El-don-de-Dios-como-usar-biblia-versiculos-biblicos-biblia
¿Cómo Desarrollar El Don de Dios en Mi Vida? | Cómo Usar El Don de Dios

Usando el don que te ha dado Dios según la Biblia

»Aviva el don de Dios que hay en ti» (2 Timoteo 1:6).

Es posible que no seas famoso, o nadie te conozca, tal vez te vean sin importancia, pero para Dios eres importante. La opinión de Dios, siempre tiene la última palabra y es la que más peso tiene, esta palabra final, debería ser la que verdaderamente cuente para ti.

El ejemplo más emblemático en la Biblia es el de David, antes de ser rey, supero una serie de barreras e impedimentos. Hoy deseo darte 2 grandes obstáculos que David tuvo que superar, y tú también:

1) La ignorancia de su familia para ver su tremendo potencial

Este obstáculo, ¿te parece familiar? Imagínate la tremenda dejadez de la familia cuando el profeta Samuel llego a casa. El vino a ungir al rey de parte de Dios entre los hijos de Jesé, y David ni siquiera fue considerado en la lista. Es posible porque él era más joven, o porque sus hermanos parecían más preparados para la guerra, o porque su padre quería impactar al profeta. ¡No lo sabemos!

2) La incapacidad de Samuel para reconocer el llamado de Dios en la vida de David

Cuando el profeta Samuel vio al hermano mayor, Eliab, soldado del ejército del rey, dijo: «De cierto delante de Jehová está su ungido» (1 Samuel 16:6). Me encanta como Dios le dejo bien claro a Samuel y a nosotros una grande verdad: Los hombres miran la apariencia, pero Yo miro el corazón» (1 Samuel 16:7).

Hoy en día existen muchas personas con el mismo problema de David. La grande mayoría no cree en sí mismo, y mucho menos en lo que Dios dice de ellos. Esto sucede a veces por tener baja autoestima, o porque no hemos tenido el reconocimiento de nuestros padres.

Es posible que tengas el potencial de ser músico, pero nadie se interesó para que tuvieras clases de música cuando eras niño. Puede ser que dentro de ti duerma el potencial de ser un grande empresario. Pero en el pasado, te criticaron por tus ideas locas sobre como negociar y renunciaste a tus sueños cuando eras joven.

Si estos dos casos retumban a tu oído y se ven familiares delante de ti, déjame decirte que es tiempo de levantarte, sacudir el polvo y tomar posesión de lo que es tuyo por promesa. Es tiempo de orar a Dios para que abra los ojos de tu entendimiento, y coloque una persona que reconozca y avive el don de Dios, que está dentro de ti.

Te animo a leer estos 2 versículos bíblicos que serán de grande bendición: Jeremías 37-39, 2 Timoteo 4

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí