2 Samuel 2 - Biblia de nuestro Pueblo

David es proclamado rey de Judá

1. David, ungido rey en Hebrón Eclo 47,7-12 Después consultó David al Señor: -¿Puedo ir a alguna ciudad de Judá? El Señor le respondió: -Sí. David preguntó: -¿A cuál debo ir? Respondió: -A Hebrón.

2. Entonces subieron allá David y sus dos mujeres, Ajinoán, la yezraelita, y Abigail, la mujer de Nabal, el de Carmel.

3. Llevó también a todos sus hombres con sus familias y se establecieron en los alrededores de Hebrón.

4. Los de Judá vinieron a ungir allí a David rey de Judá y le informaron: -Los de Yabés de Galaad han dado sepultura a Saúl.

5. David mandó unos emisarios a los de Yabés de Galaad a decirles: -El Señor los bendiga por esa obra de misericordia, por haber dado sepultura a Saúl, su señor.

6. El Señor los trate con bondad y lealtad, que yo también los recompensaré por esa acción.

7. Ahora tengan ánimo y sean valientes; Saúl, su señor, ha muerto, pero la casa de Judá me ha ungido a mí para que sea su rey.

Guerra entre David y la casa de Saúl

8. Abner y Joab Abner, hijo de Ner, general del ejército de Saúl, había recogido a Isbaal, hijo de Saúl, lo había trasladado a Majnaym

9. y lo había nombrado rey de Galaad, de los de Aser, de Yezrael, Efraín, Benjamín y todo Israel;

10. sólo Judá siguió a David. Isbaal, hijo de Saúl, tenía cuarenta años cuando empezó a reinar en Israel, y reinó dos años.

11. David fue rey de Judá, en Hebrón, siete años y medio.

12. Abner, hijo de Ner, y los súbditos de Isbaal, hijo de Saúl, fueron desde Majnaym hasta Gabaón.

13. Por su parte, Joab, hijo de Seruyá, y los de David salieron de Hebrón, se los encontraron junto al estanque de Gabaón y se detuvieron, unos a un lado del estanque y otros al otro lado.

14. Abner propuso a Joab: -Que los jóvenes se desafíen ante nosotros. Joab dijo: -¡Muy bien!

15. Se prepararon y desfilaron doce benjaminitas por Isbaal, hijo de Saúl, y doce de los de David.

16. Cada uno agarró por la cabeza a su contrario, hundió la espada en las costillas del otro y cayeron todos a una. Por eso a aquel sitio lo llaman Jelcat Hassiddim; queda junto a Gabaón.

17. Aquel día la batalla fue muy violenta. Los de David derrotaron a Abner y a los de Israel.

18. Estaban allí los tres hijos de Seruyá: Joab, Abisay y Asael. Asael corría como una gacela y

19. persiguió a Abner derecho, sin desviarse a un lado ni a otro.

20. Abner volvió la cabeza y preguntó: -¿Eres Asael? Respondió: -Sí.

21. Abner le dijo: -Desvíate a derecha o izquierda, agarra a alguno de los muchachos y quítale las armas. Pero Asael no quiso dejar de seguirlo.

22. Abner le repitió: -Deja de perseguirme, que voy a tener que aplastarte, y, ¿con qué cara me presento luego ante tu hermano Joab?

23. Pero como Asael no quiso apartarse, Abner golpeó hacia atrás con la lanza, se la clavó en la ingle y la lanza le salió por detrás. Allí cayó y allí mismo murió. Todos los que llegaban al sitio donde Asael había muerto se paraban.

24. Joab y Abisay persiguieron a Abner. Al ponerse el sol, llegaron a la colina de Ammá, frente al valle, en el camino del páramo de Gabaón.

25. Los benjaminitas se concentraron tras Abner formando un grupo bien compacto, y aguantaron firmes en lo alto de la loma.

26. Entonces Abner le gritó a Joab: -¿Terminará alguna vez esta masacre? ¿No te das cuenta que al final no habrá más que amargura? ¿Cuándo vas a decir a tu gente que deje de perseguir a sus hermanos?

27. Joab respondió: -¡Por la vida de Dios, si no hubieras hablado, mi gente habría estado persiguiendo a sus hermanos hasta el amanecer!

28. Entonces sonó la trompeta y todos se detuvieron, dejaron de perseguir a los de Israel y no reanudaron la batalla.

29. Abner y los suyos caminaron por la llanura de Arabá toda aquella noche, cruzaron el Jordán, caminaron toda la mañana y llegaron a Majnaym.

30. Joab, por su parte, dejó de perseguir a Abner y reunió a toda la tropa. Entre los servidores de David faltaban diecinueve hombres, además de Asael.

31. En cambio, habían hecho trescientas sesenta bajas a los de Benjamín y Abner.

32. Llevaron el cadáver de Asael y lo enterraron en Belén, en la sepultura de la familia. Joab y los suyos estuvieron caminando toda la noche, y llegaron a Hebrón cuando despuntaba el día.