Proverbios 1 - Biblia de Jerusalén 1998

Motivo de los proverbios

1. Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel:

2. para aprender sabiduría e instrucción, para comprender dichos profundos;

3. para adquirir la instrucción adecuada, - justicia, equidad y rectitud -;

4. para enseñar astucia a los simples, conocimiento y reflexión a los jóvenes,

5. El sabio escucha y aumenta su saber y el inteligente adquiere destreza.

6. para descifrar proverbios y refranes, los dichos y enigmas de los sabios.

7. El temor de Yahvé es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.

Amonestaciones de la Sabiduría

8. Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre, no olvides la enseñanza de tu madre;

9. pues serán hermosa corona en tu cabeza y gargantilla en tu cuello.

10. Hijo mío, si los pecadores intentan camelarte, no aceptes.

11. Si te dicen: "¡Vente con nosotros, tendamos trampas mortales y acechemos por capricho al inocente;

12. los devoraremos vivos como el abismo, enteros como a los que bajan a la tumba!;

13. ¡hallaremos toda clase de riquezas, llenaremos nuestras casas de botín;

14. comparte tu suerte con nosotros y haremos bolsa común!";

15. no sigas, hijo mío, su camino, aleja tus pasos de su senda;

16. porque sus pies corren hacia el mal y se apresuran a derramar sangre;

17. pues es inútil tender redes a la vista de los pájaros.

18. Se emboscan contra sí mismos y atentan contra sus propias vidas.

19. Tal es el destino de la avaricia: que quita la vida a su propio dueño.

20. La sabiduría pregona por las calles, en las plazas alza su voz;

21. grita por encima del tumulto, ante las puertas de la ciudad lanza sus pregones:

22. "¿Hasta cuándo, inexpertos, amaréis la inexperiencia y vosotros, arrogantes, disfrutaréis con la arrogancia y vosotros, necios, odiaréis el saber?

23. Atended a mis advertencias: derramaré mi espíritu para vosotros, y os comunicaré mis palabras.

24. Os llamé y no hicisteis caso, os tendí mi mano y nadie atendió,

25. despreciasteis mis consejos, no aceptasteis mis advertencias.

26. También yo me reiré de vuestra desgracia, me burlaré cuando os invada el terror,

27. cuando os llegue, como huracán, el terror, cuando os sobrevenga la desgracia como torbellino, cuando os alcancen la angustia y la aflicción.

28. Entonces me llamarán y no responderé, me buscarán y no me encontrarán.

29. Porque despreciaron el saber y no escogieron el temor de Yahvé,

30. no aceptaron mis consejos, y despreciaron mis advertencias;

31. comerán el fruto de sus acciones y se saciarán de sus planes.

32. Su propia rebeldía matará a los simples, la despreocupación perderá a los insensatos.

33. Pero el que me escucha vivirá seguro, tranquilo y sin miedo a la desgracia."