Job 42 - Biblia de nuestro Pueblo

Confesión y justificación de Job

1. Respuesta de Job al Señor Job respondió al Señor:

2. -Reconozco que lo puedes todo y ningún plan es irrealizable para ti.

3. Yo que nada comprendía, puse en duda tu providencia. Es cierto, hablé de cosas que no entendía, de maravillas que superan mi comprensión.

4. Tú has dicho: Escúchame, que voy a hablar, voy a interrogarte y tú responderás.

5. Te conocía sólo de oídas, ahora te han visto mis ojos;

6. por eso retiro todas mis palabras y me arrepiento echándome polvo y ceniza.

7. Epílogo Cuando el Señor terminó de decir esto a Job, se dirigió a Elifaz de Temán: -Estoy irritado contra ti y tus dos compañeros porque no han hablado rectamente de mí, como lo ha hecho mi siervo Job.

8. Por tanto, tomen siete novillos y siete carneros, vayan a ver a mi siervo Job y ofrézcanlos en holocausto por ustedes. Mi siervo Job intercederá por ustedes. Yo haré caso a Job y no les haré ningún daño, aunque se lo merecen por no haber hablado rectamente de mí, como lo ha hecho mi siervo Job.

9. Fueron Elifaz de Temán, Bildad de Suj y Sofar de Naamat, hicieron lo que mandaba el Señor y el Señor hizo caso a Job.

Restauración de la prosperidad de Job

10. Cuando Job intercedió por sus compañeros, el Señor cambió su suerte y duplicó todas sus posesiones.

11. Vinieron a visitarlo sus hermanos y hermanas y los antiguos conocidos, comieron con él en su casa, le dieron el pésame y lo consolaron de la desgracia que el Señor le había enviado; cada uno le regaló una suma de dinero y un anillo de oro.

12. El Señor bendijo a Job en sus últimos años más abundantemente que al principio; sus posesiones fueron catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil borricas.

13. Tuvo siete hijos y tres hijas:

14. la primera se llamaba Paloma, la segunda Acacia, la tercera Azabache.

15. No había en todo el país mujeres más bellas que las hijas de Job. Su padre les repartió heredades como a sus hermanos.

16. Después Job vivió ciento cuarenta años y conoció a sus hijos, nietos y bisnietos.

17. Y Job murió anciano y colmado de años.