1 Corintios 16 - Biblia de nuestro Pueblo

La ofrenda para los santos

1. Colecta para los fieles de Jerusalén y saludos finales En cuanto a la colecta en favor de los consagrados sigan las mismas instrucciones que di a las Iglesias de Galacia.

2. Todos los domingos cada uno de ustedes aparte y deposite lo que haya logrado ahorrar; así, cuando yo llegue, no hará falta hacer la colecta.

3. Cuando llegue, enviaré con cartas a los que ustedes hayan elegido para que lleven su donativo a Jerusalén.

4. Si conviene que yo también vaya, ellos me acompañarán.

Planes de Pablo

5. Los visitaré cuando atraviese Macedonia, ya que tengo que pasar por allí.

6. Es posible que permanezca algún tiempo o incluso pase el invierno con ustedes, para que me ayuden a continuar mi camino.

7. En esa ocasión no quiero verlos de pasada, sino que espero estar una temporada con ustedes, si el Señor lo permite.

8. Estaré en Éfeso hasta Pentecostés,

9. ya que se me ha abierto una puerta grande y favorable, aunque los adversarios son muchos.

10. Cuando llegue Timoteo, procuren que no se sienta incómodo entre ustedes, ya que como yo trabaja en la obra del Señor.

11. Nadie lo desprecie. Ofrézcanle los medios necesarios para proseguir su camino y así pueda juntarse conmigo, porque lo estamos esperando con los hermanos.

12. Al hermano Apolo le he insistido que vaya a visitarlos con los hermanos; pero él se niega rotundamente a ir ahora; ya irá cuando sea oportuno.

Salutaciones finales

13. Estén despiertos, permanezcan firmes en la fe, sean valientes y animosos.

14. Todo lo que hagan, háganlo con amor.

15. Tengo que hacerles una recomendación: conocen a la familia de Esteban: son los primeros que abrazaron la fe en Acaya y se dedicaron a servir a los consagrados.

16. Les pido que también ustedes se pongan a disposición de gente como ellos y de cuantos colaboran en sus trabajos y esfuerzos.

17. Estoy muy contento con la llegada de Esteban, Fortunato y Acaico: ellos han llenado el vacío que ustedes habían dejado

18. y han serenado mi espíritu y el de ustedes.

19. Los saludan las Iglesias de Asia. También les envían muchos saludos en el Señor Áquila, Prisca y toda la comunidad que se reúne en su casa.

20. Los saludan todos los hermanos. Salúdense mutuamente con el beso santo.

21. El saludo es de mi puño y letra: Pablo.

22. Quien no ame al Señor sea maldito. ¡Ven, Señor!

23. La gracia del Señor Jesús esté con ustedes.

24. Los amo a todos en Cristo Jesús.