2 Juan 1 - Biblia de Jerusalén 1998

Salutación

1. El Presbítero a la Señora Elegida y a sus hijos, a quienes amo en la verdad; y no solo yo, sino también todos los que han conocido la Verdad,

2. a causa de la verdad que permanece en nosotros y que estará con nosotros para siempre.

3. La gracia, la misericordia y la paz de parte de Dios Padre y de Jesucristo, el Hijo del Padre, estarán con nosotros según la verdad y el amor.

Permaneced en la doctrina de Cristo

4. Me alegré mucho al encontrar entre tus hijos a quienes viven en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre.

5. Y ahora te ruego, Señora, y no te escribo un mandamiento nuevo, sino el que tenemos desde el principio: que nos amemos unos a otros.

6. Y en esto consiste el amor: en que vivamos según sus mandamientos. Este es el mandamiento que oísteis desde el principio: que caminéis en el amor.

7. Han venido al mundo muchos seductores negando que Jesucristo haya venido en carne mortal. Ese es el Seductor y el Anticristo.

8. Cuidad de vosotros, para no perder el fruto de vuestro trabajo, sino para que recibáis una amplia recompensa.

9. Todo el que se excede y no permanece en la doctrina de Cristo, no posee a Dios. El que permanece en la doctrina, ese sí posee al Padre y al Hijo.

10. Si alguno va a vosotros y no os lleva esta doctrina, no lo recibáis en casa ni lo saludéis,

11. pues el que lo saluda se hace solidario de sus malas obras.

Espero ir a vosotros

12. Aunque me queda mucho por escribir, prefiero no hacerlo con papel y tinta, sino que espero ir a veros y hablar de viva voz, para que nuestro gozo sea completo.

13. Te saludan los hijos de tu hermana Elegida.