dios nos protege de las artimañas engañosas del enemigo, para que podamos reconocer las mentiras y distorsiones del diablo. Jesús usó la Palabra de Dios tanto defensiva como ofensivamente cuando Satanás lo tentó en el desierto (Mateo 4:1–11).

La coraza de Justicia protege el corazón y consiste en una justicia que no es nuestra, sino que viene de Jesucristo (Efesios 6:14). El conocimiento del evangelio y la disposición a compartirlo nos prepara para la acción (v. 15). La fe, descrita como un escudo, es la compañera necesaria de la verdad. No es suficiente saber lo que Dios ha dicho. Debemos creer y confiar en él (v. 16).

La oración no es solo una parte de tu vida cristiana, ¡es vital y esencial! La batalla espiritual se lleva a cabo a través de la oración. Pídele al Espíritu Santo que te ayude a enmarcar tus pensamientos. Ore por sus propias necesidades y también por sus familiares y amigos.

Ora con nosotros
Amado Padre, te pedimos crecimiento en nuestra vida de oración. Danos por favor un mayor enfoque, perseverancia y comprensión. Haznos sensibles a tu voluntad sobre asuntos o personas para elevar en oración. Enséñanos a orar, pero sobre todo a escucharte y obedecerte. En el nombre de Jesús, amén.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí