Cual-es-la-necesidad-del-hombre-en-la-biblia-versiculos-biblicos
¿Cuál Es La Necesidad Que Tiene El Hombre Según La Biblia? | Versículos Bíblicos Sobre La Necesidad Del Hombre

Versículos Bíblicos Sobre La Necesidad Del Hombre

No es bueno que el hombre esté solo (Génesis 2:18).

En el momento de la creación, Dios miró todo lo que había hecho y dijo: «Es muy bueno». Luego llegó un momento en que se dio cuenta de que el hombre estaba solo, insatisfecho e incompleto. Entonces dijo: «No es bueno que el hombre esté solo», e hizo a Eva, la primera mujer. El hecho es que ninguno de nosotros puede desarrollar su máximo potencial a menos que estemos conectados a relaciones que nos nutran y nos den vida.

Un ejemplo: en las reuniones de consejería de doce pasos, el consejero solo hace el 10% del trabajo ofreciendo orientación. El 90% del proceso de recuperación tiene lugar porque las personas del grupo se desafían, se reconfortan y se fortalecen mutuamente. La verdad es que la gente nos forma. Las personas adecuadas te ayudan a convertirte en la mejor versión de ti mismo, y tú consigues hacer lo mismo con ellas. Ellos ven en «ti» lo que tú no puedes ver a veces, te animan cuando te acercas a él y te «echan en cara» cuando te alejas de él.

La forma más elevada de esta relación se denomina en las Escrituras «comunión del Espíritu» (Filipenses 2:1; 2 Corintios 13:14 y 1 Juan 1:6). No es solo una conexión social, relacional o intelectual, sino un profundo vínculo espiritual que nos hace prosperar. Es como la diferencia entre las abejas y las mariposas. Las mariposas cubren más territorio, pero las abejas recogen más miel. ¿Por qué? Porque no solo se posan brevemente en una flor, sino que se quedan allí y extraen el néctar que da vida. Dios le dio a David el regalo de un Jonatán, y a Noemí el regalo de una Rut. Y Él tiene personas que le gustaría que conocieras. Así que habla con Él hoy mismo sobre este asunto.

La Necesidad del Hombre En La Biblia

Compartían todo lo que tenían (Hechos 4:32).

Cuando lees la historia de la Iglesia del Nuevo Testamento, tiendes a quedarte atrapado en lo asombroso de sus milagros. Pero aquí hay un componente que no deberías perderte: ‘Ninguno decía ser suyo propio, nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. No había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y se repartía a cada uno según su necesidad’ (Hechos 4:32-35).

La mayoría de la gente dice: ‘Si tuviera más dinero sería feliz’. Puede que te sientas más seguro y tengas menos preocupaciones, pero no serías necesariamente serás feliz. En un estudio sobre la felicidad, los investigadores analizaron qué distinguía a las personas felices de las menos felices. Un factor separaba sistemáticamente a esos dos grupos. No era la cantidad de dinero; no era la salud, la seguridad, el atractivo, el coeficiente intelectual o el éxito profesional. Lo que distingue a las personas felices de las que no lo son, es la presencia de relaciones ricas, profundas, que producen alegría, que cambian la vida y que son significativas.

El investigador de estudios sociales y profesor Robert Putnam escribió: «El hallazgo más común de medio siglo de investigación sobre la satisfacción de vida… es que la felicidad se predice mejor por la dimensión y profundidad de las conexiones sociales». Pero se puede conocer a mucha gente sin ser realmente conocido por ninguna de ellas, y acabar estando solo. Aquellas personas de la Iglesia del Nuevo Testamento tenían razón: es compartiendo con los demás, lo espiritual, emocional, financiero y relacionalmente como se alcanza el mayor nivel de alegría.

El Hombre Y Su Necesidad de Conexión

Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función (Romanos 12:4).

Pablo escribe: «Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad» Romanos (12:4-13).

La infelicidad puede comenzar a menudo con la ausencia de conexión. No se trata de tener un teléfono móvil con un montón de números; se trata de compartir tu vida con aquellos que viven por causas más grandes que ellos mismos. ¿Por dónde hay que empezar? Visitando a una persona solitaria y olvidada en un asilo de ancianos más cercano. Trabajando como voluntario en un banco de alimentos una vez a la semana. Dile a tu pastor: «Por favor, deme un trabajo para ayudar a los demás». Son pequeños pasos, pero te sorprenderá cómo enriquecen tu vida.

Algunos versículos bíblicos para aprender más sobre el tema: Éxodo 17:8-16 1 Samuel 4-7, 1 Samuel 8-10 Marcos 16:1-20, Salmos 60 Salmos 68:19-35, Proverbios 22:6-7 2 Corintios 1:3-7

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí