2 Samuel 24 - Biblia de nuestro Pueblo

David censa al pueblo

1. La peste 1 Cr 21 El Señor volvió a encolerizarse contra Israel e instigó a David contra ellos: -Ve a hacer el censo de Israel y Judá.

2. El rey ordenó a Joab y a los oficiales del ejército que estaban con él: -Vayan por todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Berseba, a hacer el censo de la población para que yo sepa cuánta gente tengo.

3. Joab le respondió: -¡Que el Señor, tu Dios, multiplique por cien la población y que su majestad lo vea con sus propios ojos! Pero, ¿qué pretende su majestad con este censo?

4. La orden del rey se impuso al parecer de Joab y de los oficiales del ejército, y salieron de palacio para hacer el censo de la población israelita.

5. Pasaron el Jordán y empezaron por Aroer y por la población que hay en medio del valle, hacia Gad y hasta Yazer.

6. Llegaron a Galaad y al territorio hitita, a Cades. Llegaron a Dan y de allí rodearon hacia Sidón.

7. Llegaron a la fortaleza de Tiro y todas las poblaciones de los heveos y cananeos; luego salieron al sur de Judá, hacia Berseba.

8. Así recorrieron todo el territorio, y al cabo de nueve meses y veinte días volvieron a Jerusalén.

9. Joab entregó al rey los resultados del censo: en Israel había ochocientos mil hombres aptos para el servicio militar, y en Judá, quinientos mil.

10. Pero después de haber hecho el censo del pueblo, a David le remordió la conciencia y dijo al Señor: -He cometido un grave error. Ahora, Señor, perdona la culpa de tu siervo, porque he hecho una locura.

11. Antes de que David se levantase por la mañana, el profeta Gad, vidente de David, recibió la Palabra del Señor:

12. -Vete a decir a David: Así dice el Señor: Te propongo tres castigos; elige uno y yo lo ejecutaré.

13. Gad se presentó a David y le notificó: -¿Qué castigo escoges? Tres años de hambre en tu territorio, tres meses huyendo perseguido por tu enemigo o tres días de peste en tu territorio. ¿Qué le respondo al Señor, que me ha enviado?

14. David contestó: -¡Estoy en un gran apuro! Mejor es caer en manos de Dios, que es compasivo, que caer en manos de hombres.

15. El Señor mandó entonces la peste a Israel, desde la mañana hasta el tiempo señalado. Y desde Dan hasta Berseba murieron setenta mil hombres del pueblo.

16. El ángel extendió su mano hacia Jerusalén para asolarla.

17. Entonces David, al ver al ángel que estaba hiriendo a la población, dijo al Señor: -¡Soy yo el que ha pecado! ¡Soy yo el culpable! ¿Qué han hecho estas ovejas? Carga la mano sobre mí y sobre mi familia. El Señor se arrepintió del castigo, y dijo al ángel, que estaba asolando a la población: -¡Basta! ¡Detén tu mano! El ángel del Señor estaba junto a la era de Arauná, el jebuseo.

18. Y Gad fue aquel día a decir a David: -Vete a edificar un altar al Señor en la era de Arauná, el jebuseo.

19. Fue David, según la orden del Señor que le había comunicado Gad,

20. y cuando Arauná se asomó y vio acercarse al rey con toda su corte, salió a postrarse ante él, rostro en tierra.

21. Y dijo: -¿Por qué viene a mí su majestad? David respondió: -Vengo a comprarte la era para construir un altar al Señor y que cese la mortandad en el pueblo.

22. Arauná le dijo: -Tómela su majestad, y ofrezca en sacrificio lo que le parezca. Ahí están los bueyes para el holocausto y la rastra y los yugos para leña.

23. Tu servidor se lo entrega todo al rey. Y añadió: -¡El Señor, tu Dios, acepte tu sacrificio!

24. Pero el rey le dijo: -No, no. Te la compraré pagándola al contado. No voy a ofrecer al Señor, mi Dios, víctimas que no me cuestan. Así, compró David la era y los bueyes de Arauná por medio kilo de plata.

25. Construyó allí un altar al Señor, ofreció holocaustos y sacrificios de comunión, el Señor se aplacó con el país y cesó la mortandad en Israel.