Lucas 1 - Biblia de nuestro Pueblo

Dedicatoria a Teófilo

1. tal como nos lo transmitieron los primeros testigos presenciales y servidores de la palabra,

2. también yo he pensado, ilustre Teófilo, escribirte todo por orden y exactamente, comenzando desde el principio;

3. así comprenderás con certeza las enseñanzas que has recibido.

4. Anuncio del nacimiento de Juan el Bautista En tiempo de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías; su mujer era descendiente de Aarón y se llamaba Isabel.

Anuncio del nacimiento de Juan

5. Los dos eran rectos a los ojos de Dios y vivían irreprochablemente de acuerdo con los mandatos y preceptos del Señor.

6. No tenían hijos, porque Isabel era estéril y los dos eran de edad avanzada.

7. Una vez que, con los de su grupo, oficiaba ante Dios,

8. según el ritual sacerdotal, le tocó entrar en el santuario para ofrecer incienso.

9. Mientras todo el pueblo quedaba fuera orando durante la ofrenda del incienso,

10. se le apareció un ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso.

11. Al verlo, Zacarías se asustó y quedó desconcertado.

12. El ángel le dijo: -No temas, Zacarías, que tu petición ha sido escuchada, y tu mujer Isabel te dará un hijo, a quien llamarás Juan.

13. Te llenará de gozo y alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento.

14. Será grande a los ojos del Señor; no beberá vino ni licor. Estará lleno de Espíritu Santo desde el vientre materno

15. y convertirá a muchos israelitas al Señor su Dios.

16. Irá por delante, con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los padres con los hijos, a los rebeldes con la sabiduría de los honrados; así preparará para el Señor un pueblo bien dispuesto.

17. Zacarías respondió al ángel: -¿Qué garantía me das de eso? Porque yo soy anciano y mi mujer de edad avanzada.

18. Le replicó el ángel: -Yo soy Gabriel, que sirvo a Dios en su presencia: me ha enviado a hablarte, a darte esta Buena Noticia.

19. Pero mira, quedarás mudo y sin poder hablar hasta que eso se cumpla, por no haber creído mis palabras que se cumplirán a su debido tiempo.

20. El pueblo aguardaba a Zacarías y se extrañaba de que se demorase en el santuario.

21. Cuando salió, no podía hablar, y ellos adivinaron que había tenido una visión en el santuario. Él les hacía señas y seguía mudo.

22. Cuando terminó el tiempo de su servicio, volvió a casa.

23. Algún tiempo después concibió Isabel su mujer, y se quedó escondida cinco meses, en ese tiempo pensaba:

24. -Así me ha tratado el Señor cuando dispuso que terminara mi humillación pública.

25. Anuncio del nacimiento de Jesús El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,

Anuncio del nacimiento de Jesús

26. a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María.

27. Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo: -Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

28. Al oírlo, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué clase de saludo era aquél.

29. El ángel le dijo: -No temas, María, que gozas del favor de Dios.

30. Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús.

31. Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre,

32. para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reino no tenga fin.

33. María respondió al ángel: -¿Cómo sucederá eso si no convivo con un hombre?

34. El ángel le respondió: -El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios.

35. Mira, también tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses.

36. Pues nada es imposible para Dios.

37. Respondió María: -Yo soy la servidora del Señor: que se cumpla en mí tu palabra. El ángel la dejó y se fue.

38. María visita a Isabel Entonces María se levantó y se dirigió apresuradamente a la serranía, a un pueblo de Judea.

María visita a Elisabet

39. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

40. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura dio un salto en su vientre; Isabel, llena de Espíritu Santo,

41. exclamó con voz fuerte: -Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.

42. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

43. Mira, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura dio un salto de gozo en mi vientre.

44. ¡Dichosa tú que creíste! Porque se cumplirá lo que el Señor te anunció.

45. María dijo: Mi alma canta la grandeza del Señor,

46. mi espíritu festeja a Dios mi salvador,

47. porque se ha fijado en la humildad de su sirvienta y en adelante me felicitarán todas las generaciones.

48. Porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí, su nombre es santo.

49. Su misericordia con sus fieles se extiende de generación en generación.

50. Despliega la fuerza de su brazo, dispersa a los soberbios en sus planes,

51. derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes,

52. colma de bienes a los hambrientos y despide vacíos a los ricos.

53. Socorre a Israel, su siervo, recordando la lealtad,

54. prometida a nuestros antepasados, en favor de Abrahán y su descendencia para siempre.

55. María se quedó con ella tres meses y después se volvió a casa.

56. Nacimiento de Juan el Bautista Cuando a Isabel se le cumplió el tiempo del parto, dio a luz un hijo.

Nacimiento de Juan el Bautista

57. Los vecinos y parientes, al enterarse de que el Señor la había tratado con tanta misericordia, se alegraron con ella.

58. Al octavo día fueron a circuncidarlo y querían llamarlo como su padre, Zacarías.

59. Pero la madre intervino: -No; se tiene que llamar Juan.

60. Le decían que nadie en la parentela llevaba ese nombre.

61. Preguntaron por señas al padre qué nombre quería darle.

62. Pidió una pizarra y escribió: Su nombre es Juan. Todos se asombraron.

63. En ese instante se le soltó la boca y la lengua y se puso a hablar bendiciendo a Dios.

64. Todos los vecinos quedaron asombrados; lo sucedido se contó por toda la serranía de Judea

65. y los que lo oían reflexionaban diciéndose: -¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor lo acompañaba.

66. Su padre Zacarías, lleno de Espíritu Santo, profetizó:

Profecía de Zacarías

67. Bendito el Señor, Dios de Israel, porque se ha ocupado de rescatar a su pueblo.

68. Nos ha dado un poderoso Salvador en la Casa de David, su siervo,

69. como había prometido desde antiguo por boca de sus santos profetas:

70. para salvarnos de nuestros enemigos, y del poder de cuantos nos odian,

71. manifestando su bondad a nuestros padres y recordando su alianza sagrada,

72. lo que juró a nuestro padre Abrahán, que nos concedería,

73. ya liberados del poder enemigo, lo sirvamos sin temor en su presencia,

74. con santidad y justicia toda la vida.

75. Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque caminarás delante del Señor, preparándole el camino;

76. anunciando a su pueblo la salvación por el perdón de los pecados.

77. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará desde lo alto un amanecer

78. que ilumina a los que habitan en tinieblas y en sombras de muerte, que endereza nuestros pasos por un camino de paz.

79. El niño crecía, se fortalecía espiritualmente y vivió en el desierto hasta el día en que se presentó a Israel.

80. Nacimiento de Jesús cfr. Mt 1,18-2,12 Por entonces se promulgó un decreto del emperador Augusto que ordenaba a todo el mundo inscribirse en un censo.

>