Que-es-la-falsa-libertad-biblia-versiculos-biblicos
¿Qué Es La Falsa Libertad En La Biblia? La Falsa Libertad, Según La Biblia: Un Versículo Bíblico Poderoso

La Falsa Libertad, Según La Biblia: Un Versículo Bíblico Poderoso

En los días de hoy y en la cultura que vivimos, ninguna área de la libertad se ve más importante como la del cuerpo físico. Las personas defienden con los dientes el derecho al aborto, la legalización de las drogas, la ideología de género, la eutanasia, etc. Ellos dicen: El cuerpo es mío y yo hago con él lo que yo quiera.

Es interesante resaltar que en la cultura de Corinto tenían una visión muy parecida. El lema en corintios era: «Todas las cosas me son lícitas y tengo derecho a hacer cualquier cosa» (1 Corintios 6:12). Muy parecido con nosotros, no entendieron las enseñanzas del apóstol Pablo: Que la ley ya no ata a los que están en Cristo Jesús. Pero el apóstol Pablo dejo claro que la libertad del cristiano no está en que podamos hacer cualquier cosa, sino en elegir no hacerla las que no convienen. Aunque es verdad que, algunas cosas que son permitidas podrían convertirse en una cadena de esclavitud.

Dentro de la visión filosófica de los corintios sobre la libertad, ellos consideraban que el cuerpo físico no tenía importancia en las cosas espirituales. La visión de los corintios consideraba valioso el espíritu, pero el cuerpo era considerado como no esencial. Por eso algunos vivían según este proverbio popular: «Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas» (v. 13).

El apóstol Pablo como maestro corrigió esta falsa manera de ver el mundo, enseñando que Dios es el único que tiene autoridad sobre el espíritu, alma y cuerpo. Y que el cuerpo y lo que hacemos con él, es importante. El cuerpo es para el Señor (versículo 13). Jesús nos compró con su propia sangre, así que nuestros cuerpos pertenecen al Señor.

La enseñanza bíblica del apóstol Pablo es de suma importancia para los días de hoy. La Biblia nos dice que debemos huir de la inmoralidad sexual. ¿Por qué? Porque nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo, así que toda inmoralidad con nuestros cuerpos es un pecado contra Dios. Y no solo contra Dios, sino contra nosotros mismos. La obra redentora de Cristo es total, redime nuestro espíritu, alma y cuerpo. ¡Nosotros somos comprados por el precio de sangre!

Lo siento por los que quieren escuchar lo contrario: No, no somos libres de hacer lo que nos plazca con nuestros cuerpos. Cada área de nuestra vida, son propiedad de Dios.

¿Cómo vas a honrar a Dios con tu cuerpo hoy? Pídele a Dios que te muestre la manera de glorificarlo a él para que reconozcas que tu cuerpo le pertenece. ¿Qué podría pedirte que hagas o cambies?

Oremos a Dios:
Señor de los cielos y la tierra, tú creaste nuestros cuerpos, así como nuestras mentes y espíritus. Amado Padre, ayúdanos a identificar cualquier acto por medio del cual estamos pecando contra ti con nuestros cuerpos. ¿Que debemos dejar de lado, o qué debemos hacer, para honrarte con tú mereces?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí