Santiago 1 - Biblia de Jerusalén 1998

Salutación

1. Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, saluda a las doce tribus de la Dispersión.

La sabiduría que viene de Dios

2. Considerad como un gran gozo, hermanos míos, cuando estéis rodeados por toda clase de pruebas,

3. sabiendo que la calidad probada de vuestra fe produce paciencia;

4. pero la paciencia ha de culminar en una obra perfecta para que seáis perfectos e íntegros, sin que dejéis nada que desear.

5. Si alguno de vosotros carece de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, y se la dará.

6. Pero que la pida con fe, sin vacilar; porque el que vacila es semejante al oleaje del mar, agitado por el viento y zarandeado de una a otra parte.

7. Que no piense recibir cosa alguna del Señor un hombre como éste,

8. un hombre irresoluto e inconstante en todos sus caminos.

9. Que el hermano de condición humilde se gloríe en su exaltación;

10. y el rico, en su humillación, porque pasará como flor de hierba:

11. sale el sol con fuerza y seca la hierba y su flor cae y se pierde su hermosa apariencia; así también el rico se marchitará en sus proyectos.

Soportando las pruebas

12. ¡Feliz el hombre que soporta la prueba! Porque, superada la prueba, recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que le aman.

13. Ninguno, cuando sea probado, diga: "Es Dios quien me prueba"; porque Dios ni es probado por el mal ni prueba a nadie.

14. Sino que cada uno es probado, arrastrado y seducido por su propia concupiscencia.

15. Después la concupiscencia, cuando ha concebido, da a luz al pecado; y el pecado, una vez consumado, engendra muerte.

16. No os engañéis, hermanos míos queridos:

17. toda dádiva buena y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, en quien no hay cambio ni fase de sombra.

18. Nos engendró por su propia voluntad, con palabra de verdad, para que fuésemos como las primicias de sus criaturas.

Hacedores de la palabra

19. Tenedlo presente, hermanos míos queridos: Que cada uno sea diligente para escuchar y tardo para hablar, tardo para la ira.

20. Porque la ira del hombre no realiza la justicia de Dios.

21. Por eso, desechad toda inmundicia y abundancia de mal y recibid con docilidad la palabra sembrada en vosotros, que es capaz de salvar vuestras vidas.

22. Poned por obra la palabra y no os contentéis sólo con oírla, engañándoos a vosotros mismos.

23. Porque si alguno se contenta con oír la palabra sin ponerla por obra, ése se parece al que contemplaba sus rasgos fisonómicos en un espejo:

24. efectivamente, se contempló, se dio media vuelta y al punto se olvidó de cómo era.

25. En cambio el que considera atentamente la Ley perfecta de la libertad y se mantiene firme, no como oyente olvidadizo sino como cumplidor de ella, ése, practicándola, será feliz.

26. Si alguno se cree religioso, pero no pone freno a su lengua, sino que engaña a su propio corazón, su religión es vana.

27. La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar huérfanos y viudas en su tribulación y conservarse incontaminado del mundo.