Como-obedecer-a-Dios-cueste-lo-que-cueste-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Obedecer a Dios Cueste Lo que Cueste Según La Biblia? | La Obediencia a Dios

¿Cómo Obedecer a Dios Según La Biblia?

Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia (Hebreos 5:8).

Los beneficios de la obediencia a Dios son tremendos, pero seamos sinceros, el llegar al cumplimiento puede ser desesperante. Aunque Jesucristo era el hijo de Dios, la Biblia dice que aprendió la obediencia por las cosas que padeció. Una clave de vida: Antes de que Dios te dé una promoción a una nueva posición de servicio, él va a dar una prueba. Todos nosotros tenemos a Abraham como el padre de Fe, ya que llevo a su hijo Isaac 3 días de camino, y lo puso en el altar en Moriah.

El pasaje Bíblico no tiene sentido hasta que se lee el primer versículo del capítulo: ‘Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham’ (Génesis 22:1) Después de que Abraham superó la prueba de Dios sobre su fe y obediencia, Dios le dijo: «Te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y como la arena que está a la orilla del mar» (Génesis 22:17).

Entiende esto: cuando oras y le pides a Dios que tengas éxito en todo lo que haces, lo estás invitando a probar tu fe y tu obediencia. Probablemente, Dios no te probará al mismo nivel que probó a Jesús o a Abraham. Pero son las pruebas más pequeñas las que te preparan para manejar las tareas más grandes en el reino de Dios.

En uno de los escritos de este portal dije que existen ciertas oraciones que «no deberíamos hacer». Cuando digo esto, me refiero a que debes tener entendimiento antes de pedir, por ejemplo: Si le pides a Dios por más fe, no creas que él te dará chocolates, y si, situaciones difíciles para afrontar y que tu fe crezca.

La obediencia que Dios quiere de ti es una obediencia que va más allá de tus sentimientos y circunstancias adversas y dice: «¡Heme aquí, Señor!».

Beneficios De La Obediencia a Dios

De tal modo que aún perdimos la esperanza de conservar la vida (2 Corintios 1:8).

Job describe las recompensas de la obediencia: ‘Si oyeren, y le sirvieren (obedecieren), Acabarán sus días en bienestar, Y sus años en dicha’. (Job 36:11).

El apóstol Juan añade: y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él (1 Juan 3:22).

Pero Pablo describe el costo de la obediencia: Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aún perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos; el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará (2 Corintios 1:8-10).

Nota lo que Pablo dice, «Él nos libró… y nos libra… Él continuará haciéndolo». Dios no sacó a Pablo de sus problemas, sino que caminó con él en medio de ellos y lo sacó adelante. Si has pedido a Dios que te ayude a entender una situación y no lo ha hecho, entiende que Dios no nos debe una explicación, pero nos promete un plan de salida.

No os ha sobrevenido ninguna tentación, sino la que es común a la humanidad. Y Dios es fiel; no dejará que seáis tentados más allá de lo que podéis soportar. Pero cuando seáis tentados, Él también os proporcionará una salida para que podáis soportarlo (1 Corintios 10:13). Así que la palabra para ti hoy es: obedece a Dios, cueste lo que cueste.

Algunos versículos bíblicos que pueden ayudarte sobre el tema de la obediencia a Dios: Éxodo 17:1-7, 1 Crónicas 19:1-23:20, Juan 4:1-42, Juan 10:11-21, Salmos 50, Proverbios 26:27-28

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí