1 Timoteo 6 - Biblia de nuestro Pueblo

1. Sobre los esclavos Los que están bajo el yugo de la esclavitud han de considerar a sus amos dignos de todo respeto, para que no se hable mal del nombre de Dios ni de nuestra enseñanza.

2. Los que tienen amos creyentes, no por ser hermanos en la fe deben despreciarlos; antes bien deben servirles mejor, porque los que gozan de sus servicios son creyentes y hermanos amados. Eso es lo que has de enseñar y recomendar.

Piedad y contentamiento

3. Sigue la polémica contra los falsos doctores Quien enseña otra cosa y no se atiene a las palabras saludables de nuestro Señor Jesucristo y a una enseñanza religiosa,

4. es un vanidoso que no entiende nada, un enfermo de disputas y controversias de palabras. De ahí brotan envidias, discordias, insultos, sospechas malignas,

5. discusiones interminables propias de personas corrompidas mentalmente, ajenas a la verdad, que piensan que la religión es una fuente de riqueza.

6. Y claro está que la religión es una fuente de riqueza para quien sabe contentarse,

7. ya que nada trajimos al mundo y nada podremos llevarnos.

8. Contentémonos con tener vestido y alimento.

9. Los que se afanan por enriquecerse caen en tentaciones y trampas y múltiples deseos insensatos y profanos, que precipitan a los hombres en la ruina y la perdición.

10. La raíz de todos los males es la codicia: por entregarse a ella, algunos se alejaron de la fe y se atormentaron con muchos sufrimientos.

La buena batalla de la fe

11. Encargos a Timoteo Tú en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso; busca la justicia, la devoción a Dios, la fe, el amor, la paciencia, la bondad.

12. Pelea el noble combate de la fe. Aférrate a la vida eterna, a la cual te llamaron cuando hiciste tu noble confesión ante muchos testigos.

13. En presencia de Dios, que da vida a todo, y de Cristo Jesús, que dio testimonio ante Poncio Pilato con su noble confesión,

14. te encargo que conserves el mandato sin mancha ni tacha, hasta que aparezca nuestro Señor Jesucristo,

15. quien será mostrado a su tiempo por el bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores,

16. el único que posee la inmortalidad, el que habita en la luz inaccesible, que ningún hombre ha visto ni puede ver. A él el honor y el poder por siempre. Amén.

17. Posdata A los ricos de este mundo recomiéndales que no sean orgullosos, que pongan su esperanza no en riquezas inciertas, sino en Dios, que nos permite disfrutar abundantemente de todo.

18. Que sean ricos de buenas obras, generosos y solidarios.

19. Así acumularán un buen capital para el futuro y alcanzarán la vida auténtica.

Encargo final de Pablo a Timoteo

20. Querido Timoteo, conserva el depósito de la fe, evita la charlatanería profana y las objeciones de una mal llamada ciencia.

21. Algunos por profesarla se apartaron de la fe. La gracia de Dios esté con ustedes.