Cual-es-la-mejor-vision-de-todas-en-la-biblia-versiculos-biblicos-lo-veremos-tal-como-el-es
¿Cuál Es La Mejor Visión de Todas En La Biblia? | Le veremos tal como él es (1 Juan 3:2).

La Mejor Visión del Universo En La Biblia

Le veremos tal como él es (1 Juan 3:2).

Si veremos a Dios tal como Él es, es una cuestión que se ha debatido mucho en diferentes lugares. Nadie ha visto a Dios. Que le conoceremos con un conocimiento íntimo y profundo es la esperanza bíblica más hermosa que todos guardamos. Dios hace parte tanto del cielo, que estar en el cielo es estar en Dios. Pero si le veremos cara a cara y tendremos una visión inmediata de su ser, es una cuestión sobre la que los hombres han discutido durante siglos.

La Biblia dice que incluso los serafines que rodean el trono tapan sus rostros con sus alas ante Él. Estas poderosas criaturas, los guardaespaldas del cielo, no pueden soportar la gloria de Dios. Y por eso se ha preguntado tanto a través de los tiempos, si será posible que el hombre vea alguna vez una gloria que no pueda soportar. Pero si Dios, en Su esencia, puede estar oculto para siempre a la mirada humana, no sucede lo mismo con el Señor Jesucristo.

Si hay algo claro en las páginas de la Biblia, es que cuando el creyente despierte en la gloria, contemplará a su Salvador cara a cara. Ahora vemos a través de un cristal oscuro; somos como hombres que se miran en un espejo. Caminamos por fe, o nos esforzamos por caminar por fe, y la fe es la evidencia de las cosas que no se ven. Pero cuando la tierra sea quitada y despertemos en el cielo, la fe se perfeccionará en la vista: y entonces le veremos tal como Él es.

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Esa es la fe en que han vivido los santos, y en tal fe han muerto. Y de todas las cosas que Dios ha preparado no habrá nada más maravilloso o de mayor gozo que la visión inmediata de nuestro Salvador.

Deseo marcar con mucho cuidado las palabras de Juan, porque creo que deben tomarse con más profundidad. Le veremos tal como Él es. Nuestro primer pensamiento sería tomar estas palabras como un contraste con lo que era nuestro Salvador. Ahora lo vemos como Él era; entonces lo veremos como Él es. Pero el pensamiento del apóstol es mucho más profundo que cualquier diferencia entre el pasado y el presente: debemos verlo como realmente Él es. Juan sabía, como lo sabían todos los apóstoles, que su exaltado Señor fue siempre uno. Que Él es el mismo ayer hoy y siempre es el testimonio constante de los apóstoles. Y lo que Juan quiere decir es que ahora lo vemos tenuemente, ya sea en Galilea o en el trono, pero entonces lo veremos tal como Él es. En nuestros momentos de mayor luz aquí, vemos a Cristo de una manera tenue e imperfecta. Todo lo que hemos visto y conocido de Él es, por así decirlo, «el lado de fuera de Sus caminos». Y la maravilla de la visión del cielo es que, con ojos perfeccionados por el amor de Dios, por primera vez lo veremos tal como Él es. Con certeza siempre es un momento muy emocionante cuando vemos por primera vez a las personas como realmente ellas son.

Creíamos que los conocíamos, pero llega un momento en el que nos impresionan sus tamaños, formas y defectos. Y entonces sentimos que nunca los hemos conocido, que nunca hemos comprendido su verdadero carácter, que nunca hemos sondeado los fondos de su personalidad. De alguna manera, cuando despertemos en el cielo, sentiremos que nunca hemos conocido al Salvador. Ahora conocemos en parte y vemos en parte; entonces conoceremos como somos conocidos. Al final, cuando seamos transformados, y cuando el amor de Dios nos haya dado ojos para ver, lo veremos tal como Él es.

Anhelamos la Persona, no el Lugar

Es esta visión rápida del Señor la que coronará la bienaventuranza del cielo. El gozo del cielo es una visión santa. Que el cielo es un lugar muy real es una enseñanza inmutable de la Biblia. «Voy a prepararos un lugar», dice Cristo; y «en la casa de mi Padre hay muchas moradas». Pero una morada puede ser muy hermosa y estar adornada con todos los tesoros que la riqueza puede comprar, y, aun así, el corazón puede estar solitario allí. No hay nada más triste que un hogar precioso cuando alguien que era su luz se ha ido. Todo lo que el arte puede dar y la riqueza comprar parece una burla en ese momento. Y así, la misma magnificencia del cielo solo lo convertiría en el lugar más solitario si la presencia de nuestro Salvador no estuviera allí. Como sucede con los hogares, así sucede también con los países, y a veces se habla del cielo como de un país. El paisaje más bello que Dios haya creado nunca podrá satisfacer el corazón humano. Y el cielo será mucho más hermoso que la tierra, porque es la realidad y la tierra la sombra, y, aun así, un hombre podría ser infeliz en él. Por eso Pablo, siempre que piensa en el cielo, pasa inmediatamente al pensamiento de Cristo. Sabía todo sobre el mar de cristal, pero nunca se detiene en eso. Cuando la vida era dura y difícil, nunca dice: «Tengo el deseo de partir e ir al cielo»; Él dice: «Tengo el deseo de partir y estar con Cristo.» ¡Lo cual es muchísimo mejor!

El Hogar

Que le veremos allí tal como Él es, podemos considerarlo un hecho, cuando recordamos que allí le veremos en su casa. Creo que siempre debes ver a un hombre en su hogar si quieres verlo como Él realmente es. Por supuesto, hay algunos hogares en los que eso no es cierto. Hay hogares donde una persona no es su verdadero yo. Eso es verdad en los niños de hogares menos sensibles, donde hay más burla que afirmación. Y el incalculable mal de tales hogares es que hacen que el niño se encierre en sí mismo, que es precisamente lo que Dios no quiere que ningún niño haga. No me ha tocado conocer a muchos hipócritas, pero los he observado de cerca siempre que los he conocido; y mi experiencia es que casi siempre la hipocresía puede rastrearse hasta el hogar. Cuando a un niño se le reprime en lugar de alentarlo, cuando tiene miedo de abrir los labios por temor a que se burlen de él, entonces se vuelve insincero y pierde toda confianza en sí mismo, y la hipocresía se vuelve peligrosa en su manera de vivir.

Pero si bien eso es muy tristemente cierto, no hace sino marcar lo que he estado diciendo, que donde hay amor y cariño en el hogar, es allí donde se ve a un hombre tal como Él es. Puede ser mejor o peor de lo que es a juicio del mundo. Puede ser mucho más generoso, amable, paciente; o, por el contrario, puede serlo mucho menos. Pero el punto es que en la libertad del hogar, donde hay amor, compañerismo y cariño, un hombre es reconocido en su verdadera naturaleza.

He sido bendecido por la amistad de hombres buenos, cuyos nombres son «integridad» en la ciudad y en el mercado, hombres a quienes el enemigo más terrible nunca se atrevió a asociarlos con algo deshonroso, y, sin embargo, había en ellos profundidades de amor paciente y alturas de idealismo en silencio que nunca podrían ser conocidas por nadie en la tierra excepto por aquellos que tenían la amistad de su hogar. Y allí «le veremos tal como Él es»; en el cielo le veremos en su hogar. Ya no le veremos entre los que le desprecian; le veremos entre las multitudes que le aman. Las zorras tienen guaridas y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza. Aquí solo tenía un lugar donde reclinar la cabeza, y era en la cruz. Y si aquí, fue despreciado y rechazado, fue tan maravilloso y lleno de gracia, ¡qué será en su casa! Aquí no podía volverse sin que los hombres lo juzgaran. Aquí siempre lo malinterpretaban. Aquí, cuando quería hacer una obra de amor, se reían de Él hasta el escarnio. Y si a pesar de todo ese trato humano, Él era tan glorioso e infinitamente bondadoso aquí, ¿qué será en la libertad del hogar? Allí no habrá nadie que lo insulte. No habrá nadie que se lo impida a causa de la incredulidad. El amor lo rodeará, y nada más que el amor, en la multitud a quien ha rescatado. Y quién puede decir qué profundidades se revelarán entonces en Aquel que era tan exquisitamente misericordioso cuando no podía mover un dedo sin pensar.

Ya No Seremos Niños

Entonces, una vez más, le veremos tal como Él es, porque ya no seremos niños. «Amados, ahora somos hijos de Dios; pero aún no se ha manifestado lo que hemos de ser». En nuestra versión se traduce hijos de Dios, pero en la versión revisada lo encontrarás como hijos. Es un cambio pequeño, pero muy importante, y lo que significa es esto. Significa que la palabra para hijos (a la que Pablo era tan aficionado) es una palabra diferente de la que Juan usa aquí, y es diferente porque el pensamiento es diferente. Cuando Pablo habla de los hijos de Dios, piensa en las libertades de la paternidad. Pero cuando Juan habla de los hijos de Dios, piensa en la debilidad y la ignorancia de la niñez. Y por eso Juan dice: «Amados, ahora somos hijos de Dios, (niños ignorantes e inexpertos); pero vendrá el día en que no seremos más niños, y entonces le veremos tal como Él es». Muchos de ustedes pueden apreciar eso por experiencia propia. Cuando eran niños, tenían un padre amoroso, e incluso de niños sabían que los amaba. Pero no fue sino hasta que creciste como un hombre o mujer, tal vez cuando tu padre partió, que realmente comprendiste su carácter. De niño lo veías escribir o salir de casa. O tal vez algunas tardes estaba muy callado, y tu madre lo observaba con cara de angustia. Pero lo que todo esto podía significar no lo sabíais entonces, porque entonces eras niño(a). Amigo mío, hoy lo sabes todo. Sabes cuán honrado y amado era tu padre. Ya no eres niño, y por eso ahora ves lo que de niños no tenías ojos para ver. Y amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos, pero sabemos que cuando se manifieste, le veremos tal como Él es.

Todo creyente será hijo en el cielo, pero ningún creyente será niño en el cielo. El amor de Dios nos llevará a la madurez, recién salidos de la liberación de la tumba; y en esa madurez comenzaremos a ver lo que aquí, como niños, no tenemos ojos para ver, las maravillas del amor de Jesucristo. Recordaremos las palabras que oímos en la infancia y que nunca comprendimos en la niñez. Cosas que nos parecían crueles y duras en la infancia amanecerán de nuevo en nuestra memoria. Y ya no siendo niños, sino hombres adultos, bajo la vivencia del amor de Dios, comprenderemos al fin lo que todo esto significaba. «Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.». Y así, en el cielo, dejaremos de ser niños, nos despojaremos de nuestra ignorancia infantil, y al fin le veremos tal como Él es.

Seremos semejantes a Él

El tercer fundamento de nuestra seguridad de que lo veremos tal como él es, radica en el hecho de que entonces seremos semejantes a Él. «Sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él», y siendo semejantes a él, «le veremos tal como él es». A menos que tengas alguna afinidad con las personas, nunca las verás como ellas realmente son. Presta atención: Debes tener la música de la poesía dentro de ti si realmente quieres entender a un poeta. La personalidad es maravillosamente sensible -no conscientemente, sino por su propia naturaleza- y nunca se revela en plenitud si no es bajo el sol de la afinidad. Puedes haber conocido a un hombre durante años y, aun así, no haberlo conocido nunca de verdad, simplemente porque eres radicalmente diferente a él. Y entonces llega alguien que le comprende por alguna afinidad natural. Y en una o dos semanas esa alma afín empieza a ver lo que tú nunca has visto; y lo ve tal como Él es. Esto ocurre especialmente con los niños. Tienen un instinto infalible para aquellos que los comprenden. Debes tener el corazón de un niño para ver al niño. Debes tener el corazón de Cristo para ver al Salvador. Y precisamente porque al fin seremos como Él, en la plenitud de nuestra humanidad glorificada, en el cielo, lo veremos tal como Él es.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí