Daniel 2 - Biblia de nuestro Pueblo

Daniel interpreta el sueño de Nabucodonosor

1. El sueño de Nabucodonosor Gn 41 El año segundo de su reinado, Nabucodonosor tuvo un sueño; se sobresaltó y no pudo seguir durmiendo.

2. Mandó llamar a los magos, astrólogos, hechiceros y adivinos para que le explicasen el sueño.

3. Cuando llegaron a su presencia, el rey les dijo: -He tenido un sueño que me ha sobresaltado y quiero saber lo que significa.

4. Respondieron los adivinos: -¡Viva el rey eternamente! Cuente su majestad el sueño y nosotros explicaremos su sentido.

5. El rey les dijo: -¡Ordeno y mando! Si no me cuentan el sueño y su interpretación, los harán pedazos y demolerán sus casas;

6. en cambio, si me dan a conocer el sueño y su interpretación, los llenaré de dones, regalos y honores. Por tanto, díganme el sueño y su interpretación.

7. Ellos respondieron por segunda vez: -Majestad, cuéntanos el sueño y te explicaremos su sentido.

8. El rey repuso: -Está claro que intentan ganar tiempo, porque han visto que mi decisión está tomada,

9. si no me cuentan el sueño, les tocará a todos una misma sentencia. Porque se han puesto de acuerdo para contarme mentiras y engaños a ver si mientras tanto llega un cambio de situación. Así que cuéntenme el sueño y me convenceré de que también son capaces de interpretarlo.

10. Los adivinos contestaron al rey: -No hay un hombre en la tierra que pueda decir lo que el rey pide; ningún rey ni príncipe ha exigido cosa semejante a magos, astrólogos o adivinos.

11. Lo que el rey exige es sobrehumano; sólo los dioses, que no habitan con los mortales, pueden decírselo al rey.

12. Al oír esto, el rey se enfureció y mandó acabar con todos los sabios de Babilonia.

13. Y decretó que los sabios fueran ejecutados. Y fueron también a buscar a Daniel y a sus compañeros para ajusticiarlos.

14. Cuando Arioc, jefe de la guardia real, se dirigía a ejecutar a los sabios,

15. Daniel aconsejó tener prudencia y preguntó al funcionario real: -¿Por qué ha dado el rey un decreto tan severo?

16. Arioc le explicó todo el asunto, y Daniel se dirigió al rey para pedirle un poco de tiempo para explicarle el sueño.

17. Daniel volvió a casa y contó todo a sus compañeros, Ananías, Azarías y Misael,

18. y les encargó que invocasen la misericordia del Dios del cielo para que les revelase el secreto y así Daniel y sus compañeros no tuvieran que perecer con los demás sabios de Babilonia.

19. En una visión nocturna, Daniel tuvo la revelación del secreto, y bendijo al Dios del cielo,

20. diciendo: Bendito sea el Nombre de Dios por los siglos de los siglos. Él posee la sabiduría y el poder,

21. él cambia tiempos y estaciones, hace reyes y los destrona. Él da sabiduría a los sabios y ciencia a los expertos,

22. revela los secretos más profundos y conoce lo que ocultan las tinieblas.

23. Te alabo y te doy gracias, Dios de mis padres, porque me has dado sabiduría y poder: me has revelado lo que te pedía, me has revelado el asunto del rey.

24. Después Daniel acudió a Arioc, a quien el rey había encargado ejecutar a los sabios de Babilonia, y le dijo: -No des muerte a los sabios de Babilonia; llévame a presencia del rey y le explicaré el sentido del sueño.

25. Arioc lo condujo a toda prisa hasta el rey y le dijo: -Hay un hombre de los deportados de Judá que está dispuesto a explicar el sueño a su majestad.

26. El rey preguntó a Daniel: -¿De modo que eres capaz de contarme el sueño y de explicarme su sentido?

27. Daniel repuso: -Su majestad interroga sobre un misterio que no se lo pueden explicar ni sabios, ni astrólogos, ni magos, ni adivinos;

28. pero hay un Dios en el cielo que revela los secretos y que ha anunciado al rey Nabucodonosor lo que sucederá al final de los tiempos.

29. Éste es el sueño que viste estando acostado. Te pusiste a pensar en lo que iba a suceder, y el que revela los secretos te comunicó lo que va a suceder.

30. En cuanto a mí, no es que yo tenga una sabiduría superior a la de todos los vivientes; si me han revelado el secreto es para que le explique el sentido al rey y así puedas entender lo que pensabas.

31. Tú, rey, viste una visión: una estatua majestuosa, una estatua gigantesca y de un brillo extraordinario; su aspecto era impresionante.

32. Tenía la cabeza de oro fino, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce,

33. las piernas de hierro y los pies de hierro mezclado con barro.

34. En tu visión una piedra se desprendió sin intervención humana, chocó con los pies de hierro y barro de la estatua y la hizo pedazos.

35. Del golpe se hicieron pedazos el hierro y el barro, el bronce, la plata y el oro, triturados como la paja cuando se limpia el trigo en verano, que el viento la arrebata y desaparece sin dejar rastro. Y la piedra que deshizo la estatua creció hasta convertirse en una montaña enorme que ocupaba toda la tierra.

36. Éste era el sueño; ahora explicaremos al rey su sentido:

37. Tú, majestad, rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha concedido el reino y el poder, el dominio y la gloria, a quien ha dado poder

38. sobre los hombres dondequiera que vivan, sobre las fieras salvajes y las aves del cielo, para que reines sobre ellos, tú eres la cabeza de oro. Te sucederá un reino de plata, menos poderoso.

39. Después un tercer reino, de bronce, que dominará todo el mundo.

40. Vendrá después un cuarto reino, fuerte como el hierro. Como el hierro destroza y aplasta todo, así destrozará y triturará a todos.

41. Los pies y los dedos que viste, de hierro mezclado con barro de alfarero, representan un reino dividido; conservará algo del vigor del hierro, porque viste hierro mezclado con arcilla.

42. Los dedos de los pies, de hierro y barro, son un reino a la vez poderoso y débil.

43. Como viste el hierro mezclado con la arcilla, así se mezclarán las descendencias, pero no llegarán a ligarse, lo mismo que no se puede fundir el hierro con el barro.

44. Durante esos reinados, el Dios del cielo suscitará un reino que nunca será destruido ni su dominio pasará a otro, sino que destruirá y acabará con todos los demás reinos, pero él durará por siempre;

45. eso significa la piedra que viste desprendida del monte sin intervención humana y que destrozó el barro, el hierro, el bronce, la plata y el oro. Éste es el destino que el Dios poderoso comunica a su majestad. El sueño tiene sentido, la interpretación es cierta.

46. Entonces Nabucodonosor se postró en tierra rindiendo homenaje a Daniel y mandó que le hicieran sacrificios y ofrendas.

47. El rey dijo a Daniel: -Sin duda que tu Dios es Dios de dioses y Señor de reyes; él revela los secretos, ya que tú fuiste capaz de explicar este secreto.

48. Después el rey colmó a Daniel de honores y riquezas, lo nombró gobernador de la provincia de Babilonia y jefe de todos los sabios de Babilonia.

49. A instancias de Daniel, el rey puso a Sidrac, Misac y Abed-Nego al frente de la provincia de Babilonia, mientras que Daniel quedó en la corte.