Cantares 1 - Biblia de Jerusalén 1998

La esposa y las hijas de Jerusalén

1. Cantar de los cantares, de Salomón.

2. ¡Que me bese con besos de su boca! Mejores son que el vino tus amores,

3. qué suave el olor de tus perfumes; tu nombre es aroma penetrante, por eso te aman las doncellas.

4. Llévame en pos de ti: ¡Corramos! Méteme, rey mío, en tu alcoba, disfrutemos juntos y gocemos, alabemos tus amores más que el vino. ¡Con razón eres amado!

5. Soy morena, pero hermosa, muchachas de Jerusalén, como las tiendas de Quedar, como las lonas de Salmá.

6. No miréis que estoy morena: es que me ha quemado el sol. Mis hermanos se enfadaron conmigo, me pusieron a guardar las viñas, ¡y mi viña no supe guardar!

7. Indícame, amor de mi alma, dónde apacientas el rebaño, dónde sestea a mediodía, para que no ande así perdida tras los rebaños de tus compañeros.

8. Si tú no lo sabes, ¡hermosa entre las mujeres!, sigue las huellas del rebaño, lleva a pacer tus cabritas junto al jacal de los pastores.

La esposa y el esposo

9. Amor mío, te comparo a la yegua que tira del carro del faraón.

10. ¡Qué hermosura tu cara entre zarcillos, tu cuello entre collares!

11. Zarcillos te haremos de oro, con engastes y cuentas de plata.

12. - Mientras el rey descansa en su diván, mi nardo exhala su fragancia.

13. Bolsita de mirra es mi amado para mí, que reposa entre mis senos.

14. Racimo de alheña es mi amado para mí, en las viñas de Engadí.

15. - ¡Qué bella eres, amor mío, qué bella eres! ¡Palomas son tus ojos!

16. - ¡Qué hermoso eres, amor mío, eres pura delicia! Nuestro lecho está hecho de fronda,

17. las vigas de nuestra casa, de cedro, nuestros artesonados, de ciprés.