28.5 C
Miami
lunes, julio 15, 2024
Más
    InicioDevocional Diario¿Qué Es El Juicio Del Gran Trono Blanco En La Biblia?

    ¿Qué Es El Juicio Del Gran Trono Blanco En La Biblia?

    Publicado en

    spot_img

    El Juicio Del Gran Trono Blanco Según La Biblia

    «Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego» (Apocalipsis 20:11-15).

    Esto debería haber comenzado un nuevo capítulo, o formado una sección separada. Es una escena nueva, que sigue, sin duda, de cerca a los terrores del juicio de los versículos precedentes, pero separada de ellos. Es una escena de infinita grandeza y solemnidad; una escena de la cual el mundo se aleja, pero que un día será realidad en esta misma tierra. Juan la «vio» -en visión, sin duda; pero en una visión presentada por Dios mismo-, un cuadro verdadero de las realidades venideras para el hombre y el mundo del hombre. Toda esta escena se hará realidad un día. Es la «visión», y un día será realidad:

    (1) Un trono: Sí, un trono real, un trono de juicio, el trono del gran Rey y Juez de todos. Ha habido muchos tronos en la tierra, pero ninguno como este; un trono en lugar de los muchos.

    (2) Un gran trono: Todos los tronos de la tierra han sido pequeños, incluso los más grandes: el de Nabucodonosor, Alejandro, César o Napoleón; pero este es un «gran», más grande que los más grandes; ninguno se le parece en magnificencia.

    (3) Un trono blanco: El blanco es pureza, verdad, calma y justicia. Así debe ser el trono: sin mancha, sin contaminación, incorruptible; sin unilateralidad ni imperfección; sin sobornos ni favores. Todo es «blanco», transparente perfección y sin mancha.

    (No estaba vacío ni desocupado, ni ocupado por un usurpador o por alguien que no podía ejercer el poder necesario para ejecutar sus decretos. Dios estaba sentado allí; ese mismo Dios ante cuyo rostro huyen el cielo y la tierra; ese Dios cuya presencia derrite las montañas y hace temblar el Sinaí (Salmos 102:26; Isaías 34:4; Isaías 51:6; Jeremías 4:23; Jeremías 4:26; Apocalipsis 6:14; Apocalipsis 16:20).

    En los dos últimos pasajes encontramos hombres sobre la tierra, y granizo cayendo del cielo sobre ellos, después de haberse dicho que todos habían huido; lo que demuestra que no es aniquilación es un juicio sobre de ellos. Nada será aniquilado. Nuestros cuerpos vuelven al polvo, pero del polvo vuelven a sí mismos; así la tierra sufrirá cambios, pero de ellos saldrá la misma tierra, solo qué purificada. Para nuestros cuerpos hay resurrección, para la tierra restitución, pero para nadie aniquilación.

    Si la aniquilación es la porción de los impíos, ¿qué significa su resurrección? El que se sienta en este trono es el Dios poderoso, capaz de juzgar y de ejecutar sus decretos a pesar de toda resistencia humana o infernal. ¡Qué terrible es no estar preparado ante semejante Juez y semejante trono! Toda justicia, toda perfección, toda santidad. ¿Quién puede soportar su aparición?

    Pero además del Juez y del trono, están los millones que han de ser juzgados. Son: (1) Los muertos; los que no resucitaron en la primera resurrección, llamados «el resto de los muertos» (Apocalipsis 20:5). Quedaron atrás de los muertos en Cristo, pero deben resucitar al fin. (2) Pequeños y grandes; desde el joven hasta el anciano, desde el más débil hasta el más fuerte, todos están allí. No escaparán. Tienen que ver con ojos infalibles. Estos ‘están delante de Dios’. Hay otros que ‘están delante de Dios’, o ‘delante del trono de Dios’, pero con un propósito muy diferente. Los ángeles estaban delante de Dios» (Apocalipsis 8:2); los dos testigos «estaban delante de Dios de toda la tierra» (Apocalipsis 11:4); la gran multitud vestida de blanco «estaba delante del trono» (Apocalipsis 7:9-15); los ancianos «estaban sentados delante del trono de Dios» (Apocalipsis 11:16). Pero todos ellos son muy diferentes de los «pequeños y grandes» que están ante «el gran trono blanco». Los primeros representan el honor, la gloria y la alegría; los segundos, el juicio.

    También se ve el proceso del juicio. (1) Se abren los libros, libros que probablemente contienen la historia de Dios sobre la vida del pecador. Su registro de los hechos del pecador. ¡Cuán diferente de la del hombre! ¡Cuán diferente es la historia del Dios, de nuestros grandes hombres, nuestros literatos, nuestros poetas, nuestros filósofos, nuestros capitanes, nuestros reyes, de la del hombre! La versión divina de la historia humana, ¡qué extraña será! ¡Cuán diferente de todos los anales terrenales! La mayoría de los hechos principales son los mismos, ¡pero contados de manera tan diferente! La mayoría de las escenas, sucesos y acciones son los mismos, y, sin embargo, ¡cuán diferente es la interpretación! ¡Qué extraña será una biografía, una vida humana, vista por ojos divinos y registrada por una pluma divina! ¡Qué «libros» serán estos! Junto a estos hay otro libro, llamado el libro de la vida, el registro de aquellos cuya porción es la vida eterna, cuyo hogar será la tierra, y la ciudad de la vida, cuya herencia será ese Dios en cuyo favor está la vida. (Filipenses 4:3; Apocalipsis 3:5; Apocalipsis 13:8; Apocalipsis 17:8; Apocalipsis 21:27).

    Los libros mencionados en primer lugar contienen los hechos para la decisión del Juez. Con ellos son juzgados los individuos, ‘cada uno según sus obras’. Las «cosas escritas en estos libros», estando así conectadas con las «obras» mencionadas, nos llevan a concluir que son el registro o los anales de las obras de cada uno. Todas las cosas están escritas. Dios guarda Su diario de los hechos, dichos y pensamientos de cada alma. Nada se olvida, nada se pasa. Cada hecho despierta de su letargo y hablará en ese día. ¡Es la resurrección de cada pensamiento y cada palabra enterrados en ese tribunal!

    El juicio será justo y equitativo; nada sobrevalorado, nada exagerado. Cada hecho hablará exactamente por sí mismo. Cada palabra será pesada en balanzas perfectas. Nadie podrá quejarse. Dios será justo en todo. ¡Qué escrutinio! ¡Qué imparcialidad y calma, pero qué exactitud y minuciosidad!

    Será entonces un juicio universal. El mar y la tierra entregarán a sus muertos. La muerte y la tumba se separarán de sus víctimas. Cada región de la tierra proporcionará sus miles o millones de muertos para el juicio. Y de nuevo se dice: «según sus obras». Sobre ellas recaerá el juicio de cada hombre.

    Entonces la muerte y el sepulcro serán completamente destruidos. Ya no existen, sino que se consumen. El lago de fuego es su porción; y en este lago está la muerte segunda. La primera muerte desaparece solo para dar lugar a una segunda mucho más terrible; una muerte que nunca muere, que no tiene tumba ni fin. La ¡muerte segunda! El lago de fuego. ¡Qué palabras de horror! Pero no son exageraciones, sino el lenguaje sereno y solemne de Dios. Indica castigo real, no la terminación de la existencia.

    Y todos los que no se encontraron en el libro de la vida fueron arrojados a este lago de fuego, entregados a esta muerte segunda, a esta mortalidad eterna, a esta muerte interminable, a esta muerte siempre presente y futura, al gusano que nunca muere, al fuego que nunca se apaga. Tal es la eternidad de los perdidos, según el relato de Dios. El hombre puede diluir o descreer o alegorizar la declaración, pero ahí está. ¡Pena eterna o gozo eterno!

    (1) ¿Es real todo esto? ¿De verdad lo creemos? ¿Todo esto acerca del gran trono blanco, y el Juez, y los libros, y el lago, y la muerte segunda? ¿Son verdaderas todas estas cosas?

    (2) ¿Estas cosas nos afectan? -¿Nos afectan estas escenas del juicio? ¿Son miedos y temores para nosotros? ¿Tiene algo que ver la humanidad con ese lago de fuego? ¿O es solo para los ángeles caídos?

    (3) ¿Nos despiertan del letargo todas estas situaciones? Si algo pudiera despertarnos, creo que sería un futuro como este. ¡Ese Juez, ese juicio!

    Pastor Carlos Vargas Valdez
    Pastor Carlos Vargas Valdezhttps://www.devocionalescristianos.org
    Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

    Devocional Diario

    LA INTERCESIÓN: ARMA PODEROSA

    La Intercesión: Una Arma poderosa en la Biblia A. Introducción Hoy más que nunca en la...

    Oración de Intercesión

    Hola a todos, qué gusto saludarlos, bueno el motivo de este e-mail es pedirle...

    5 Caracteristicas de la Iglesia Primitiva En La Biblia

    La Iglesia Primitiva: Una Iglesia de Oración (Hechos 1:14) Los discípulos se reunían unánimes. Este...

    ¿Cómo sembrar amor, fe y oración para las nuevas generaciones?

    “Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y...

    La Sabiduría en Silencio: Aprendiendo de Job en la Biblia

    ¿Qué es lo único que necesitamos saber bajo cualquier circunstancia en la vida? La...

    Jesucristo, el amigo fiel y el mejor abogado

    En los momentos más oscuros de Su vida terrenal, Jesús experimentó la traición, el...

    66 Versículos Bíblicos Claves Para Cada Libro de la Biblia: Cuadro Explicativo

    Versículos Importantes De Todos Los Libros de La Biblia: Desde Génesis a Apocalipsis (Tabla...

    Mas estudios como este

    Fuisteis llamados para que heredaseis bendición (1 Pedro 3:9).

        La Certeza De la Bendición   "Fuisteis llamados para que heredaseis bendición" (1 Pedro 3:9).   "Usted solo...

    Significado de NIÑA DE LOS OJOS Según La Biblia | Concepto y Definición

    NIÑA DE LOS OJOS Significado Bíblico ¿Qué Es NIÑA DE LOS OJOS En La Biblia? Expresión...

    Significado de ELIAQUIM Diccionario Bíblico Teológico Gratis

    ¿Qué Significa ELIAQUIM En La Biblia Según El Diccionario Bíblico Online? (Mi Dios Ensalza).1. Hijo...

    Significado de PARED INTERMEDIA Según La Biblia | Concepto y Definición

    PARED INTERMEDIA Significado Bíblico ¿Qué Es PARED INTERMEDIA En La Biblia? Término en Efe 2:14 que...

    Significado de LAODICENSE Según La Biblia | Concepto y Definición

    LAODICENSE Significado Bíblico ¿Qué Es LAODICENSE En La Biblia? Habitante de Laodicea. Ver Laodicea.

    2 Crónicas 33:21 Explicación | Estudio | Comentario Bíblico de Matthew Henry

    Estudio Bíblico | Explicación de 2 Crónicas 33:21 | Comentario Bíblico Online Respecto a Amón,...

    Devocional Diario – Él Nos Llama De Amigos

    Devocional Diario - Él Nos Llama De Amigos "Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo...

    Significado de SINAGOGA Diccionario Bíblico Teológico Gratis

    ¿Qué Significa SINAGOGA En La Biblia Según El Diccionario Bíblico Online? Las palabras ek-kl?-sí-a, que...

    Cuando se te está agotando el tiempo

    EL CUAL SERÁ RESTAURADOR DE TU ALMA, Y SUSTENTARÁ TU VEJEZ." (Rut 4:15) Cuando se...

    Significado de ASNÁ Diccionario Bíblico Teológico Gratis

    ¿Qué Significa ASNÁ En La Biblia Según El Diccionario Bíblico Online? Un cabeza de familia...

    [Devocional Diario] MI CASA NUEVA

    Mi casa nueva Señor, yo te ofrezco con humildad, mi casa nueva. Tú me las has...

    Versículos Bíblicos Sobre Prevención

    Versículos de la Biblia Sobre Prevención En La Reina Valera 1960 Aprobación de padres, Núm...